Cuando una niña mira hacia abajo

Cuando su madre sube a bordo, su mano se desliza y la niña cae por el borde del andén. Cuando el tren empieza a acelerar, parece que la niña va a ser succionada hacia abajo. Pol interviene en el último segundo, atravesando el andén y atrapando a la niña justo a tiempo. Según las antiguas, si la punta de la barriga de una embarazada mira hacia arriba, el bebé será niña, mientras que si está con la punta hacia abajo, se trata de un varón. La forma de la barriga Se dice que la barriga se pone puntiaguda cuando alberga un niño y redonda si trae a una niña. -Los chicos pueden tener en cuenta lo siguiente: 1) si una chica te mira a los ojos, luego mira hacia abajo y finalmente vuelve a tus ojos, seguramente este interesada, 2) si rompe el contacto ocular y mira a un lado, no hay nada seguro y 3) si mira hacia arriba después de hacer contacto ocular, probablemente no este interesada. Una chica desconocida en una fiesta me miro así, era una chica que no sé si o estaba casada o era su novio el que estaba con ella. Es que en una canción bailaba muy sexy con su novio o esposo no se que sea jajaja, ella llevaba una minifalda y la verdad que llamaba mucho la atención, entonces me le quede viendo de lejos y ella se dio cuenta y de vez en vez me volteaba a ver. Un rato ... Hace poco en Colonia, Joshua, de 12 años, invitó a tres amigos a dormir a casa. Por la noche, su padre mira en la habitación y ve a los cuatro sentados en el suelo con los ojos clavados en sus ... Si una mujer está interesada, podría inclinar su cabeza hacia atrás un poco elevando la cara. Quizá la veas hacerlo después de haberte mirado desde el otro lado de la sala. Si no, también podría mover su cabello o ponerlo hacia atrás con una mano. Por lo general, una mujer que juega con su cabello es un buen signo. El panadero del vecindario confiesa ser el violador y asesino de una niña de 9 años. Por: Univision, ... cuando me desperé ya la niña. no estaba. ... y luego mira hacia atás a dos. 5.- Si una chica te mira cuando están en grupo observa sus otros gestos … Donde te besa revela lo que en realidad siente por ti, 12 señales reveladoras. Para saber que significa cuando una mujer te mira mucho observa si actúa distinto con el resto del grupo. Si se mantiene mas cerca a ti y mas cariñosa que con los demás, le gustas. Cuando el chico que te gusta te mira y va en tu dirección. El anime se llama Nisekoi. ... Una niña sorprendida mira fijamente y se sonroja. Esta es Amu Hinamori. Una linda chica de anime se sonroja y aparece vapor por todas partes. ... Chica anime en traje espacial se sonroja y mira hacia abajo.

Mi primer capiulo :3

2020.08.12 02:13 Librarii Mi primer capiulo :3

HERFANES
Capitulo 1.
- Ahhhh! – De forma brusca, algo la levanto – Soñé algo horrible, Melisa… Estabas muerta en mi sueño – Exhala – Al menos sé que fue una pesadilla solamente – Con el tremendo susto que recibió, agarro su almohada y volvió a acostarse - ¿Meli?, hey ¿Estas bien? – Tomo su mano, quiso ver si tenía pulso, su expresión facial se transformó en algo terrorífico, no sentía el corazón de su hermana – ¡Responde! ¡No me dejes! – Le hizo RCP esperando que hubiera alguna reacción – Meli… - Reposo su cabeza sobre sus brazos, y con lagrimas que recorrían sus mejillas, nariz y boca, solo podía rezar para que esta fuera otro mal sueño.
- Ahhhh! – Otra vez se despertó, pero ahora de verdad. En efecto, todo era falso, miro a su costado y no había nadie, se paró de la cama, y con sus pies desnudos, salió de su habitación. Bajo por unas pequeñas escaleras hechas de piedras, y camino cuidadosamente por el patio, justo en la zona de entrenamiento.
Ella salió a tomar un poco de aire fresco, a reflexionar un poco lo que había pasado. Mientras se lo planteaba escucha un sonido fuerte proveniente de la cocina, ella por su cuenta decide investigar, la luz esta prendida, lo que es raro a esas horas de la madrugada, se llevó un palo de madera que se encontró muy cerca de ella, de hecho, lo dejo ahí una noche anterior, abrió poco a poco la puerta, sin saber lo que iba hallar- ¡Te atrape! ¡Ahora dime que haces aqu…! – Su rostro de valentía se convirtió en decepción.
- ¡Sorpresa! Tardaste un poco Laria, tal vez dejarte una nota de venir aquí en vez de parecer un intruso era mejor, pero quería hacer algo más interesante y no tan típico, mira esto – agarro un cañón de confeti – Que raro, no funciona, a lo mejor si meto un cuchill... –Antes de terminar su frase, el cañón explota soltando un montón de confeti – Woah ¿No es genial?
- ¿Qué es esto Melisa? – Pregunta Laria
- ¿No sabes qué es? Es tu cumpleaños boba, eres adulta… En algunos países-
- Iugh
- No pongas esa cara – Melisa pone sus brazos cruzados – Mira, aquí están todos – Empezó a señalar – Ahí esta Marcos, Santi, Amber y otros que no me acuerdo su nombre jeje -
- ¿Y María y Silas? – Pregunta Laria
- Ah, ellos no pudieron venir, están un poco ocupados, pero no es nada contra ti, ya sabes cómo es esto, entre mas rango mas trabajo.
Antes de que pudiera celebrar el cumpleaños y soplar esas 18 velas, cerro con fuerza la puerta, todos en ese lugar se quedaron impactados – ¿No le habrá gustado el pastel? Jeje – Melisa intento hacer una broma para ligerar la tensión.
Afuera, en la zona de entrenamiento, Laria paseaba. Andaba molesta, todos sabían que a ella no le gustaban las fiestas ni los cumpleaños ¿Qué estaban intentando hacer? Pero más que eso, quería saber porque soñó lo que soñó ¿Significaría algo?
Esa duda la hacía sentir rara, solo sabía una forma de afrontar sus emociones, sea cual sea, fue directamente a la armería que estaba enfrente de la cocina y la zona de entrenamiento. Tomar con sus manos el arma con mas filo que había, y volver.
Sin antes darse cuenta, ya sostenía una espada tan filosa que el reflejo del amanecer se podría deslumbrar por completo, dirigiéndose al muñeco de practica que tiene el mismo tamaño de Laria, 1.83 aproximadamente, totalmente de madera. Se posiciono, agarro con fuerza el mango y se dispuso a atacar, fue tan duro el golpe, que dejo una marca en el muñeco tan notable, si hubiera tenido una espada del doble del grosor de la que poseía, seguramente lo partiría a la mitad.
- Oye – Le hablo Melisa – Sé que no te gusta nada de esto, pero quería hacer algo lindo por ti, digo, cumples 18 años, el mas importante, por fin podrás ser una líder, siempre has querido eso ¿No?
- Eso es lo que más me incomoda
- Vamos, seguro serás una gran…- Las palabras de Melisa fueron interrumpidas por una voz muy profunda, que cada vez que la escuchas sientes como si fuera una persona que no importa lo que diga, le sueles creer, que seguirías hasta el fin del mundo.
- Chicas, tenemos un asunto que tratar – Explico – Síganme
El peculiar hombre, las guio hasta la sala madre que está a una puerta de la cocina, del lado izquierdo. Es enorme, pero curiosamente muy vacía, no había televisión, ni sillones, en general ningún mueble u objeto que no fueran necesarios, casi todo se rellenaba con cojines, mesas pequeñas, libros. Las paredes llenas de espejos y obras de arte, autorretratos, algunos eran familiares, otros eran héroes para ellos, y porcentaje menor, eran pinturas llenas de simbolismos y filosofías.
Es tan grande el lugar, que había muchísimas puertas, tantas que hay 4 pisos repletas de ellas, Lo grande y ancho del lugar, mas el hecho de que no tenían muchísimos objetos creaba del sonido mas diminuto, un eco enorme, en especial cuando no hay nadie. Todas las habitaciones son de miembros, cada uno con su respectiva cama, baño, y alguna que otra pertenecía personal, solo pocos eran los afortunados en tener un cuarto separado de los demás, y entre las personas con suerte se encuentran Laria y Melisa.
El de la voz gruesa abrió una puerta que esta escondida detrás de una librería, Con una llave dorado que la tiene colgada en el cuello, pero que no se alcanzaba a ver por su saco que la cubría, Uso esa llave para girar la cerradura. Enfrente de ellos hay una escalera en espiral hacia abajo, los esperaba un camino tan estrecho que solo podían avanzar uno a la vez. El pasillo es como el de un bunker, al ser de concreto y teniendo unas luces blancas que parpadeaban, le daba un ambiente sofocante. Al llegar, una entrada de metal les negaba el paso, el hombre se encargó de dar una contraseña, antes de que hicieran un gesto, la puerta metálica se abrió, dejando ver lo que había adentro. Un centro, eso era. Un lugar lleno de libros, hojas en la mesa, en varios tablones e incluso en el suelo, todas repletas de información, de personas que siguen en búsqueda, objetos perdidos, secretos de países y facciones enemigas, así como los suyos. Los únicos que podían entrar ahí, eran los propios líderes y alguno que consideraban digno, por lo cual, casi nadie sabía de ese lugar, para la mayoría solo son rumores.
- ¿Que ocurre Padre? – Pregunto Melisa.
- Miren esto – El hombre es bastante alto, mas que Laria, alcanzando 1.95, piel blanca, cejas firmes, y unos ojos cafés que mostraban confianza ante la situación mas complicada, del mismo color tiene su saco y sombrero, un pantalón que combinaba con su zapato, ambos son igual de negros, en el caso de sus zapatos, podrías ver hasta tu reflejo – Hay un collar muy valioso que debe ser encontrado.
- ¿Un collar? – Pregunta Melisa intrigada.
- Si vale mucho, se dice que su valor puede ser llegar hacer de una hoya repleta de monedas de oro, hay coleccionistas que pagarían muy bien por esto – Fue directamente a Laria, toco su hombro y le dijo – Estamos esforzándonos a encontrarlo, no somos los únicos que la buscamos, con ese dinero podríamos pagar nuestros gastos, tal vez por muchos años.
- ¡Bien! ¿Cuantos iremos? ¿100? ¿200? ¡Espera! ¿Si somos 200 podemos llamarnos equipo Melisa? – Melisa con gran entusiasmo como siempre, le hizo reír a él, de mejilla a mejilla. Laria ni tan si quiera mostro un gesto.
Melisa tenía 14 años, Rubia, de ojos azules, de unos 1.63 metros y una sonrisa más grande que cualquier luna menguante, por lo cual su visión de la vida es graciosa y un tanto inocente, eso la distinguía de forma muy especial en ese lugar, y en el corazón de muchos. Se llama Melisa Lockheart, pero todos la conocían como la pequeña Meli.
Laria en vez de parecerse a su hermana, la diferencia entre ambas es enorme, cabello castallo, ojos oscuros, y mientras Meli siempre le encantaba estar rodeada de gente, Laria se sentía mejor en la soledad, incluso cuando entrenaba. Su visión del mundo es seca, como si nada le causara una respuesta que no fuera la de tirar la mesa e ir se. El Yin y el Yang plenamente representados en ellas.
- No Meli – Aclaro el hombre – Lo que necesitamos es cautela y sigilo, por eso iran los que pienso que están mejor en esta misión.
Melisa solo pensaban en una cosa
- Serán: Parlo Adam, Amber, Laria, Melisa y yo.
- Mm… Adam ¿Ese debilucho? – Laria entre dientes aclaro su disgusto.
- AHHHH, tiene que ser una broma SIlas – Melisa con una molestia, le replico
- ¿Pasa algo Meli? – Pregunto Silas.
- No… Solo que como ya comienzan las clases, no quiero sobre esforzarme jeje.
- Meli… ¿Qué te dije sobre las mentiras?
- ahhhh – Suspiro – “Si miento, le miento a mi dios, a mi padre y a mi”
- Bien, ahora dime porque no quieres hacer la misión.
- Iba a ir con unos amigos a Lucierna.
- ¿Sera pronto?
- Un poco después de entrar a la escuela.
- Okay, intentare…- Silas fue interrumpido por un regaño que seguro se escucho fuera de esas paredes.
- Meli estúpida – Dijo Laria - ¿En serio le prestas mas atención a tus amigos que a tu propia familia?
- Pero…
- Cualquier excusa no vale – Laria la siguió regañando sin perdón, verla enojada era como un tigre que no ha comido en años, y que se despertó para cazar, en algo todos los Herfanes estaban de acuerdo, y es que con una mirada podía hacerte temblar – Señor, perdón por esta molestia, Melisa estará preparada cuando usted lo ordene ¿Verdad Hermana?
- Si… - Melisa responde un poco obligada.
- Perfecto – Silas se puso sus lentes y se sentó en la mesa ovalada que se situaba en el centro de todo – Pueden retirarse, cuando consiga mas información, les daré la orden de ir, mientras tanto, entrenen, que las podría llamar en cualquier momento.
Laria y Melisa hicieron una pose de respeto, que consiste en hacer una reverencia con su cabeza de 5 segundos, mientras a su vez, agachan los dedos, meñique y anular, los demás dedos se posicionan de una forma singular, como lo que hace un niño para simular una pistola, y se lo ponen en el pecho. Melisa uso su mano derecha, y Laria la izquierda, para que el simbolismo signifique muchísimo mas, se debe utilizar la mano que mas usan, en el caso de Melisa es diestra, y Laria zurda. Después de los 5 segundos, se dan la vuelta y proceden a ir se.
En el pasillo en el que anteriormente estaban, volvieron a platicar Laria y Melisa.
- Oye Laria
- Mhh.
- ¿No te parece raro que ahora estamos buscando a un collar?
- ¿De que hablas? – Seguían platicando mientras avanzaban por ese espacio estrecho
- Todas nuestras misiones han sido de buscar información, o atrapar criminales ¿Ahora de pronto buscamos dinero y un collar? Y para colmo, es ultra secreto, por algo envió pocos, y cada uno de ellos son cercanos a él. Es raro.
Laria paro en seco – ¿Ahora te lo tomas en serio, después de avergonzarme enfrente de Silas? No seas tan quisquillosa, si él tiene un motivo hay que creerle.
- Si, lo sé, pero sigue siendo raro – Melisa reafirma su posición.
- Shh – Laria recurre a callarla – No digas nada hasta salir de aquí, seré tu líder y debes aprender a obedecerme.
Melisa no produjo ningún ruido, ni tan siquiera una expresión en su cara, simplemente se calló y ambas siguieron adelante.
Al salir de ahí, las dos se encaminaron a su habitación. El sol ya estaba en lo alto, al estar durante mucho tiempo encerradas abajo, cuando salieron a la superficie, fue un golpe duro en la cara, Melisa deseaba bajar de nuevo. Con un poco de molestia en sus ojos, subieron en la escalera de piedra que conectaba con el cuarto, abrieron la puerta y aunque no lo parecería de un principio, es enorme, machismo mas que los otros dormitorios.
Las paredes, el piso, las alfombras, las cortinas, los sillones (Uno de cada lado) Son azules, no había ningún color que sobresaliera más que ese.
Una cama matrimonial ocupaba la mitad de la habitación (Que también es azul), unos buros al lado de la cama, uno por cada lado, en ellos había ropa, libros, y alguno que otro objeto personal, en el caso de Melisa, tiene unos lentes, dentro de su estuche, y en la parte de atrás, la leyenda – Para mí bebe, espero que algún día puedes ver, lo que ninguna persona puede – Junto unas iniciales, la R y la H estaban muy remarcadas. Siempre le intereso saber de quienes son los lentes, y quien es o era R.H.
Laria también tiene un objeto valioso, consistía en un cuadro pequeño que ilustraba una flor, nadie sabía que significaba eso para ella, ni su propia hermana tenía esa información, no suele contar cosas de su vida.
Mientras la arreglaban, oyeron tres golpes con el puño cerrado en la puerta. Abrieron lo mas rápido posible pensando que era urgente, pero su preocupación se volvió alegría al ver de quien se trata. Un adulto joven, de tez de morena, con una estatura moderada, unos 1.85.
- ¡Parlo! – Melisa se sorprendió al verlo tan pronto, lo único que sabia de él, fue hace semanas, donde se enteró que está en una misión, pero solo Parlo y Silas compartían los datos.
- ¡Meli¡, ¡Laria¡, las extrañe chicas – Él es de todos los miembros, que mas ha estado con las dos, y el que mejor las conoce, se convirtió en un tercer hermano para ellas.
- Miren quien volvió, cuéntanos alguna historia, estoy segura que viviste alguna que vale la pena relatar.
- ¡Claro Laria!, he reído, sufrido, incluso amado – Ha Parlo se le escapo una pequeña risa – ¿y a ustedes? ¿Cómo les fue sin mí?
Sin clases, sin misiones, sin escuela, y ningún otro ocio, parecería que no había nada y que ambas estuvieran aburridas, pero a pesar, de que Laria en efecto se sentía un poco vacía, y solo pudo responder con un “Nada interesante”, Melisa veía cualquier cosa interesante y divertida, le conto sobre el día en que se lastimo en un entrenamiento, justo en la rodilla, pero que sus amigos estuvieron con ella, le hablo de que por curiosidad, siguió a una sola hormiga, hasta su hormiguero, de cómo casi le gana en Ajedrez a María, en fin, varias historias divertidas.
- Jajaja, me alegro por ti Meli – Dijo Parlo – Bueno, acaba de comenzar el día, tenemos mucho que hacer, las veré en la hora de la comida.
Después de que se despidieran, las hermanas Lockheart fueron a comer a la sala madre, habían llegado un poco tarde, pero todavía había algo para ellas. Melisa, Parlo, Laria, Amber, y Marcos se sentaron juntos en el piso para comer, todos querían saber lo que
Parlo había vivido en estas semanas, algunas cosas, no las pudo decir por razones de con fidelidad, pero intento responder todo lo que pudo
- Hey Parlo, dijiste que incluso amaste ¿Quién era? ¿Cuántos años tenia? ¿Cómo la conociste? Necesito saberlo todo.
- Cálmate un poco Meli jejeje, - Se podía ver el brillo en los ojos de la pequeña por saber - ah, pues fue una chica muy hermosa, la conocí en una panadería, trabaja ahí, le ayudé a subir unos costales de harina al camión, como tenía tiempo decidimos quedarnos un rato largo para hablar, fue alguien que me ayudo a no volverme loco en tiempos en los que la soledad era mi única amiga.
- ¿Te acostaste con ella?
- ¡Amber! ¿Cómo le preguntas eso?… ¿Pero lo hiciste Parlo? – Amber tiene el caballo gris y en forma de hongo, una estatura muy similar a la de Meli, ella no tiene pena con nada, es como si todo le diera exactamente lo mismo.
- No te preocupes, supongo que tienen curiosidad, pero esta Meli y le puede traumar mi respuesta – Todos se empezaron a carcajear, incluso Laria soltó una leve sonrisa
- ¡Oigan, dejen de tratarme como una niña! – Melisa quería reírse del chiste, pero mostro como un falso enojo para no darle la razón a Parlo.
- Pero eres una niña, je – Amber sacudió el cabello de Meli
- Jajajaj, para que negarlo, si fue divertido – Se dio cuenta no podía seguir ocultando su risa
En la comida, todos se la pasaron bien, contaron anécdotas y después de mucho tiempo, todos se sentía como una familia otra vez, aunque todo lo bueno debe terminar, y asi fue, enseguida de terminar de comer, entrenaron alrededor de seis horas, fueron a un patio que de hecho parecen terrenos, fuera de la instalación, es gigante, lo suficiente para que pueden albergar hasta 300 personas entrenando, con sus propios muñecos, pesas y largo etc., para sentirte que puedes mejorar en cada aspecto que desees, incluso hay maestro de varias artes marciales, que anteriormente también eran Herfanes como los propios chicos y adultos que siguen practicando.
Había cuatro tipos de rangos, el primero es el cargo de Lider, algo que solo tres personas actualmente lo tenían, Parlo, Maria y Silas, son lo mejor de lo mejor.
El segundo es la Elite, solo los que más tenían habilidad, inteligencia, fortaleza y que demuestran día a día su combate excepcional, entre ellos están Melisa, Laria, Marco, Amber y otros mas. Ellos no practican con los demás, sino en la zona de entrenamiento que está adentro.
El tercero consiste en practicantes o de plano gente que nunca alcanza a la gente de Elite, y realiza misiones de menor rango, algunos esperan ser de más utilidad en un futuro.
Y el ultimo rango es ayudante, son personas que generalmente no combaten, y se dedican a otra cosa, cocineros, jardineros, de limpieza o médicos, ellos suelen ser lo que mas apoyo consiguen para su estudio.
Una vez hayan terminado, suelen tener tiempo libre, Melisa fue con otros miembros a comprar helados, su favorito es el de vainilla, y en eso, Laria leía, un cuento, es interesante, habla de cómo un lobo dejo su manada, para buscar una mejor vida, un librito que normalmente se les contaba a los niños, pero eso no fue suficiente para que no le encante.
Como todos los días, llego la hora de dormir, se pusieron sus pillamas, cenaron, y se acostaron juntas, Melisa con el día tan gracioso y productivo que tuvo, iba a descansar bien, el problema es Laria, que cuando soñó lo de su hermana, no le pareció gracioso ni
para recordar, esperaba que en un futuro no pasara nada, y que olvidara pronto, esa terrible pesadilla.
submitted by Librarii to escribir [link] [comments]


2020.06.28 18:48 redhood836 Karen quiere robar mi perro y luego mi auto

Hola soy yo de nuevo esta es una de mis historias favoritas así que espero que les guste
Esto sucedió en enero de este año, más concretamente el 7
Elenco:
Yo: Iron-man (pero no se lo digan a nadie, supuestamente estoy muerro)
Md: madre con derecho
H: hija de madre con derecho pero un buena niña
P:policía
S: señor buena gente
Contexto :
Si han visto mis anteriores publicaciones sabrán que tengo un buen carro (ford gt), pues un día se me ocurrió salir a un parque muy grande en mi ciudad con mi perro (hembra)
Mi perro(hembra) es un cruce de un boston terrier con un buldog entonces salió una cosa hermosa de ellos, tiene las poses in ponentes de los boston con la fuerza y la lindura de los buldog y tiene un color de pelo único ya que tiene blanco con manchas marrones algo que es muy poco común
Historia:
Llegó al parque con mi perro y me bajo de mi auto, era un buen día y había muchas personas así que cuando llegue todo el mundo vio mi auto y empezaron a tomar fotos, yo bajo tranquilo con mi perro y la gente nos mira sorprendidos (tengo 17 así que no es normal ver personas tan jóvenes con un buen auto) empezamos a caminar ya trotar por todo el parque me gusta hacer ejercicio así que aproveche para hacer un poco y de paso entrenar a mi perro.
Llego a una sona donde hay barras y equipo de calistenia y ago un poco, mi perro se queda al lado cansado y de recuesta en el pizo, termino de hacer ejercicio y estoy bastante sudado, estamos dando otra vuelta cuando de repente aparece H ( se le veía aproximadamente de mi edad)
H: hola
Yo: hola
H: que linda es
Yo: gracias
H: que pelaje tan bonito
Y bla bla bla, ella me proguntas de donde soy, que raza es mi perro, donde estudio (ella había entrado a mi misma escuela y a mi mismo grado osea que yo pensé que era un a coincidencia bastante buena ya que en un mes íbamos a empezar a estudiar juntos)
Yo: Ooooo yo voy a esa misma escuela
H: si, este va a ser mi primer años allá
Y bla bla bla, seguimos hablando y me pide mi número porque íbamos a estar en el mismo grado y ella no conocía a nadie y yo podía ser su primer amigo (ella no sabia que yo soy bastante popular en mi escuela)yo acepte y le di mi número, me despido y le digo que voy a estqr más tiempo en el parque haciendo ejercicio, entonces que si en algún momento quería hablar con alguien estaba ahí (es una chica "bonita", lo dije por cortesía y ya saben por ser buena persona) ella me dice que si que pronto va a ir a verme
Yo: okay cualquier cosa estoy allá
H: ok
Me voy con mi perro y vuelvo a hacer ejercicio, mi perro ya esta muy cansada así que se recuesta abajo de un árbol con sol y se pone a dormir
Yo sigo haciendo ejercicio y me quito mi camiseta ya que no la quería dañar
Sigo haciendo ejercicio y entra H y su Md
Yo: O hola si viniste
H: si, hola (se la veía roja ya que estaba sin camiseta)
Md: hola soy la madre de H
Yo: Mucho gusto señora
Md y H me empiezan a preguntar que rutinas ago ya que estoy bastante bien de cuerpo y bla bla bla
Yo les digo y conversamos un poco de cosas
Mi perro aparece ya descansando se levanta y se dirige hacia mi
Md: que bonita
Yo: si es muy bonita
Md: pero esta jadeando mucho esta bien?
Yo: si solo estábamos corriendo un poco y la canse bastante
Md: tienes que tener cuidado es una perrita bastante bonita
Yo: si gracias
Md: sabes que, e visto que tu no sabes cuidarla, porque no me la das?
Yo sabiendo que mierda iba a ocurrir ya que cuando me paso eso unos meses antes me paso lo mismo con una Md en un gimnasio le digo
Yo: no ( tengo mi celular grabando la conversación)
H: mamá dejalo es una amigo y esta en mi misma escuela
Md: no, ese perro ahora es de nosotros
Yo: señora por favor agale caso a su hija y déjeme en paz
Md: no, ayudaaaaaa se quiere robar a mi perro!!!!!!
Un señor que etaba viendo todo se acerca y se hace el que no sabía nada
S: que esta pasando
Md: este niño me quiere robar mi perro, aga algo
Yo: mentira
S: señora estaba viendo todo por favor váyase
Md: pero...pero...mie perro
S: señora no es suyo váyase ahora!!!!
Md se va corriendo
H: perdón por eso
H me pide disculpas y que por favor eso no afecte a nuestra amistad (ella es inteligente y sabe que no puede molestar a alguien de la escuela incluso antes de empezar ya que puede causar que a ella la traten mal)
Yo le digo que tranquila que se como son las Md y que no hay problema
H se va a buscar a su madre y no las veo por un rato
Mi perro no hizo nada todo el tiempo solo se quedo mirando
Sigo haciendo ejercicio y cuando me estoy habrindo la puerta de mi auto aparece otra vez Md
Md: que haces con ese auto
Yo: es mi auto y estoy entrando en el
Md: eres muy joven para tener un auto así seguro lo robaste
Yo pongo a grabar otra vez mi celular
Yo: señora es mi auto por favor déjeme en paz
Md: no es tu auto, conozco al dueño de ese carro dame las llaves
Yo: señora yo mismo repare este auto es mio dejem
Md: nooooo!!!!
Y llama a la policía
P: tu eres el niño que robo el auto y el perro de la señora
Md: si oficial es el arrestelo también me intento violar
P me pone las esposas y Md se empieza a reir
Yo: este auto es mio
P quedas arrestado por intento de robo intento de violacion
Yo: no es cierto
Le digo a P que mi celular estaba grabando todo y que revise
Md se pone pálida
Md: no le crea deme las llaves y a mi perro ya
P: muéstrame
Md: no hace falta solo tiene que creerme a mi
P no le hace caso y mira la grabación y md dice que puede ser falza
Yo le digo que si es su carro entonces que diga una característica importante de el
Md: es...es...es un ford
Solo se fija en el logo que dice ford
Yo le digo al oficial que si ve a dentro del capo arriba podrá ver las iniciales de el nombre de mi novia
P revisa y mira que en una esquina estam la iniciales de mi novia y me suelta
Md sale corriendo pero P la atrapa y se la lleva
H nunca apareció, supongo que se fue a su casa
Yo me monto a mi auto y me voy con mi perro
La semana siguiente cuando entro a clases me encuentro con H y la presento a todo el mundo , ella se da cuenta que soy bastante popular y intenta hablar cada ves más conmigo
Pasan unos meses y H se hace bastante buena amiga mía y de mi circulo social, se me declara pero yo le digo que tengo novia ella lo acepta y me dice que va a ser mi amiga "por ahora" ( se lo que significa pero a la ves no)
Poco después me entero que md esta bajo arresto domiciliario pr 6 meses
Y esa a sido la historia espero que les guste como ya dije tengo muuuucccchaaas otra que contar y si esta recibe mucho apoyo contaré una donde una Md quería que saliera con ella y su hija a la vez ( es muy fuerte esa)
submitted by redhood836 to padresconderecho [link] [comments]


2020.01.24 21:18 Cookiedemon24 La casa de la Muerte, cartas en español y modificaciones del escape traducidas (segun la guia en ingles de DragnaCarta)

Usando la guia en ingles:
Curse of Strahd: Reloaded
A Campaign Guide by DragnaCarta
Dejo acá ciertos apuntes y traducciones de esta (en realidad una traducción de las cartas y la escena del escape) para facilitar a los hispanos hablantes y leerlas de forma directa en mitad de la partida.
Empezaré con esta aventura esta semana y he juntado varios archivos, mejoras y pequeños cambios para mejorar la experiencia de mis jugadores. Cabe destacar que el contenido no es original, yo solo traduje y modifiqué levemente algunas partes. La traducción fue rápida y a modo de apunte por lo que a veces puede sonar raro o incompleto. La idea para aprovecharlo al máximo es usarlo junto a la guia en ingles de DragnaCarta + la aventura original de la 5e que se encuentra en la Maldición de Strahd.
Espero que sea una ayuda =)
(pd: el titulo es "la casa de polvo" porque decirle "la casa de la muerte" es demasiado omnioso para los jugadores al momento de invitarlos a jugar).
(pd2: en el escape en cursiva son las tiradas de habilidad sugeribles en cada sala (aunque si algún jugador propone algo diferente o mejor lo ideal es dejarlo e improvisar) y en negrita los textos que se leen textuales al entrar a las salas)

La casa de polvo 5e (acompañamiento doc en ingles)

Curse of Strahd: Reloaded
A Campaign Guide by DragnaCarta
Anexos a abrir:
Música: Ambiente https://rpg.ambient-mixer.com/curse-of-strahd--death-house
Clásica balls: https://www.youtube.com/watch?v=uxGI-x4-nt8
Reglas graplling: https://roll20.net/compendium/dnd5e/Combat#toc_42 https://i.redd.it/lhod1i1l3lk21.png
Hechizos del diario: https://roll20.net/compendium/dnd5e/Mending#content https://roll20.net/compendium/dnd5e/Light#content https://roll20.net/compendium/dnd5e/Shocking%20Grasp#content
Cloack of protection https://www.google.com/search?q=cloak+of+protection+5e&rlz=1C1CHBD_esCL824CL824&oq=cloack+of+p&aqs=chrome.1.69i57j0l7.4194j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8
Monstruo (mrs durst) : Ghast https://roll20.net/compendium/dnd5e/Ghast#content
pelear https://www.improved-initiative.com/e/

Carta 1

Mi querido Dimov,
Debo confesar que mis noches en los últimos tiempos han sido insomnes. Los gemidos del niño en las últimas noches me han mantenido en vela, paeseando estos pasillos como un fantasma. Margaret hace su mejor esfuerzo, pero otras nubes aún perturban mis sueños.
Mi amada Elisabeth, estoy segura, también lo siente, porque se da vuelta y se da vuelta en nuestra cama y se despierta con la frente manchada de sudor. En las últimas congregaciones, he sospechado de las ambiciones de los demás. Sus oscuros murmullos me preocupan, y aunque sé que una sombra no debería temer a una noche más oscura, no puedo sino temer por el alcance de su complot.
Si sucede algo, tu seras el nuevo dueño de esta casa heredada de nuestros padres y el cuidador de mis hijos. Mantenga a Rose y Thorn a salvo, y al querido Walter cerca de su pecho. Si ocurriera lo peor, serás todo lo que les queda.
Tu querido hermano
Gustav

Carta 2

Mi querida señora Petrovna,
Su consejo para tratar con ese pequeño demonio no deseado en mi casa es un buen consejo. La ceremonia de esta noche continuará según lo planeado cuando la luna esté en su punto más alto, sin, por supuesto, la asistencia del Sr. Durst. Debo estar de acuerdo con usted en que, con el agregado de un ingrediente tan notablemente inocente, los resultados de nuestros procedimientos pueden mejorar mucho. "Inocente", por supuesto, no es exactamente el término que usaría.
Por lo menos, me alivia saber que pronto ya no tendré que sufrir la insufrible presencia de la ramera cada vez que pasemos por sus habitaciones hasta nuestro espacio de reunión. Nos libraremos de ella de verdad.
Mis agradecimientos,
Sra. Elisabeth Durst

Carta 3

Mis amados hijos,
Desearía poder hacer lo que hacen todos los padres y decirles que los monstruos no son reales. Pero no sería cierto.
La vida puede crear cosas de exquisita belleza. Pero también puede convertirlos en seres horribles. Egoístas. Violentos. Grotescos. Monstruosso. Me duele decir que tu madre se ha convertido en uno de esos monstruos, por dentro y por fuera. Y me temo que la enfermedad que afligió su mente también se apoderó de mí.
Me enferma pensar en lo que los hemos hecho pasar. No hay excusas. Solo lespido, aunque sé que no tengo derecho a hacerlo, a intentar perdonarnos. Desprecio en lo que se ha convertido tu madre, pero la amo y me compadezco de todos modos.
Rose, desearía poder verte florecer en una mujer fuerte y hermosa. Thorn , desearía poder estar allí para ti. Pero no puedo. Walter lo siento mucho por llegar tarde, fuiste una bendición para mi vida aunque allá durado poco. Esta es la única manera, espero verte pronto.
Adiós.
Escape
Los PC deben acumular 4 éxitos antes de 3 fracasos para escapar de Death House con éxito.
Una vez que comienza el desafío, enjambres de gusanos comienzan a sangrar de las paredes, el piso y el techo de cualquier habitación en la que los PC se refugian, llenando la habitación completamente en rondas 3d4. Tenga en cuenta que solo las entradas a las Áreas 12 y 15 tienen las guadañas mencionadas en el módulo.
Lanza la iniciativa al comenzar el desafío de habilidad; en 3 fallas, el aventurero más lento queda atrás. En 5 fallas, los dos aventureros más lentos quedan atrapados mientras sus compañeros llegan a un lugar seguro. Si los personajes lograron 4 éxitos antes de 3 fracasos, todos lo superan, agotados por el desgaste, y se ven obligados a llevar en sus corazones esta noche infernal para siempre.
El desafío de habilidad comienza tan pronto como el grupo derrota o decide huir del Montículo en el sótano. Las habitaciones de la casa se modifican de las siguientes maneras:
38. CÁMARA DE LOS RITUALES
Cuando las PC se mueven para huir, el rastrillo se cierra de golpe. En un fracaso, los aventureros se revuelcan en la indecisión o luchan por forzarlo a abrir, escapando eventualmente a costa de 1 cheque fallido.
Se sugieren las siguientes habilidades para superar este obstáculo:
-El atletismo se puede usar para forzar la apertura del portcullis o destrabar la rueda. (DC moderado) 15
-Las herramientas de Thieves 'o Tinker se pueden usar para evaluar el daño a la rueda y manipular sus engranajes para desatascar el portcullis. (DC moderado) 15
-La prespicacia o la investigación se pueden utilizar para recordar o racionalizar que el corredor cercano al Área 36, la Prisión, podría tener una puerta secreta. (DC dificil) 20
La percepción se puede utilizar para detectar la puerta oculta al Área 36, la prisión, proporcionando otro medio de escape de la cámara. (DC moderado) 115
26. POZO CON ESTACAS OCULTO
Aquí no hay ningún obstáculo obligatorio, pero sí una trampa que los aventureros podrían no haber encontrado previamente. Ejecútelo tal como está en el módulo de la Casa de la Muerte: es necesaria una comprobación de Sabiduría (Percepción) DC 15 para notar la trampa. El primer personaje en pisar la sección atrapada cae propenso y recibe 1d6 de daño contundente, más 2d10 de daño penetrante de los picos. El pozo tiene 10 pies de profundidad.
A su discreción, esto puede servir como un obstáculo. Un jugador puede solicitar, incluso gritar, la oportunidad de evitar que un personaje caiga al pozo. Si es así, cuenta como un éxito o un fracaso para el desafío de habilidad; de lo contrario, trate esta área como un obstáculo. Algunas comprobaciones de habilidades sugeridas por los jugadores pueden incluir:
-Las herramientas de Carpenter o Woodcarver se pueden usar para notar cuán podridas están las tablas y entender que no son seguras antes de que todo se pierda. (DC moderado) 15
-Juego de manos se puede usar para agarrar el cinturón del personaje que cae o agarrarse en el borde, evitando su propia caída. (DC fácil) 10
-Las acrobacias pueden permitir que un personaje desvíe su impulso hacia un salto, aterrizando con seguridad en el lado opuesto. (DC moderado) 15
31. SANTUARIO DEL SEÑOR OSCURO
Entrais corriendo al santuario donde un silencio sepulcral se yuxtapone al ruido infernal que os perseguía. Alcanzais apenas a soltar un suspiro cuando un crujido retumba por la sala. Frente a ustedes pueden ver como una sonrisa diabolica se forma en la estatua al centro de esta mientras os sigue con la mirada. El orbe de su mano explota y enjambres de manos de las víctimas de la mansión en forma de sombras se lanzan hacia ustedes con el fin de reternlos para toda la eternidad.
Las manos trataran de atrapar al último de ustedes, en caso de fallar este sufrira 1d6 de daño y un fallo. Si los pc se mantienen en la sala por mucho tiempo, la estatua comenzara a moverse hacia estos mientras se ríe. No puede ser destruida y es extremadamente lenta
25. POZO Y APOSENTOS DE LOS CULTISTAS
La sala se ha oscurecido por una niebla negra antinatural. En el pozo, se ha despertado un esqueleto de su sueño y se enfrenta al último personaje que se mueve a través de esta cámara.
-La acrobacia o el atletismo se pueden usar para romper la garra. (DC fácil) 10
-La perspicacia puede usarse para recordar los pasos de uno, si los personajes exploraron esta sala de antemano. (DC fácil) 10
-La percepción se puede utilizar para navegar en la oscuridad, escuchar el esqueleto antes de que golpee o encontrar a su víctima. (DC moderado) 15
En un fracaso, el aventurero es casi tirado al pozo donde luchan contra el esqueleto que busca ahogarlos; en última instancia, la víctima escapa, pero no es peor por el desgaste.
27. COMEDOR
-Los gritos rasgan las profundidades oscuras. Grita por piedad, por ayuda, por un final rápido. Te encuentras con un hombre encadenado a la mesa de madera, golpeando, gritando. ¡Una herida recorre todo su vientre, desde el cual la sangre late al ritmo de su corazón! No importa cómo o de dónde vino, pero a lo lejos, los escuchas: ¡los cultistas, cantando, hambrientos! ¿Puedes silenciarlo antes de que esos voraces caníbales te ataquen?
Un fantasma del pasado sangriento de la Casa de la Muerte se ha hecho carne una vez más, y el balbuceo loco amenaza con atraer a los cultistas fantasmales a la ubicación de los aventureros. Tiene las estadísticas de un plebeyo restringido con 1 punto de golpe restante y está atado por cadenas. (AC 10)
Si los personajes permanecen aquí, cinco cultistas (sombras) llegan en 2 rondas y descienden sobre el hombre si aún permanece. Si es liberado, tropieza por los corredores oscuros, balbuceando locamente antes de desvanecerse. Si es asesinado, no muere en silencio.
-El atletismo se puede usar con un arma para romper las cadenas del hombre, mientras que -las herramientas de los ladrones pueden desbloquearlas. (DC dificil 20 / moderado15)
-El engaño o la persuasión pueden usarse para engañar al hombre a la calma. (DC moderado)15
-La medicina se puede usar para curar sus heridas, si el personaje tiene un kit de curación con 1 acción. (DC moderado)15
Los hechizos que restauran los puntos de golpe (palabra curativa, curar heridas) se pueden usar para curar al hombre que grita. (Éxito automático)
Un éxito aquí significa que este espíritu solitario, débil como puede ser, dedica todo su poder sobrenatural a ayudar a los aventureros.
3. MADRIGUERA DE LOBOS
Death House ha animado a los lobos disecados en la guarida e inundó la habitación con humo cegador. Los lobos tienen las estadísticas de un lobo pero con vulnerabilidad a los cortes, perforaciones y daños por fuego; su ataque de mordida inflige 1 daño penetrante; y no necesitan respirar. https://www.worldanvil.com/uploads/images/2c489381872ab61be7b7f8b06e549aaa.png
-El manejo con animales se puede utilizar para someter a los lobos; Los espíritus perdidos de las bestias todavía obedecen tales leyes primitivas de la naturaleza. (DC moderado)15
-El sigilo se puede usar para pasar a los lobos sin ser detectados. (DC fácil) 10
-Se pueden usar hechizos nivelados (éxito automático) o cantrips (DC 13 - Moderado) como ilusión menor o amistad animal para distraer o dominar a los lobos.
21. ESCALERAS SECRETAS
Las paredes de esta escalera se han cubierto con enjambres de arañas polito. A medida que las PC huyen por los escalones, una enorme araña gigante surge desde el techo hacia las profundidades, tratando de arrastrarlos hacia abajo. Una PC que falla aquí pierde tiempo luchando contra la araña.
-El manejo de animales o la intimidación se pueden usar para ahuyentar a la araña, especialmente si se usa fuego o se realiza un ataque. (DC moderado) 14
-El atletismo se puede usar para sacar al personaje de la red o para evitar que la araña lo arrastre. (DC moderado)15
-Se pueden lanzar hechizos nivelados (éxito automático) o cantrips (DC 8 - Fácil) para someter a la araña o quemar la telaraña (p. Ej., Amistad animal, producir llama y rayo de fuego).
15. APOSENTOS DE LA NIÑERA
-Cuando corres hacia la puerta, escuchas a una mujer gritar: "¡Dime que empuje, una vez más, Inala! ¡Una vez más, lo juro por el Señor de la Mañana!" pero sus maldiciones son rápidamente consumidas por gritos de dolor.
Entras en la habitación: las mujeres se agolpan alrededor de una niña acostada en la cama, con los pies en alto. Su cara se retuerce de dolor mientras una comadrona dice: "Viene el bebé, pero ... ¡Dios, primero son los tobillos!"
El balcón, la única forma de salir de esta maldita mansión, yace cerca, y con horror frustrado, ves que la puerta ha sido reemplazada por hojas de guadaña ensangrentadas que parecen girar aún más rápido cada vez que las contracciones de la chica se desatan.
Los recuerdos del pasado cobran vida: mientras Elisabeth echa humo con mudo desdén en la Sala del señor, la niñera está dando a luz al bastardo Walter. Varios asistentes abarrotan la habitación mientras el bebé está coronando, pero él sale primero con los tobillos. Las cuchillas de la guadaña giran en la puerta del balcón mientras la niñera está de parto, girando cada vez más rápido durante sus contracciones. Para escapar de la mansión, los aventureros deben atravesar esa puerta.
Si el grupo no hace una prueba de habilidad para este obstáculo, acumula un fallo, y cada criatura que pasa por la puerta debe tener éxito en un tiro de salvación de Destreza DC 15 o recibir 2d10 de daño cortante. De todos modos, pasan por la puerta y llegan al Área 15C, el Balcón de la enfermera.
Si el grupo intenta un chequeo de habilidad pero falla, no se necesitan tiradas de salvación de Destreza.
-La acrobacia o la investigación se pueden usar para atravesar la puerta ileso; el aventurero que realiza el chequeo toma un papel de liderazgo al guiar a sus compañeros a través de las cuchillas. Esta comprobación se realiza solo una vez para todos los personajes presentes. (DC moderado) 15
-La perspicacia puede usarse para medir cuándo las contracciones de la niñera están a punto de comenzar o finalizar. (DC moderado)15
-Se pueden usar medicamentos para ayudar en el parto: Walter sale primero con los tobillos, lo que representa un riesgo significativo para él y la madre. Las cuchillas de la guadaña dejan de girar por completo si esta prueba de habilidad tiene éxito. (DC duro) 20
15.C BALCÓN DE LA NIÑERA
Death House ha puesto toda su energía restante para afectar a sus presas con un poderoso hechizo de fuerza fantasmal (no se requieren lanzamientos de salvación). El balcón se ha convertido en un acantilado que cae a mil pies debajo frente a ellos (una representación inquietantemente precisa de las Cataratas Tser de Barovia). Solo con coraje, habilidad o agudeza pueden los aventureros conquistar el acantilado ilusorio sin destruir sus mentes en el proceso.
Si no se aplican habilidades o hechizos, los personajes acumulan una falla y cada criatura que simplemente saltó debe hacer un lanzamiento de salvación de Sabiduría DC 15 o recibir daño psíquico 2d6 y se despierta para encontrarse destrozado al pie de la mansión Durst luego de una cantidad de tiempo desconocida. En un éxito, una criatura recibe la mitad del daño. Escalar por los acantilados lleva menos de un minuto, pero parece que toma una hora.
-La acrobacia, el atletismo o la supervivencia se pueden combinar con herramientas como una cuerda o un kit de escalada para escalar el acantilado y llevar a otros hacia abajo. (DC moderado) 15
-Conocimiento arcanos se pueden usar para comprender el poderoso hechizo de fuerza fantasmal en el trabajo, que sus psiques pueden ser destrozadas si se arrojan sin precaución al viento; que tal vez la mejor manera de sobrevivir es hacerse una imagen mental de la ilusión. (DC moderado)15
-La investigación se puede utilizar para destruir la ilusión aprovechando la fuerza de la mente. (DC dificil) 20
-Hechizos que ralentizan o afectan el vuelo, como la caída de plumas; o eso imbuiría de valor a las criaturas, como el heroísmo puede usarse para conquistar la ilusión; ambos tranquilizan la psique de los personajes, engañando a su subconsciente creyendo que todo estará bien. (Éxito automático)
11. BALCÓN
La puerta del baño se abulta hacia afuera y luego explota en astillas. Una inundación de agua sucia se estrella, amenazando con empujar las PC lejos de las escaleras.
-El atletismo puede usarse para mantenerse firme y resistir la inundación; otros aventureros pueden prepararse contra el personaje o inclinarse para que él o ella se lleven la peor parte de la inundación. (DC moderado)15
-La naturaleza o la supervivencia se pueden usar para recurrir a experiencias pasadas o al conocimiento de inundaciones repentinas, lo que permite que un personaje en esa fracción de segundo tome las precauciones necesarias (colgar del otro lado del balcón, saltar a una puerta cercana, etc.). Los personajes con el fondo Outlander tienen ventaja en tal verificación. (DC moderado)15
-Juego de manos se puede usar para agarrarse del balcón o las lámparas de aceite montadas en la pared antes de ser barridas. (DC fácil)10
12. DORMITORIO DEL SEÑOR
Los recuerdos del pasado han cobrado vida; En la víspera del nacimiento de Walter, los Durst están inmersos en una guerra fría. La suite es tan fría e implacable como su matrimonio; mientras Gustav pasea por la habitación, Elisabeth echa humo con mudo desdén por su vanidad. De vez en cuando, los dos estallan en una nueva ronda de discusiones, y las guadañas giran cada vez más rápido.
No del todo fantasmas, pero no del todo ilusiones, los Durst son representativos de la carnicería emocional de la mansión. Las guadañas en la puerta están conectadas al temperamento de los dos. Y para escapar, la fiesta debe atravesar esas guadañas.
-La suite principal se ha vuelto extremadamente fría: un hombre bien vestido camina por la habitación mientras una mujer se mira en el tocador, sus ojos despreciativos como para preguntarse por qué no fue suficiente para su marido. Reconoces a los Durst vivos y en la carne: cómo o por qué no importa. Los dos caen entre episodios de silencio y rabia explosiva, discutiendo sobre la infidelidad de Gustav.
Miras hacia la esquina de la habitación, hacia el balcón, ese dulce, dulce balcón, la puerta para salir de esta maldita mansión, y en la puerta giran cuchillas de guadaña oxidadas. Miras hacia atrás: Elisabeth te está mirando y gruñe: "¡Sierva! ¡Fuera! ¡Fuera! ¡Vuelve solo cuando haya nacido el bastardo!"
Notas con creciente frustración que mientras Elisabeth te gruñe, las cuchillas de la guadaña giran a toda velocidad, girando cada vez más rápido.
Si el grupo no hace una prueba de habilidad para este obstáculo, acumula un fallo, y cada criatura que pasa por la puerta debe tener éxito en un tiro de salvación de Destreza DC 15 o recibir 2d10 de daño cortante. De todos modos, pasan por la puerta y entran al Área 12C, el Balcón Maestro.
Si el grupo intenta un chequeo de habilidad pero falla, no se necesitan tiradas de salvación de Destreza.
-La acrobacia o la investigación se pueden usar para atravesar la puerta ileso; el aventurero que realiza el chequeo toma un papel de liderazgo al guiar a sus compañeros a través de las cuchillas. Esta comprobación se realiza solo una vez para todos los personajes presentes. (DC moderado)
-La perspicacia puede usarse para medir las emociones de Elisabeth o Gustav, encontrando el mejor momento posible para dar el salto. (DC fácil)
-La persuasión puede usarse para calmar a los Durst, aunque sea por un momento. (DC moderado)
12.C BALCÓN DEL SEÑOR
Death House ha puesto toda su energía restante para afectar a sus presas con un poderoso hechizo de fuerza fantasmal (no se requieren lanzamientos de salvación). El balcón se ha convertido en un acantilado que cae a mil pies debajo frente a ellos (una representación inquietantemente precisa de las Cataratas Tser de Barovia). Solo con coraje, habilidad o agudeza pueden los aventureros conquistar el acantilado ilusorio sin destruir sus mentes en el proceso.
Si no se aplican habilidades o hechizos, los personajes acumulan una falla y cada criatura que simplemente saltó debe hacer un lanzamiento de salvación de Sabiduría DC 15 o recibir daño psíquico 2d6 y se despierta para encontrarse destrozado al pie de la mansión Durst luego de una cantidad de tiempo desconocida. En un éxito, una criatura recibe la mitad del daño. Escalar por los acantilados lleva menos de un minuto, pero parece que toma una hora.
-La acrobacia, el atletismo o la supervivencia se pueden combinar con herramientas como una cuerda o un kit de escalada para escalar el acantilado y llevar a otros hacia abajo. (DC moderado) 15
-Conocimiento arcanos se pueden usar para comprender el poderoso hechizo de fuerza fantasmal en el trabajo, que sus psiques pueden ser destrozadas si se arrojan sin precaución al viento; que tal vez la mejor manera de sobrevivir es hacerse una imagen mental de la ilusión. (DC moderado)15
-La investigación se puede utilizar para destruir la ilusión aprovechando la fuerza de la mente. (DC dificil) 20
-Hechizos que ralentizan o afectan el vuelo, como la caída de plumas; o eso imbuiría de valor a las criaturas, como el heroísmo puede usarse para conquistar la ilusión; ambos tranquilizan la psique de los personajes, engañando a su subconsciente creyendo que todo estará bien. (Éxito automático)
6. SALÓN DEL PRIMER PISO
Las armaduras han sido animadas por Death House, pero no son verdaderas armaduras animadas. A los efectos del combate potencial, tienen un CA 12, 5 puntos de golpe cada uno, inmunidad al veneno y daño psíquico, y -1 a la Fuerza. Cada palo puede hacer un ataque de lanza (+2 al golpear, 1 daño de perforación) contra objetivos dentro de 5 pies; estos ataques pueden hacerse con ventaja (y los ataques cuerpo a cuerpo contra ellos con desventaja) dependiendo de si hay atacantes debajo de ellos en la escalera.
-El atletismo puede ser utilizado por un personaje con un escudo o protección similar para cargar los rangos, con la esperanza de derribar las estatuas. En caso de falla, pueden ser lanzados hasta cuatro veces. (DC moderado)15
-Las acrobacias se pueden utilizar para saltar al otro extremo de la escalera en espiral. (DC moderado)15
-Las herramientas o la investigación del herrero se pueden usar para determinar las debilidades de la formación, ya que sin los hombres detrás de la armadura, tienen significativamente menos fuerza. Los personajes con antecedentes de Soldado tienen ventaja en tal verificación. (DC moderado)15
4. COCINA Y ALACENA
A medida que un personaje entra o sale del montaplatos, el horno escupe una columna de fuego. Cualquier personaje en la habitación debe hacer un tiro de salvación de Destreza DC 12 para trepar al montaplatos, trabajando la cuerda y la polea antes de quemarse. Si falla, una criatura sufre 1d6 de daño de fuego, pero continúa hacia arriba. La explosión sacude la totalidad de la mansión.
1.B ENTRADA
Para su horror, los personajes descubren que las puertas delanteras se están volviendo lentamente tapiadas, y detrás de ellas, las puertas del Salón Principal comienzan a cerrarse. Los personajes pueden hacer un tiro de salvación de Destreza DC 12 para arrojarse al Salón Principal antes de que las puertas se cierren. De lo contrario, lea lo siguiente:
Las puertas de la sala de caoba detrás de ti se cierran con un trueno ominoso. Miras alrededor de la habitación, desesperado por escapar, y cuando miras hacia la salida, ves que el tercio inferior de la puerta principal ha sido reemplazado por ladrillo. Desafiando toda lógica, la madera se ha fundido en las filas de ladrillos mohosos. Parpadea, y para su creciente horror, en ese lapso de segundo, más de la puerta se ha convertido. Mantienes los ojos bien abiertos para no desperdiciar tu oportunidad de derribar la puerta ... Es entonces cuando una nube fétida de suciedad entra, picando tus ojos y llorando. Las paredes ahora son frágiles, podridas. El papel tapiz cuelga en astillas, y desde detrás del yeso, una avalancha de ratas irrumpe en el suelo, arrastrándose por los pies y rascándose la carne.
Un PC que intenta una prueba de habilidad en esta sala debe tener éxito en un tiro de salvación de la Constitución de DC 10, o el hedor de las ratas hace que vacilen, lo que les da desventaja en su verificación.
-Atletismo o combate pueden usarse para atravesar las paredes podridas y quebradizas (Easy DC 10); la puerta principal tapiada (Hard DC20); o las puertas atascadas del pasillo. (DC moderado15)
-La naturaleza, la intimidación o el trato con animales se pueden utilizar para mantener alejadas a las ratas. (DC moderado) 15
-La percepción o investigación puede permitir que una PC vea un punto débil donde los ladrillos se han debilitado y se han desmoronado. (DC moderado)15
1.A ENTRADA
Este desafío se lleva a cabo solo si un o más de los PC aún está en posesión de los espíritus de Rose y Thorn. A medida que las PC se acercan a la puerta de hierro, los fantasmas luchan con las PC por el control de sus cuerpos, y ruegan y suplican a las PC que se queden atrás.
-El atletismo puede ser utilizado por un personaje no poseído para forzar a un PC poseída a superar el umbral. La PC poseída debe tener éxito en una tirada de salvación DC 10 -Sabiduría o recibir 1d4 de daño psíquico a medida que el espíritu es violentamente arrancado de su cuerpo. (DC duro) 20
-La persuasión o la intimidación se pueden utilizar para convencer a los espíritus de sus riesgos involuntarios. (DC fácil) 10
-Conocimiento Arcanos o la Religión pueden permitir que un personaje recurra a sus reservas de magia o fe, respectivamente, disipando con fuerza el alma intrusa. (DC moderado) 15
ESCAPAN
Si alguno PC estaba atrapada dentro de la Casa de la Muerte, Norganus, el Dedo del Olvido les aparece como en un sueño. Los PC atrapados se ven arrastrados a través de las puertas de la Casa de la Muerte, sus piernas y tobillos incautados por espíritus chillantes y ghouls silbantes. Justo antes de cruzar el umbral, Norganus se les aparece:
Una sombra alta y oscura con rasgos indistinguibles. Con una voz suave y sibilante, les pide que tomen su mano, un vacío negro como la tinta gotea de sus dedos en forma un exudado y exuberante líquido. Él lamenta su potencial desperdiciado y promete liberarlos de estos "muertos inquietos".
Si los PC toman su mano y aceptan el oscuro regalo de Norganus, se despiertan en la hierba alta frente a la casa. Los PC que han resucitado de esta manera obtienen el rasgo “Tocado por las nieblas”, lo que las deja contaminadas por el malvado toque de Norganus. Los gatos maúllan y la leche se agria al acercarse, y detectan como muertos vivientes mal alineados a la magia de adivinación. Estos rasgos permanecen hasta que el personaje recibe un hechizo de eliminación de maldición. Además, cualquier PC marcada por Norganus gana específicamente uno de los siguientes Dark Gifts:
-Los ojos del personaje se derriten, dejando cuencas vacías. Él o ella tiene desventajas en las pruebas de Carisma (Persuasión), pero obtiene visión ciega a un rango de 60 pies. El personaje es ciego más allá de esta distancia.
-La piel del personaje es fría y pegajosa al tacto. El personaje gana resistencia al daño por frío y vulnerabilidad al daño por fuego.
-Por la noche, el personaje puede gastar 1 dado de golpe para moverse a través de objetos sólidos como si fueran terrenos difíciles. Un personaje que termina su turno dentro de un objeto recibe 5 (1d10) de daño de fuerza. El personaje cuenta como una criatura no muerta con el propósito de hechizos y efectos como convertir muertos vivientes.
Independientemente del resultado final del ritual, Strahd es consciente de los eventos que sucedieron en la Casa de la Muerte, y puede burlarse de los PC por sus decisiones en la mazmorra.
STRAHD:
La party encuentra una pequeña canasta de regalo en el suelo afuera de Death House. Dentro hay una nota con las palabras "Bienvenido a Barovia", firmada con una letra cursiva S; una botella de Purple Dragon Crush; y una carta con un sello elgante con las palabras: "Entregar a: Maestro Ismark Kolyanovich". Se lee de la siguiente manera:
Maestro Kolyanovich
Lamento tu pérdida, de verdad. Pero seguramente ahora deberia de entender la futilidad de sus esfuerzos. Te ofrezco un intercambio simple:
Entregame a Tatyana y veré que quedes en paz.
Tu temible señor y maestro,
Strahd von Zarovich
Creditos: Traducido por Cookiedemon24 y modificado en cierto lugares. Texto original de A Campaign Guide by DragnaCarta
submitted by Cookiedemon24 to CurseofStrahd [link] [comments]


2019.12.24 02:09 Dragonlibro_Patata (妖神记 / Tales of Demons and Gods) El Diario de Demonios y Dioses C5

Alquimista
Las monedas espirituales son las monedas utilizadas en la Ciudad Gloria. Usualmente, dos mil a tres mil monedas espirituales demoníacas serían suficientes para los gastos anuales de una familia plebeya. El valor de los artículos en la Ciudad Gloria es medido por monedas espirituales. Por ejemplo: armaduras de batalla, cristales demoníacos, pieles de bestias demoníacas, elixires, y otros varios artículos.
La cuota anual del Instituto Santa Orquídea debería ser alrededor de tres mil monedas espirituales. Para una familia plebeya, esto sería un enorme gasto. Pero muchas familias plebeyas prefieren vivir austeramente y enviar a sus hijos al Instituto Santa Orquídea. Esto se debe a que, una vez que ellos se conviertan en un Peleador o un Espiritista Demonio, incluso si es solo un Rango de Bronce, ellos pueden cambiar el destino de su familia.
Un Peleador de Rango Bronce, si ellos se unieran a la armada y se convirtieran en soldados, tendrían un salario anual cerca de cinco mil monedas espirituales. Al mismo tiempo, ellos también pueden aventurarse dentro de Las Santas Montañas Ancestrales y ganar más beneficios de ahí.
Nie Li pertenece a la Familia Celestial. Esta es una familia aristocrática relativamente decreciente. El patriarca es un Espiritista Demonio de Rango Oro 1-estrella. El ingreso anual de la familia es alrededor de seiscientas mil monedas espirituales. Los gastos anuales de la familia son muy grandes. Solo los gastos de la cuota anual de los niños serian alrededor de trescientos mil monedas espirituales. Esto, junto con varios otros gastos, a menudo la familia lucha para poder llegar a fin de mes. Sin otra elección, pero vendiendo algo del negocio familiar para apoyarse, la Familia Celestial era capaz de conseguir que todas las generaciones jóvenes entraran al Instituto Santa Orquídea.
[N/T cambie el nombre de la Familia de Nie Li de Marca Sagrada a Familia Celestial]
El Patriarca una vez dijo que solo un miembro excepcional de las generaciones jóvenes podría conseguir que la familia ascendiera una vez más. Incluso si tuvieran que vivir con una alta perdida ellos permitirían que cada uno de la generación más joven tuvieran la mejor crianza posible que ellos puedan darles.
En su vida pasada, Nie Li no comprendía muy bien esta frase. Él se sentía extraño sobre las acciones del Patriarca, Nie Hai*. El Patriarca era muy estricto con ellos. Después de que reviviera, Nie Li pudo finalmente entender el pensamiento y la preocupación del Patriarca.
[T/N: Nie Hai es el nombre del patriarca.]
Como un miembro de la Familia Celestial, él también quería hacer crecer la familia y convertirla en la más poderosa de la Ciudad Gloria.
Después de su renacimiento, la memoria de Nie Li obtuvo muchas técnicas poderosas de cultivación. Antes de eso, él tendría que hacer algo de dinero para comprar algunos Cristales Alma Primaria.
Con el fin de probar los atributos de su Reino Alma, el necesita un cristal de alma. Entonces, él puede decidir en qué técnica de cultivación practicar. Si la técnica de cultivación coincide con uno de los atributos de Reino Alma, entonces el entrenamiento sería más efectivo.
¡Dong! ¡Dong! ¡Dong!
La campana sonó a lo largo de Ciudad Gloria. La clase ha terminado.
Los estudiantes del Instituto Santa Orquídea salieron corriendo de las enormes puertas, pasaron a través de la bulliciosa calle del frente. Los mercaderes hablando unos con otros.
“¡Las ultimas armaduras de batalla Rango Bronce! ¡Con patrones de Nieve de Viento inscriptos en ellos! Nobles, damas y caballeros, ¿están interesados?” Un vendedor con una túnica gris saludo a la multitud con mucho entusiasmo. Esto pronto atrajo la atención de muchos estudiantes. Una armadura de Rango Bronce no es algo que un estudiante común y corriente pueda permitirse. Sin embargo, en el Instituto Santa Orquídea, todavía hay un montón de hijos de la nobleza. Algunos de ellos son extremadamente pesados, y pueden venderles a estos estudiantes ricos si eran lo suficientemente afortunados.
“¡Mira, una armadura Rango Bronce con patrones de Nieve Viento inscriptos!”
Los estudiantes estaban excitados y hablaban el uno con el otro. Un par de guantes estaban destilando una luz azul profunda. La superficie estaba cubierta con tallas misteriosas y revelaba una tenue aura helada escalofriante.
“¿Cuánto cuesta esto?” Un estudiante pregunto en voz baja.
“¡Sesenta mil monedas espirituales!” El vendedor dijo mientras sonreía. “¡Dios mío, tan caro!”
Una familia ordinaria nunca podría acumular sesenta mil monedas espirituales demoniacas ni en diez años.
“¡Esta es una armadura Rango Bronce con patrones de nieve viento inscritas en él! El patrón de Nieve Viento fue dibujado usando la sangre de una Banshee Nieve Viento. La Banshee estaba en su mejor momento antes de ser asesinada. Sus características también hicieron que los guantes adquieran una fuerte capacidad de ataque. Esto es definitivamente un blindaje adecuado para los Peleadores tipo Nieve Viento o los Espiritistas Demonio!”
El vendedor se jactó al presentar la armadura. Muchos estudiantes observaron el par de guantes con nostalgia, pero aun así se fueron. Dicho artículo caro no es algo que pueden pagar.
“Si la armadura Rango Bronce solo cuesta sesenta mil monedas espirituales, ¿Entonces no serían la armadura Rango Plata y la armadura Rango Oro aún más caras?” Lu Piao murmuró. Su asignación mensual era de unos quinientos monedas espirituales demoníacas. La familia de Lu Piao tiene un montón de negocios, por lo que Lu Piao se puede considerar bien adinerado. En su vida anterior, Lu Piao a menudo ayudaba a Nie Li y Du Ze. Pero incluso si Lu Piao tenía algo de dinero, la armadura Rango Bronce no es algo que se puede permitir.
Mientras Nie Li, Lu Piao, y Du Ze caminaban, miraban a su alrededor. Esta calle estaba llena de todo tipo de artículos. No importa que artículo, ya sea caro o barato, se puede encontrar aquí.
“Nie Li, ¿En qué estás pensando?” preguntó Lu Piao, confundido mientras Nie Li miraba a su alrededor. Mientras ellos hablaban, una figura llego frente al vendedor.
“Mira, es Shen Yue!” Lu Piao declaró, dirigiendo la ubicación del Shen Yue con su boca, “Y también de Ye Zi Yun!” Nie Li miró hacia esa dirección.
Sólo vio a Ye ZiYun y algunas chicas charlando alegremente. Esa cara bonita y esa dulce sonrisa suya estaban llena de sol. Entre el grupo de las chicas, la sonrisa de Ye ZiYun era sin duda la más deslumbrante, lo que hacía que todo el mundo la miré. Todo a su alrededor se hizo más vibrante, debido a la existencia de Ye Zi Yun. Shen Yue también la miraba de vez en cuando.
“Muy bien, me está faltando guantes Rango Bronce. Envuelva este guante Rango Bronce para mí” dijo Shen Yue ligeramente para el vendedor.
“¡Sí, Joven Amo!” El vendedor inmediatamente sonrió al escuchar las palabras de Shen Yue y rápidamente agarro el guante.
“Aquí tiene sesenta mil monedas espirituales.” Shen Yue saco seis cartas cristalinas demoniacas. Una sola carta puede representar diez mil monedas espirituales.
El hizo que sesenta mil monedas fueran poca cosa. Con una expresión de ‘No me interesa’ puso el guante en su anillo contenedor. Algunas chicas alrededor de él dejaron salir un sordo sonido. El tan fácilmente saco sesenta mil monedas espirituales, ¡Tan Rico! Algunas de las chicas bonitas tenían una mirada reluciente en sus ojos, mientras tiraban miradas de flirteo hacia Shen Yue. Aun así, Shen Yue las trato como si fueran invisibles. El orgullosamente miro hacia el grupo de Nie Li. Entonces, miro hacia Ye ZiYun. Sus ojos claramente decían, ‘Solo tengo ojos para ti.‘
[T/N: El nombre de Ye Zi Yun, Se cambió a Ye ZiYun. Culpen al puto traductor en inglés? xD]
“¡Que sucio!” Lu Piao dijo. “¡Esto es un ataque de bala de plata!”
“¡Tirano! Fácilmente tirando sesenta mil monedas, e incluso tiene un aniño contenedor” Du Ze dijo, mientras sacaba sus manos. Templando su cabeza, el miro hacia Nie Li y dijo, “Nie Li, la gente como él son bonitas y ricas. ¿Cómo puedes competir contra ellos?”
“He he, a ZiYun no le interesa en dinero” Nie Li casualmente dijo. El contemplo a Ye ZiYun. Ella ignoro completamente las acciones de Shen Yue, y estaba hablando con algunas niñas alrededor de ella. Sus ojos ocasionalmente miraban a Xiao Ning‘er, pero ella solo estaba a un lado pensando.
La expresión de Xiao Ning‘er era fría. Ella usualmente era una loba solitaria, y no tenía mucho contacto con otros estudiantes.
Nie Li sabe que Ye ZiYun lo que más quiere ahora es amistad. En su vida pasada, Ye ZiYun siempre quiso ser amiga con Xiao Ning‘er, pero sus identidades las obligaron a ir por diferentes senderos.
Viendo la expresión de Ye ZiYun, Shen Yue estaba de alguna forma desilusionado.
“De acuerdo, Ye ZiYun en verdad no está interesada en dinero. Nie Li, a ella no le gustaran las mujeres, ¿verdad? Si es así, tu juego está perdido.” Lu Piao parpadeo, probando a Nie Li.
Nie Li rio. El naturalmente no pondría las palabras de Lu Piao en su corazón. En su vida pasada, él era el único hombre de Ye ZiYun.
“Vamos, ¡Estoy iniciando mi plan!” Las expresiones de Du Ze y Lu Piao se volvieron solemnes, y asintieron.
“Lu Piao, ve a comprar dos arcos y cinco mil flechas. Una ballesta cuesta ciento sesenta monedas espirituales y las flechas cuestan treinta monedas espirituales cada una, ¡Que no te engañen!” Nie Li le dijo a Lu Piao, “Nos encontraremos en la zona de entrenamiento de la escuela.”
“¡De acuerdo!” Dijo Lu Piao mientras asentía y sintiéndose un poco curioso. ¿Acaso Nie Li ha comprado ballestas y flechas en el pasado ya que sabe su precio?
La mesada mensual de Nie Li solo constaba de quince monedas espirituales, por eso él no tiene suficiente para comprar cosas costosas. “Du Ze, vamos a comprar hierba de lago negra,” Nie Li dijo. La hierba de lago negra tiene un cierto tipo de parálisis.
La situación de Du Ze es incluso peor que la de Nie Li. Naturalmente, Nie Li no dejara que Du Ze ocupe su dinero. Por eso cuando fueron a comprar esas hierbas. Nie Li era el que estaba pagándolas.
Hierba de lago negra es muy barata. Una moneda espiritual puede comprar mucho de ella. En adición, Nie Li también compro algunos agentes de fusión de bajo nivel y fue a una pequeña colina de la ciudad gloria para recolectar Hierba Zoysia.
“¿Qué tienes planeado hacer?” Pregunto curiosamente Du Ze. Nie Li se rio misteriosamente.
“La Hierba de lago negra tiene un cierto tipo de efecto parálisis, pero al eficiencia es muy baja. Es generalmente ocupada en heridas para bajar el dolor. Para la Hierba Zoysia, es una planta muy común por eso nadie ha descubierto un buen uso para ellas aun. Aun así, si es usada con un agente de fusión y una hierba de lago negra, puede gratamente aumentar el poder del efecto parálisis de la hierba de lago negra.”
Du Ze estuvo aturdido por un momento y entonces pregunto. “¿Qué tan fuerte es el efecto?”
Nie Li rio y dijo, “No tiene mucho efecto en una bestia demoniaca ordinaria. El efecto es menor que un agente para paralizante. ¿Pero sabes que las ovejas corneadas nunca comen Hierba Zoysia?”
“¿Ovejas corneadas?” repitió Du Ze y de pronto estuvo en silencio. Como el vagamente adivino algo, levanto sus ojos, “Nie Li, ¿Por casualidad tu eres un alquimista?”
“¿Un alquimista?” Nie Li pensó por un momento y rio, “Eso creo.”
Un alquimista está referido a quienes usan las hierbas para refinar elixires o personas que necesitan prescripciones. Nie Li no es un alquimista. En su vida pasada, el solo tenía conocimiento de ellas.
Aun así, el estándar de alquimistas en la Ciudad Gloria era muy bajo. Ellos ni siquiera pueden ser considerados alquimistas reales. Nie Li puede mirar hacia abajo a los tan llamados ‘Alquimistas‘ en la Ciudad Gloria. Cuando Nie Li estaba teniendo sus aventuras por el continente, el entro al Bosque Toxico. Las personas viviendo en el bosque toxico han sobrevivido a incontables ataques de bestias toxicas. ¡Ellos pueden ser considerados alquimistas reales! Nie Li empezó a mezclar las hierbas y fusionando los agentes, obteniendo un total de seis botellas llenas de drogas.

Campo De Entrenamiento Del Instituto

El campo de entrenamiento fue establecido por el Espiritista Demonio de Rango Leyenda Señor Ye Mo y el Director de la escuela, quien era un Espiritista Demonio de Rango Oro Negro. El campo de entrenamiento estaba rodeado por murallas. Cada año, expertos en la Ciudad Gloria capturan algunas bestias demoniacas de nivel bajo y las ponen en el campo de entrenamiento. Cualquier estudiante del instituto bajo el nivel de Rango Plata, puede entrar al campo. Los estudiantes pueden cazar a las bestias dentro y obtener pieles, cristales demoniacos, y varios materiales de las bestias y pueden disponer de ellas libremente. Algunos de los más pobres estudiantes pueden cazar dentro del campo de entrenamiento para ayudar con la situación financiera de su familia.
El grupo de tres de Nie Li ni siquiera han alcanzado el Rango Bronce 1-estrella, aun así. El lugar al que van es el lugar más seguro del campo de entrenamiento. Solo hay ovejas corneadas en ese lugar. Aun cuando las ovejas corneadas son muy agresivas en la naturaleza. Todavía son herbívoros. Por lo tanto, sus ataques solo causarían heridas serias. Por lo que pueden ser consideradas seguras.
El grupo de Nie Li entro al campo de entrenamiento después de que tuvieran sus identidades verificadas por los guardias en la entrada.

Campo De Entrenamiento Área De Aprendices

Entre los espaciosos árboles, habría un camino de ovejas corneadas cuales lentamente pasaban. Sus ojos rojos, ocasionalmente ellos levantarían sus orejas para escuchar. Una vez que un extranjero entre en su territorio, ellos atacarían sin misericordia.
De pronto, un sonido anormal fue escuchado. La oveja corneada cercana al grupo de Nie Li dejo salir un gruñido y fue corriendo hacia la dirección del sonido anormal.

(Continuará...) Si no quieres esperar, lee más gratis en Bookista @ Google Play.
submitted by Dragonlibro_Patata to Wuxia_y_Xianxia [link] [comments]


2019.11.19 09:26 Davidemagx Hambriento

Recuerdo cuando llegaste a mi vida o llegué a la tuya, eras apenas un jovencito y yo lo era también. Acababas de llegar a la ciudad con tu familia, desde algún lugar, todavía estabas de mudanza pero jugabas despreocupado en el frente de la casa. Agarraste tu bicicleta y saliste a dar vueltas en la manzana cuando por la vereda, al doblar la esquina nos vimos mutuamente y supimos en ese mismo instante que seríamos para siempre el uno para el otro.
Cuando tu mirada inocente se posó sobre la mía me sentí feliz y no pude esconderlo. Nunca supe disimular mis emociones, es un defecto o quizás mi naturaleza que no me permite ser otra cosa más que sincera pero vos también eras sincero conmigo, por eso nos unió la existencia, para ser ambos por siempre. Tus padres parecieron encantados cuando les presentaste a tu nueva amiga, yo, y sé que era muy pronto pero aún así supe que te amaba para ése inmediato entonces.
Crecimos juntos como los mejores hermanos, aunque en el fondo eras más que un hermano para mí. Eras casi un ser divino, tu juventud casi inmutable contra la mía que ya estaba más avanzada que la tuya al conocernos.

Recuerdo las horas en el jardín jugando en el césped recién cortado, el olor fresco, la brisa y nuestras voces haciéndose oír en todo el barrio. A veces mis hermanos se unían al juego, a veces mamá pasaba por tu casa y era invitada a comer por tus padres. Eventualmente quedé sin ellos, mis hermanos se fueron lejos y mamá murió en un accidente, atropellada por un borracho que emanaba el alcohol por los poros y me quedé sola. Sola pero con ustedes, que eran mi segunda familia, y los amaba. ¡Cómo los amaba! Me hacían feliz...
Me daban mucha comida, más de la que podía terminar pero insistían en que comiera todo y yo obedecía y comía y comía más de lo que toleraba y vomitaba en el piso y se enojaban conmigo pero lo entendía. Yo era una chica mala por ensuciar y me castigaban dándome baños de agua fría. Pero los amaba y eran mi única familia.
Pasaron los años y a mi cuerpo se le sumaron los kilos de haber comido todo lo que me dieron. Ustedes no engordaron como yo, siempre esbeltos, me sentía mal por no poder salir con vos de paseo, por no poder bajar o subir las escaleras sin ayuda. Podía verlo en tus ojos, no te gustaba ya siquiera mirarme, como si de mí hubieses sentido vergüenza... Y me dolía ese rechazo, pero te amaba y todavía me hacía feliz verte, no podía disimularlo. Nunca pude, es un defecto de mi naturaleza. El hambre, sin embargo, mi hambre ya no tenía medida, exigía y pedía y si no me daban me ponía agresiva con ustedes. ¿Y ustedes? De pronto se volvieron monstruos, empezaron a maltratarme, primero verbal, "¡Gorda de mierda!", "¡Inútil!", "¿Para qué puta te tenemos?", y el tono negativo en su voz me dolía y no podía disimularlo. Agachaba la cabeza y comía lo que hubiese en mi plato. Más me dolían sus golpes ¿Qué culpa tenía yo de ser así? Ustedes me lo hicieron! Ustedes a los que ya los años los empezaban a tratar con la misma inclemencia, ustedes que día a día engordaban como yo y que olían a las mismas porquerías que consumían. PEro aún así los amaba, aunque los miraba desde mi lugar con ojos desconfiados. Ya no sabía si el tono amable de su voz escondía una caricia o un golpe, pero yo tenía hambre y ustedes me forzaban a ser amable para poder comer hasta que un día en un arranque de ira me defendía de él, de tu padre, que me había estado dando cintazos. Se ofendieron todos, se olvidaron de todo lo que me hicieron, ¿debía agachar la cabeza y seguírselos permitiendo? al menos ahora sabían que no debían joder así conmigo.
Perdonen, por favor, en parte fue mi hambre lo que me llevó esa vez a abrir la heladera y hacer el desastre que había hecho. ¿Lo tenía merecido? Tal vez sí, aunque no creo que como lo hicieron. Ahora ninguno me habla, ninguno me mira siquiera. Actúan con mucha indiferencia y hasta me suelen echar de la casa. Decidieron como castigo no darme de comer... Y tenía hambre. Mucha hambre. Y los amaba, eran mi familia. Los amaba más de lo que hubiese amado a mi mamá o a cualquiera de mis siete hermanos, en donde quiera que estén.
Resolví ser una buena chica otra vez y ganarme su amor, recuperar lo que había perdido. Entonces trajiste a la casa a esa puta, esa mujer que desde un principio no me agradó. Te quedaste con ella a pesar de mis protestas, y no hacías caso de nada de lo que decía. La puta estaba preñada, por eso estabas con ella. ¿Y yo? Olvidada por vos como si nada, como si no existiera y mi castigo se prolongaba... Tenía hambre, mucha hambre. Ahora que comía menos había perdido peso y había recuperado parte de mi agilidad. No mucha pero la suficiente para moverme alrededor de la casa sin agitarme. Aún así tenía hambre, mucha hambre... Y me fui a buscar entre la basura lo que ustedes no querían darme, y bajaste las escaleras a la cocina para verme con la cara enterrada en la inmundicia, feliz de verte y feliz de estar comiendo. Me insultaste, me llamaste cosas que antes no me habías llamado, y vi como tus ojos se llenaron de fuego. Viniste hacia mí y me agarraste del cuello, tirándome en un sólo brusco movimiento hacia atrás y arrojándome casi por los aires. Caí de espaldas, fuerte, y lancé un gemido de dolor que pareció encender tu cólera y te lanzaste sobre mí como un animal, a patadas y puñetazos y yo gritaba y lloraba. Y yo te amaba... Te amaba... Y te amaba hasta que mis instintos afloraron y me defendí. Perdón por haberte lastimado, juro que no era mi intención, pero no podía dejar que siguieras lastimandome a mí. Me acerqué a vos para examinar la herida que te había provocado, tenía hambre, me tenté y solo pude dar un bocado...

Gritaste y me pegaste pero ahora que te había probado sabía que era mucho mejor que cualquier otra cosa que hubiese comido antes. Tiré, sacudí, mordí y arranqué cuanta carne y gritos pude de vos. Por suerte en la casa no había nadie más, por suerte los vecinos tampoco vinieron, por suerte pude darme el placer de comer tranquila aunque con desenfreno mientras gritabas agonizando y el suelo de la cocina se teñía de rojo con el charco de sangre que crecía alrededor tuyo salpicaba las paredes y hasta el techo hasta que el olor a hierro cubría el ambiente... Éste apetito, sin embargo, era algo nuevo. No podía saciarse, al menos no con vos.
Pronto escuché el auto estacionarse en la entrada y corrí a esconderme, entraron tus padres y la puta la casa y te llamaron sin saber que no ibas a responderles. La puta te encontró, destrozado y retorcido en medio del carmesí de tus jugos y sentí placer al escuchar su horror resonar en la casa. Supieron quién fue la culpable, pero ya no iban a encontrarme, me había escapado aprovechando que dejaron la puerta abierta cuando todos se fueron a la cocina. Debo decirte que no pensaba volver, pero me traicionó el hambre... Y el rencor...

Deberían haber cerrado la puerta de atrás cuando se fueron a dormir, jamás se enteraron de mi intrusión con sus ronquidos. Aunque días después, la casa aún olía a tu sangre y si supieras ahora, también huele a la de ellos.
Tu padre dormía en el sillón del living, oliendo pesado a tabaco y alcohol, no pudo gritar después de que le arrancara la garganta de un mordisco, y fue en vano querer ponerse de pié conmigo encima ya dándome festín en su vientre abierto. Sólo logró rodar de costado y caer sobre el suelo de frente. Nadie sospechó de la carnicería escaleras abajo.
Tu madre estaba dormida, olía a pastillas. No me escuchó abrir la puerta de la pieza ni me sintió trepar a la cama. Curioso, fue la que menos sufrió de todos. Quizás por haber estado sedada. No quise comer de ella por temor a sedarme yo con los residuos en su sistema. Morderle la yugular y dejar que se desangre, solamente eso. A ella la dejé para el final...
Me guardé el mejor bocado para el final, estaba dormida en la que era tu pieza, de costado. Me acerqué despacio hasta el borde de la cama y la olí bien, la panza. Podía escuchar el latido del corazón y aunque estaba dentro de su piel, tenía tu mismo olor. Podía adivinar que tendría el mismo sabor, incluso mejor por ser carne tierna. Ella abrió los ojos, lo último que llegó a ver fueron mis dientes cerrarse sobre su rostro entero. Por suerte mi boca ancha cubría la totalidad de él. Pronto dejó de patear y manotear, se quedó sin aire y se desvaneció, pero aún estaba con vida. Podía escuchar su corazón latiendo con debilidad y al corazón del bebé acelerado. Sabía lo que venía, quizás...
Mordí con fuerzas, trabando la mandíbula, el vientre de la puta y arranqué en un sólo tirón el cuero grueso, exponiendo entrañas y la bolsa intacta donde el bebé se movía agitado, formando el rostro en expresiones que sólo podía interpretar como pánico. Ensucié hasta el techo cuando lo sacudí en el aire, fauces cerradas en todo su cuerpo frágil y sus huesos crujían en cada sacudón. Fue mi último bocado, ya no tenía hambre y abandoné de una vez por todas ese lugar.

Ahora estoy aquí entre los arbustos, vigilando el jardín de una casa muy lejos de la tuya. No puedo volver ahí, me están buscando... Vigilo, veo gente que parece amable, feliz. Finjo timidez y me acerco a ellos, los niños me ven y se acercan a mí sonriendo emocionados, ya no soy la gorda que era, huir me recuperó el peso y la contextura física ideal. Tengo fuerza y agilidad. Me acarician, huelen bien, les lamo el rostro y meneo la cola con euforia. Estoy feliz y no puedo esconderlo. Siempre fue mi defecto, perdón, no poder esconder mis emociones. Tienen buen sabor.
Sus padres se acercan a verme, parecen contentos de que esté allí. Si todo va bien, esta noche tendré de comer... Me pregunto tendrán el mismo sabor que vos. Me lo imagino y babeo, agito la cola con fuerza y lanzo gemidos de ansiedad que ellos interpretan como felicidad y hago esfuerzos que van más allás de mi animal ser para controlar mi hambre y no lanzarme sobre la niña cuando me da un beso en el hocico. Perdón, es mi defecto, no saber disimular mis emociones. Es mi naturaleza.

fin.
submitted by Davidemagx to ArgentinaFantastica [link] [comments]


2019.08.07 23:37 RadfemXX__ ¿Qué quieren realmente las mujeres? No tienes idea - JULIE BINDEL

“Creo que mis pechos son, bueno ... bonitos. Son limpios y redondos y, como son tan nuevos y pequeños, no se caen. También me encanta cómo se sienten y la forma en que me recuerdan su presencia. No puedo ver un tramo de escaleras, o una escalera mecánica en el metro, sin querer subir dos escalones a la vez. A mí también me gusta bajar rápido. Pero es una experiencia muy diferente cuando de repente tienes que poner una mano sobre tu pecho para detener la sacudida ”. 😣 🤢🤮
Así lo escribe el periodista David Thomas , quien escribe una columna semanal en el Daily Telegraph que registra su cambio de sexo en curso , y que en su última columna implica contarle a los lectores todo sobre los nuevos senos que ha comenzado a crecer como resultado de tomar hormonas femeninas. Thomas parece bastante satisfecho consigo mismo sobre todo el asunto.
Cuando era niña, mis senos en desarrollo me hicieron sentir cohibida y avergonzada, simplemente como resultado de los hombres sexistas y boquiabiertos que hicieron que mi vida fuera un infierno. Esta fue una experiencia que compartí con todas las chicas de mi escuela, y de hecho con chicas de todas partes. Para Thomas, por el contrario, hacer alarde de sus senos es una gran alegría y liberación.
Las opiniones del escritor de Telegraph sobre la feminidad ciertamente han evolucionado a lo largo de los años. En 1992, Thomas, entonces fundador del movimiento por los derechos de los hombres, escribió No culpable: El caso en defensa de los hombres , un discurso sobre cómo las feministas tienen ovarios para culpar a los hombres por las cosas terribles que hacen a las mujeres, en lugar de a ellas mismas. En resumen, toda su tesis parecía ser "¡Deja de culpar a los hombres por las cosas que las mujeres desagradables nos obligan a hacerles!"
En su apogeo como activista de los derechos de los hombres, Thomas sugirió que una forma de que los hombres salieran de la "prisión de su género" era usar ropa de mujer. Esto fue en un momento en que las feministas criticaban la industria de la belleza dañina y argumentaban que la feminidad , el requisito de trotar con tacones altos, taparnos la cara con productos químicos tóxicos y meternos en ropa restrictiva e incómoda, era una herramienta de nuestra opresión, y Una indicación de nuestra relativa falta de libertad en comparación con la de los hombres. Pero oye, cada uno a lo suyo.
En 1995, Thomas escribió un artículo en el Telegraph titulado: "Si no puedes vencer a las mujeres de hoy, únete a ellas", en el que argumentó que la feminidad está llena de alegrías y privilegios. Como ejemplo, escribió: "Una niña moderna puede jugar al rugby, ir a un club de striptease, ingresar a cualquier profesión y ser aplaudida". La pieza fue ilustrada con una fotografía de Thomas vestido con un vestido de flores y sosteniendo un bolso.
Este es el mismo hombre que se quejó en No culpable de que "la sociedad occidental está obsesionada con las mujeres hasta el punto de la neurosis masiva". En el libro, Thomas también declaró: “El hecho es que las personas sufren. Y en este momento, los que usan pantalones y se ponen de pie para orinar no parecen contar mucho cuando se trata de ser curados ".
Como él claramente piensa que las mujeres lo tienen mucho mejor que los hombres, quizás su deseo de vivir como mujer es su forma de tenerlo todo; ha disfrutado de toda una vida de privilegios masculinos y ahora puede relajarse en la feminidad. Sus columnas abordan temas como "feminización facial"; cómo su cambio de sexo lo dejará corto de £ 100,000; con quién querrá tener relaciones sexuales cuando "se convierta en mujer"; y cómo entrenar su voz para ser más "femenina"; y cómo las mujeres son muy tontas para preocuparse por las 'mujeres trans' en nuestros baños públicos. Cuando escribo sobre aspectos de la feminidad, tiende a ser sobre los problemas cotidianos que enfrenta el sexo femenino completo, o grandes sectores de ellos, como la violación, la explotación sexual, la violencia doméstica y el asesinato, la mutilación genital femenina.y matrimonio forzado. Claramente, no estoy priorizando los temas cruciales con los que Thomas se preocupa.
Ray Blanchard, el sexólogo estadounidense-canadiense, mejor conocido por sus estudios de investigación sobre transexualidad y orientación sexual, acuñó el término 'autoginefilia' en 1991 para significar "la propensión de un hombre a excitarse sexualmente por el pensamiento o la imagen de sí mismo como mujer". . Creo que este término podría aplicarse a un hombre de 60 años que parece emocionado cuando mira hacia abajo y ve los senos brotar en su pecho.
Blanchard, acusado de transfobia y prohibido en Twitter (desde su reincorporación) por argumentar que el transgenderismo es una forma de trastorno mental, ha escrito exhaustivamente sobre la autoginefilia y parece confirmar lo que muchos de nosotros hemos sospechado todo el tiempo: que muchos hombres heterosexuales quienes hacen la transición en la vejez a menudo lo hacen para satisfacer un impulso sexual.
De todos modos, difícilmente se puede decir que hombres como Thomas realmente entienden lo que es caminar en nuestros zapatos. Su caso es similar al de Bruce Jenner, quien se presentó como un hombre muy masculino, un atleta olímpico casado con tres mujeres diferentes con las que tuvo seis hijos, antes de convertirse en Caitlyn Jenner . Jenner declaró una vez que "La parte más difícil de ser mujer es descubrir qué ponerse", lo que sin duda es una perspectiva única.
Realmente no podría importarme menos si Thomas se hace llamar Davina o David; Considero que depende completamente de él lo que usa y cómo se presenta. Pero no tiene idea terrenal de lo que significa ser mujer, y ha pasado las últimas tres décadas demostrando eso. Mientras las feministas luchan por el derecho de las mujeres a liberarse de los estereotipos sexuales opresivos, los gustos de Thomas los reclaman para sí mismo. Ya es hora de que llamemos a los autoginefiliacos narcisistas. Estoy harta de los cobardes que se esconden detrás de las pocas que hablamos en contra de esta apropiación masculina de lo que realmente significa ser mujer, en oposición a su fantasía masculina.
https://unherd.com/2019/08/what-women-really-want-youve-got-no-idea/
submitted by RadfemXX__ to FeminismoRadical [link] [comments]


2019.07.21 20:58 YesitsAmy 【 The Promised Neverland】 [Manga] Mini Novela de Jump Giga- Verano 2019『Volumen 1.』

【 The Promised Neverland】 [Manga] Mini Novela de Jump Giga- Verano 2019『Volumen 1.』
┌───────────── ∘°❉°∘ ────────────┐
 ┊ ┊ ┊ ┊ ┊ ┊ ┊ ˚✩ ⋆。˚ ✩ ⊱ ◦• La Estrella Guía •◦ ⊰ ✩ ˚。⋆ ✩˚ ┊ ✫ — Escrita por 七緒 Nanao — ✫ 
『 Todos los acontecimientos de esta mini novela se llevan a cabo el día antes de que Emma y los demás descubrieran la verdad sobre el orfanato. 』
En una mañana del hogar de Grace Field , una niña de brillantes cabellos anaranjados corría alegremente por los pasillos de la casa, pasando junto a los niños mientras avanzaba. Como siempre en cada mañana, el orfanato estaba rebosado de actividad. Una vez los niños terminaban de vestirse para el día, comenzaban a salir de sus habitaciones y bajaban las escaleras, listos para desayunar.
- Buenos días, Emma. — Dijo una pequeña niña que sostenía su peluche de conejito cuando Emma se detuvo en la sala.
Emma estaba a punto de bajar las escaleras cuando divisó a la pequeña Conny, y no pudo evitar saludarla. Los niños recientemente se habían enterado de que Conny iba a ser adoptada, y el saber que ella pronto iría a un hogar lleno de amor, conmovía el corazón dentro de Emma. - ¡ Buenos días, Conny ! — Emma sonrió justo antes de empezar a bajar las escaleras.
Cuando llegó al final, reconoció a dos niños sentados en una mesa que se encontraba cerca. Incapaz de contener su emoción, ella gritó. - ¡ Buenos días, Norman ! — Emma se encontró con una gentil sonrisa por parte del niño de cabellos blancos. Deslizando rápidamente su mirada hacia el niño de lustroso cabello negro que estaba junto a Norman, también lo saludó. - ¡ Buenos días, Ray ! — Emma se encaminó hasta la mesa y se sentó frente a ellos. Como tenía planes para más tarde en donde estaban involucrados los tres, apenas podía quedarse quieta en su silla.
Al darse cuenta de que Norman la observaba, Emma le prestó su atención. - ¿Tienes algo en mente, Emma? — Tomando esta pregunta como su oportunidad, Emma sonrió. - ¡ Deberíamos ir a ver las estrellas esta noche !
Emma notó que Ray apartó su mirada del libro que estaba leyendo y le alzó una ceja. - ¿Qué estás diciendo tan temprano en la mañana? — Preguntó él, pasando una de las páginas de su libro. - Sabes que no podemos hacer eso. Mamá no estará feliz si vamos afuera tan tarde en la noche.
Visiblemente decaída tras recordar las reglas del hogar, Emma reposó su mentón en la mesa con tristeza. – Pero las constelaciones que saldrán... solo podremos verlas esta noche. No seremos capaces de verlas de nuevo por un muy largo tiempo.
- Emma, ¿Qué te dio esta idea? — Preguntó Norman mirándola con curiosidad.
Agitando sus manos con emoción, Emma explicó lo que hizo la noche anterior. -Antes de ir a la cama anoche, leí un libro sobre constelaciones con Phil y Marnya. Les mostré en donde se localiza la Estrella del Norte, pero entonces ellos me preguntaron, “¿Que es una constelación?” No pude responderles apropiadamente−...
- Una constelación se define como un conjunto de estrellas que forman un contorno imaginario o un patrón. Cada una cuenta con un nombre único. — interrumpió Ray.
- ¡ Raaaaay ! — Se quejó Emma. - ¡Por favor escucha y déjame terminar primero! — Emma estaba irritada por como Ray la estaba ridiculizando con su tan extenso conocimiento. Recobrando su espíritu, decidió intentar transmitir sus pensamientos de una forma más clara y con más detalle. - Es cierto que hemos visto las estrellas, ¡ Pero nunca hemos ido afuera para hacer una observación astronómica antes !
Esto causó que ambos niños se miraran el uno al otro. Claramente Emma tuvo un punto allí, los dejó sin palabras. Era cierto que, aunque sabían mucho sobre las constelaciones, jamás habían intentado localizarlas en el cielo antes. Manteniendo su impulso, Emma reiteró aquello que había dicho previamente. - ¿Ven? ¡ Deberíamos ir a ver las constelaciones juntos esta noche !
Emma vio cómo Norman empujó su silla hacia atrás para después ponerse de pie. Empezando a pasearse por la sala del comedor, Norman tocaba su barbilla repetidas veces, perdido en sus pensamientos. Él había visto a Mamá caminando hacia el otro lado de la sala, claramente haciéndolos tranquilizar a los tres por un instante antes de desaparecer.
Ray estaba abriendo su boquita para decir “No hay forma en la que podamos hacer eso”, pero fue interrumpido por Norman, quien habló primero.
- La ventana del ático.
- ¿Huh? — Emma inclinó su cabeza mientras sus ojos destellaban con interés. Ray también estaba escuchando en silencio, ahora con su atención sobre Norman en lugar de su libro.
Saliendo de su trance, Norman regresó a la mesa y volvió a sentarse. Los miró a ambos, manteniendo su voz baja. – Una de las ventanas del ático está rota. Desde allí nos podemos escabullir hasta el techo en la noche.
- ¿La ventana del ático? ¡ Es una gran idea ! — Dijo Emma, más alto de lo que pretendía. Viendo que Norman colocó un dedo sobre sus labios, Emma se dispuso a bajar su voz.
- Eso es mejor que burlar la cerradura de la puerta y salir por la noche. ¿Verdad? — La vista de Norman se dirigió hacia Ray, esperando por su opinión. Luego de unos cuantos momentos de silencio, Ray empezó a hablar.
- Bien, podemos hacer esto siempre y cuando regresemos antes de que Mamá comience sus patrullas. — Sentenció él.
Considerando las palabras de Ray, Norman se reclinó en su silla. - Deberíamos intentar ir nosotros tres primero, para asegurarnos de que no sea peligroso. Si todo es seguro, entonces podremos traer a los otros niños la próxima vez.
Asintiendo, Emma juntó sus manos en un aplauso. - ¡ Si ! ¡ Cuando se hayan apagado las luces esta noche ! — Emma sonrió, apreciando a sus tan confiables amigos.
Esa noche, una vez que todos se habían ido a la cama, los tres comenzaron a subir las escaleras que llevaban hacia el ático. Tratando de no pisar muy fuerte los rechinantes escalones, lograron llegar hasta la habitación sin uso del ático. Luego de caminar hacia una de sus ventanas, Norman empezó a señalar. – Aquí está. — Tanto Emma como Ray se acercaron y notaron que la rejilla incorporada era tan débil que, para desprenderla, bastó con hacer un mínimo esfuerzo.
- ¡ Lo hicimos ! — Celebró Emma mientras colocaba la rejilla en el suelo.
- Emma, estás haciendo demasiado ruido. — Dijo Ray detrás de ella con intenciones de regañarla. Sin embargo, ella lo ignoró completamente para asomar su cabeza fuera de la ventana. Había una gentil brisa que le transmitía una sensación de bienestar mientras soplaba delicadamente sus cabellos hacia un costado. El exterior definitivamente se había enfriado a estas horas, haciendo de la temperatura algo más placentera. Dejando de asomarse, Emma miró a Norman y a Ray. - Iré primero, ustedes espérenme aquí. —Emma sabía que, de los tres, ella sería la persona más adecuada para asegurarse que el techo fuese seguro de escalar. Emma era la niña más ágil y atlética de Grace Field, por lo que sería capaz de reconocer las áreas donde, para el resto, sería difícil empezar a escalar.
- Ten cuidado, Emma. — Norman colocó su manita sobre el hombro de Emma.
Asintiendo, Emma empezó a escalar fuera de la ventana para mirar el techo. Debido al polvo acumulado que había al borde del tejado, Emma se resbaló por un instante, pero logró reincorporarse rápidamente. Mirando hacia arriba, Emma pudo notar cuán inclinado estaba el techo. Como era de esperarse, esto no fue sorpresa para ella, pero se dio cuenta que escalar era bastante fácil. Al llegar a la cima, Emma miro hacia abajo en dirección a la ventana de la que había escalado y empezó a llamar a los demás. - ¡ Subir es seguro, chicos !
Solo tomó un momento para que Emma lograra ver a Norman y a Ray escalar por la ventana y finalmente reunirse con ella en la cima. Mirando hacia el cielo, no pudo evitar soltar un sonido de emoción al ver todas las estrellas. - ¡ Guau ! ¡ Esto es increíble ! —Emma pudo ver que Ray fue el primero en acomodarse y ubicar a su lado la linterna que cargaba con él. Después de eso, empezó a mirar al cielo mientras abría un libro de constelaciones para comparar lo que observaba.
Estaba bastante oscuro ahora. El bosque que había en los alrededores se tornó negro en comparación con los otros sitios que se lograban ver. Emma solo podía imaginar que, desde la distancia, seguramente ellos se veían igual de oscuros que los árboles que estaban en el suelo. Los tres notaron un conjunto de estrellas que titilaban con más brillo que otras, y fueron capaces de distinguir otro grupo cercano resplandeciendo. Todo coincidía con las descripciones otorgadas por el libro de constelaciones y los ojos de Emma se abrieron completamente, reflejando asombro en su expresión. - ¿Es esa la constelación Casiopea?— Preguntó ella mientras veía como Norman se acercaba más.
- Se parece a ella.
- Esa es la constelación de la Osa Mayor. — Corrigió Ray. - También conocida como el “Carro Mayor.” — En el cielo, Ray miró un poquito hacia la izquierda, y luego al libro abierto que estaba sosteniendo. Norman y Emma hicieron lo mismo y lograron darse cuenta de a qué se refería. Habían siete estrellas brillando con intensidad que formaban una constelación junto al “Carro Mayor.”
- Esa es.. — Comenzó Emma.
- ¡ Polaris ! —Dijeron Emma y Norman al mismo tiempo. Era una pequeña constelación, pero fueron capaces de encontrarla mientras conectaban las otras constelaciones. Pudieron ver la más grande apuntando hacia el norte.
- ¡ Increíble ! ¡ Esas realmente son constelaciones ! — Dijo Emma con mucha emoción.
- Por supuesto que lo son. — Afirma Ray con un tonito de burla mientras se sienta sobre el techo. Con curiosidad, mira hacia el libro mientras compara las descripciones con el cielo nocturno. Emma y Norman reían muy alegres mientras se sentaban junto a Ray.
- En el pasado, los humanos solían viajar guiándose por las estrellas como nosotros hicimos ahora, ¿Cierto? — Preguntó Emma, recordando esto de un libro que leyó en el pasado mientras Norman se sentaba un poquito más cerca de ella.
- Si, es porque la Estrella del Norte está directamente posicionada sobre el eje de rotación de la Tierra. Siempre apunta hacia el norte. — Explicó Norman, y los ojos de Emma se agrandaron.
- Eso quiere decir que cuando dejemos el hogar, será bueno que recordemos la Estrella del Norte como un marcador cuando vayamos en aventuras juntos.
- ¿Aventuras? — Norman reía. – ¿Como buscar tesoros secretos o ir a lugares donde nadie haya estado aún?
Siendo animada por Norman, Emma empezó a hablar sobre sus ideas de aventuras y otras cosas fantásticas que podrían hacer en el futuro mientras estén en esos viajes. Ray había pasado la mayor parte del tiempo escuchando, pero suspiró una vez que Emma se detuvo.
- Aún siendo así, ¿No les parece que el guiarse por estrellas es muy anticuado? Podrías seguir manteniéndote en contacto de otras maneras en tiempo real, incluso si estás muy lejos.
- Eso es verdad…hmm — Susurró Emma, inclinándose con más cercanía hacia Ray. – Pero incluso si dejamos el hogar y nos vamos con distintas familias, estaremos siempre bajo el mismo cielo, y podremos mirar siempre hacia la misma estrella por la noche. ¿No es eso increíble? ¡ Es como una estrella guía !
Los ojos de Ray se abrieron de par en par por las palabras de Emma, y Norman comenzó a soltar risitas. – Estoy de acuerdo con Emma. — Dijo Norman, mientras miraba a Ray. – Será nuestra estrella guía.
Recordando los rostros de su hermanito Phil y su hermanita Marnya, quienes le habían preguntado qué era una constelación, Emma no pudo evitar sonreír. Algún día, todos dejarían el hogar, incluso ella misma. Y así, cuando lo hagan, viajaran al mundo exterior. Será solitario, también triste, pero si todos conectan las constelaciones y encuentran la Estrella del Norte, estarán conectados sin importar a donde vayan. Esta estrella hará posible que vayan a nuevos lugares sin perderse.
- ¡ Marquemos esta estrella ! —Emma apuntó hacia el cielo, riendo, y mirando con esperanza hacia el futuro.

❧ 𝓔𝓵 𝓕𝓲𝓷.
Traducido al idioma español por: YesitsAmy / YES!itsAmy
Traducción al idioma inglés: ☆ THE GUIDING STAR ☆ —Translated by: norman22194x & Honyarinka
Recomendación de previa tradución al inglés: The Promised Neverland ( English Twitter account )

└──────────── °∘❉∘° ────────────┘
✦The Guiding Star✦
submitted by YesitsAmy to u/YesitsAmy [link] [comments]


2018.07.12 07:22 master_x_2k Interludio VI

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Interludio VI

La mandíbula de Paige le dolía. Ser amordazada como un animal hacia eso.
Las otras ataduras no eran tan molestas, pero eso era solo en un sentido relativo. Sus manos fueron enterradas en un par de cubos de metal reforzado, cada uno lleno con esa maldita espuma de color amarillo pastel. Los cubos estaban unidos detrás de su espalda, con enlaces de cadena cómicamente sobredimensionados. Hubiera sido intolerablemente pesado si no fuera por el gancho en el respaldo de su silla, en el que podía colgar la cadena.
Tiras de metal se habían ajustado justo debajo de sus axilas, cerca de la parte inferior de las costillas, la parte superior de los brazos y la cintura, con dos bandas más alrededor de cada uno de sus tobillos. Las cadenas parecían conectar todo, evitando que moviera los brazos o las piernas más de unos pocos centímetros en cualquier dirección antes de sentir la frustrante resistencia y el tintineo de las cadenas. El collar de metal pesado alrededor de su cuello, lo suficientemente grueso que podría haber sido un neumático para un vehículo pequeño, parpadeaba con una luz verde con la suficiente infrecuencia que olvidaba anticiparlo. Ella se distraía y molestaba por su aparición en su visión periférica cada vez que brillaba.
La ironía era que un par de esposas habrían bastado. No tenía fuerza mejorada, ni trucos para deslizarse fuera de sus restricciones, y no estaba dispuesta a correr de todos modos. Si algo de eso era una posibilidad real, no le habrían permitido entrar en la sala del tribunal. La fiscalía había argumentado que podría haber aumentado su fuerza, que podía ser un riesgo de huida, y su abogado no había hecho un trabajo lo suficientemente bueno para argumentar en contra, así que las restricciones habían continuado. Lo que significaba que estaba atada como Hannibal Lecter, como si ya fuera culpable. Incapaz de usar sus manos, su cabello, el vibrante y sorprendente amarillo de un limón, se había deslizado de donde estaba metido detrás de sus orejas y ahora había hebras colgando frente a su cara. Sabía que solo la hacía parecer más desquiciada, más peligrosa, pero no había nada que pudiera hacer al respecto.
Si hubiera podido, habría tenido un comentario o dos para hacer al respecto, o al menos podría haber pedido al abogado que le arreglara el pelo. Hubiera discutido con el hombre que había sido contratado como su defensa, en lugar de esperar horas o días para responder a cada uno de sus correos electrónicos. Ella habría exigido que se cumplieran sus derechos básicos.
Pero ella no pudo decir nada. Una máscara de cuero reforzada con las mismas tiras de metal que estaban en su cuerpo y una rejilla estilo jaula de pequeñas barras de metal estaba atada a la parte inferior de su cara. El interior de la máscara era lo peor, porque el mecanismo se extendía dentro de su boca, un entramado de alambres manteniendo su boca fija en una posición ligeramente abierta, su lengua presionada con fuerza contra el piso de su boca. El barbárico aparejo dejaba a su mandíbula, su lengua y los músculos de su cuello irradiando tensión y dolor.
“Silencio. Todos de pie, por favor. Esta corte está ahora en sesión, presidiendo el honorable Peter Regan.”
Era tan difícil moverse con las restricciones. Su abogado agarró la cadena que corría entre su axila y su brazo, para ayudarla a ponerse de pie, pero ella tropezó de todos modos, chocó contra la mesa. No había forma de ser elegante cuando usabas restricciones que pesaban la mitad que tú.
“Señoras y señores del jurado, ¿han llegado a un veredicto?”
“Lo hicimos, su señoría.”
Paige vio como el empleado le entregaba el sobre al juez.
“En lo que respecta al estado de Massachusetts versus Paige Mcabee, en cuanto al cargo de intento de asesinato, ¿cómo la encuentran?”
“No culpable, su señoría.”
Paige se relajó un poco con alivio.
“En lo que respecta al estado de Massachusetts versus Paige Mcabee, en cuanto al cargo de asalto agravado con habilidad parahumana, ¿cómo la encuentran?”
“Culpable, su señoría.”
Paige negó con la cabeza lo mejor que pudo. ¡No! ¡Esto no era justo!
Ella casi se perdió la siguiente línea. “... agresión sexual con una habilidad parahumana, ¿cómo la encuentran?”
“Culpable, su señoría.”
Asalto sexual. Las palabras le helaron la sangre. No fue así.
“¿Es este su veredicto?”
“Sí, su señoría.”
“Paige Mcabee, por favor dirija su atención hacia mí”, dijo el juez.
Ella lo hizo, con los ojos muy abiertos, con la boca abierta.
“Determinar la sentencia para este caso no es fácil. Como su abogado sin duda le ha informado, usted cae bajo el alcance del ATCP, la norma de las tres condenas.[1] A la edad de veintitrés años, no has sido declarada culpable de ningún delito anterior.
“Según los testigos escuchados en este tribunal, primero demostró sus habilidades a principios de 2009. Usted fue explicita en no querer ser miembro del Protectorado, pero también expresó su desinterés por una vida delictiva. Este estado, en el que un individuo no se identifica como héroe o villano, es lo que el ERP clasifica como un ‘renegado’.”
“Nos interesa promover la existencia de renegados, ya que la proporción de parahumanos en nuestra sociedad aumenta lentamente. Muchos renegados no causan enfrentamientos, ni buscan intervenir en ellos. En cambio, la mayoría de estos individuos vuelven sus habilidades al uso práctico. Esto significa menos conflicto, y esto sirve al mejoramiento de la sociedad. Estos sentimientos reflejan los que usted expresó a su familia y amigos, como escuchamos en este tribunal en las últimas semanas.”
“Esos hechos están a tu favor. Lamentablemente, el resto de los hechos no lo están. Entienda, señorita Mcabee, que nuestra nación usa el encarcelamiento por varias razones. Nuestro objetivo es eliminar a las personas peligrosas de la población y lo hacemos de manera punitiva, tanto por justicia contra los transgresores como para desalentar a otros delincuentes.”
“Cada uno de estos se aplica en su caso. No es solo la naturaleza atroz del crimen lo que debe considerarse con la sentencia, sino el hecho de que se realizó con un poder. Las leyes son aún nuevas frente a la criminalidad parahumana. Tomamos conciencia de nuevos poderes semanalmente, la mayoría de los cuales, si no todos, merecen atención cuidadosa e individual con respecto a la ley. En muchos de estos casos, hay poco o ningún precedente al que recurrir. Como tal, los tribunales se ven obligados a adaptarse continuamente, a ser proactivos e inventivos frente a las nuevas circunstancias que introducen las habilidades parahumanas.”
“Es con todo esto en mente que considero su sentencia. Debo proteger al público, no solo de ti, sino de otros parahumanos que podrían considerar hacer lo que tú hiciste. Colocarte en detención estándar resulta problemático y exorbitantemente costoso. Sería inhumano y dañino para su cuerpo mantenerla bajo restricción mientras dure su encarcelamiento. Deben organizarse instalaciones especiales, personal y contramedidas para mantenerla aislado de otros reclusos. Usted plantea un riesgo de fuga significativo. Finalmente, la posibilidad de que usted reingrese a la sociedad, por escape o libertad bajo palabra, es particularmente preocupante, dada la posibilidad de una ofensa repetida.”
“Es con esto en mente que he decidido que hay motivos suficientes para condenarla fuera del alcance del ATCP. Culpable de dos cargos, la acusada, Paige Mcabee, es sentenciada a encarcelamiento indefinido dentro del Centro de Contención Parahumana Baumann.”
La Pajarera.
El ruido en la sala del tribunal era ensordecedor. Un rugido de vítores y abucheos, movimiento, gente de pie, periodistas presionando para ser los primeros en salir. Solo que Paige parecía estar quieta. Fría, congelada en horror absoluto.
Si hubiera podido, ese podría haber sido el momento en que perdía el control. Ella habría gritado su inocencia, le habría dado un ataque, incluso habría dado algunos golpes. ¿Qué tenía ella que perder? Esa sentencia era poco mejor que una ejecución. Algunos dirían que era peor. No habría escapatoria, ni apelaciones, ni libertad condicional. Pasaría el resto de su vida en compañía de monstruos. Con algunas de las personas que estaban encerradas allí, la descripción de ‘monstruo’ era demasiado literal.
Pero ella no pudo. Ella estaba atada y amordazada. Dos hombres que eran más grandes y más fuertes que ella pusieron sus brazos debajo de sus axilas, prácticamente cargándola fuera de la sala del tribunal. Una tercera persona en uniforme, una mujer corpulenta, caminó rápidamente junto a ellos, preparando una jeringa. El pánico se apoderó de ella, y como ella no tenía forma de expresarlo, de hacer algo al respecto, la histeria solo se agravó, lo que hizo que se sintiera más presa del pánico. Sus pensamientos se disolvieron en una neblina caótica.
Incluso antes de que la jeringa de tranquilizantes fuera hundida en su cuello, Paige Mcabee se desmayó.

Paige se despertó y disfrutó de cinco segundos de paz antes de recordar todo lo que había pasado. La realidad la golpeó como un chorro de agua fría en la cara, algo literalmente. Abrió los ojos, pero los encontró secos, el mundo demasiado brillante para enfocarse. El resto de ella estaba húmedo, mojado. Gotas de agua corrían por su rostro.
Trató de moverse, y no pudo. Era como si algo pesado hubiera sido amontonado encima de ella. La parálisis la aterrorizó. Paige nunca había soportado ser incapaz de moverse. Cuando se fue a acampar cuando era niña, había preferido dejar su saco de dormir abierto y tener frío en vez de estar confinada dentro de él.
Era esa espuma, se dio cuenta. Las restricciones no fueron suficientes, le rociaron con esa cosa para asegurarse de que todo debajo de sus hombros estaba cubierto. Cedía un poco para permitirle exhalar, incluso podía mover los brazos y las piernas un poco, inclinarse en cualquier dirección. Sin embargo, cuanto más empujaba, más resistencia había. En el momento en que ella detuvo sus esfuerzos, todo volvió a la misma posición con el tirón elástico de la espuma. Sintió náuseas en el estómago, el latido de su corazón se aceleró. Su respiración se incrementó, pero la máscara hizo que incluso su respiración se sintiera confinada. El agua hacía que su máscara se humedeciera, por lo que se pegaba a su boca y nariz. Había ranuras para su nariz y boca, pero era muy poco. No podía tomar una respiración profunda sin llevar agua a la boca, y con la lengua presionada contra su mandíbula, no podía tragar fácilmente.
La habitación se tambaleó, y tuvo que detenerse antes de perder el desayuno. Si vomitaba con la máscara ella podría ahogarse. Débilmente se dio cuenta de dónde estaba. Un vehículo. Un camión. Había pasado por un bache.
Sabía a dónde estaba llevándola. Pero si no podía liberarse, iba a perder la cabeza antes de llegar allí.
“El pajarito está despierto”, una chica habló, con un toque de acento nasal de Boston.
“Mmm.” Un hombre gruñó.
Paige sabía que la referencia a un ‘pájaro’ se debía a las plumas sueltas que sobresalían de su cuero cabelludo. Sus poderes habían venido con algunos cambios cosméticos extremadamente menores, convirtiendo su cabello en el amarillo brillante de un plátano o un pato bebé. Afectó todo el pelo de su cuerpo, incluso las pestañas, las cejas y los finos vellos de los brazos. Las plumas habían comenzado a crecer un año atrás, exactamente el mismo tono que su cabello, solo un puñado a la vez. Al principio, alarmada y avergonzada, ella las había cortado. Una vez que se dio cuenta de que no estaban ocurriendo más cambios, se relajó y las dejó crecer, incluso las exhibió.
Paige dirigió su atención a las dos personas en el vehículo con ella, contenta por la distracción a su creciente pánico. Tuvo que obligar a sus ojos a permanecer abiertos, por dolorosa que era la luz, esperando a que sus ojos se enfocaran. Sentada en el banco a su lado había una chica de su edad. La chica tenía un aspecto asiático en sus rasgos. Sus ojos, sin embargo, eran de un azul muy pálido, traicionando un poco de herencia occidental. La chica llevaba el mismo overol naranja que Paige, y cada parte de ella, excepto los hombros y la cabeza, estaba cubierta por la espuma blanca amarillenta. Su cabello lacio y negro estaba pegado al cuero cabelludo por la humedad.
El hombre se sentaba en el otro banco. Había más espuma alrededor de él que alrededor de Paige y la otra chica juntas. Para colmo, una jaula de barras de metal rodeaba la espuma, reforzando el aparejo. El hombre también era asiático, no menos de dos metros de altura. Los tatuajes se deslizaban por los lados de su cuello y detrás de sus orejas, en medio de su húmedo cabello negro; Llamas rojas y verdes, y la cabeza de lo que podría haber sido un lagarto o un dragón, dibujado en un estilo oriental. Tenía el ceño fruncido, los ojos ocultos en las sombras, ajeno al chorro interminable de roció que los aspersores en el techo del camión estaban generando.
“Oye, pajarito”, dijo la chica sentada frente a Paige. Ella estaba mirando a Paige como si esos ojos fríos pudieran mirar a través de ella. “Esto es lo que vamos a hacer. Te inclinas hacia la derecha lo más fuerte que puedes, luego te empujas hacia la izquierda en mi señal. Pero sigues mirando hacia la puerta de atrás, ¿de acuerdo?”
Paige miró a su derecha. La puerta trasera del camión parecía una puerta de bóveda. Ella rápidamente miró a la chica asiática. ¿Realmente quería darle la espalda a esta persona?
La chica pareció notar la vacilación de Paige. Ella bajó la voz hasta un siseo que hizo que la piel de Paige se estremeciera. “Hazlo. A menos que realmente quieras arriesgarte ante la posibilidad de que pueda encontrarte en la prisión, si no haces lo que te digo.”
Los ojos de Paige se ensancharon. Este era el tipo de persona con la que la iban a encerrar. Ella sacudió su cabeza.
“Bien, pequeño pajarito. Ahora inclínate hacia tu derecha, mira hacia la puerta.”
Paige lo hizo, forzando su cuerpo para moverse tan cerca de la puerta como pudo.
“¡Y de vuelta!”
Ella se movió hacia el otro lado, con los ojos todavía en la puerta. Algo pesado crujió contra la parte posterior de su cabeza. Trató de alejarse, sentarse derecha de nuevo, pero fue detenida cuando la máscara se enganchó en algo.
Cuando sintió un aliento caliente en la parte posterior de su cuello, supo lo que había enganchado. La otra chica se había agarrado a la correa de la máscara con los dientes. Hubo un tirón, luego la chica perdió el agarre, y las dos fueron empujadas hacia atrás a sus posiciones individuales por la gomosa espuma.
“Mierda”, gruñó la chica, “Otra vez.”
Tomó dos intentos más. En el primero, la correa se liberó de la hebilla. En el segundo, la chica agarró la máscara y tiró. Paige giró su cabeza en dirección a la chica para que la jaula parecida a un chupete en el interior de su boca pudiera liberarse.
Zarcillos de baba se extendieron desde su boca mientras estiraba su mandíbula y su lengua, tratando de tragar apropiadamente. Ella dejó escapar un pequeño gemido cuando la sensación regresó a las partes de su rostro que se habían vuelto entumecidas.
“Dos pweguntash,” balbuceó la chica asiática, sus dientes aun agarrando el cuero de la máscara entre ellos, “¿Túh pohwed?”
Paige tuvo que estirar su mandíbula y su boca un segundo antes de poder hablar, “¿Mi poder? Yo canto. Realmente bien.”
La chica asiática frunció el ceño, “¿Gé mash?”
“Yo... hago que la gente se sienta bien. Cuando toma impulso, puedo afectarlos, alterar sus emociones, hacerlos susceptibles a seguir instrucciones.”
La chica asintió con la cabeza, “¿Eh collah?”
Paige bajó la mirada hacia el collar de metal pesado alrededor de su cuello, “Está preparado para inyectar tranquilizantes en mi cuello si canto o alzo la voz.”
“Okah”, balbuceó la chica, "Toma lah mahcaga.”
“¿Por qué?”
“¡Tomagah!”
Paige asintió. Se apartaron la una de la otra, luego se balancearon, la chica le pasó la máscara. Ella la apretó entre sus dientes, sintiendo su mandíbula dolorida.
“Suelta eso y te invierto la piel”, dijo la chica, “Lung. Oye, ¿Lung? Despierta.”
El hombre sentado frente a ellas levantó un poco la cabeza y abrió los ojos. Tal vez. Paige no podía verlo.
“Sé que es difícil con las cosas que te inyectaron, pero necesito tu poder. Pajarito, inclínate hacia adelante, muéstrale la máscara.”
Paige hizo todo lo posible para empujarse hacia adelante contra la espuma que estaba en capas contra su pecho y su estómago, agarrando la correa en sus dientes, la máscara colgando debajo de su barbilla.
“Necesito que calientes el metal, Lung”, dijo la chica. “Jodidamente caliente.”
Lung negó con la cabeza. Cuando habló, no había acento de Boston en su voz. El acento que estaba allí hacia cortas sus palabras, claramente no era la voz de un hablante nativo de inglés. “El agua. Está demasiado mojado, demasiado frío. Y no puedo verlo bien. Mis ojos no han sanado por completo, y es difícil ver a través de este rocío. No me molestes con esto.”
“Inténtalo , miserable hijo de puta. Fracaso de líder. Es lo mínimo que puedes hacer, después de que una niña te pateo el culo, dos veces.”
“Basta, Bakuda.” Gruñó. Él golpeó su cabeza contra el metal de la pared del camión detrás de él, como para acentuar su declaración.
“¿Qué? No pude escuchar eso”, la chica, Bakuda, sonrió con una pizca de manía en su expresión, “¡Tu voz es demasiado aguda para mi rango de audición! ¡Patético... mestizo... eunuco!”
“¡Basta!” Rugió, golpeando de nuevo su cabeza contra la pared del camión. “¡Te mataré, Bakuda, por estos insultos! Te arrancaré el brazo de tu zócalo y lo meteré-”
“¡¿Enojado?!” lo interrumpió, prácticamente chillando, “¡Bien! ¡Úsalo! Calienta el puto metal. ¡La tira de metal alrededor de los bordes!”
Todavía jadeando por el esfuerzo de gritar, Lung dirigió su atención a la máscara. Paige hizo una mueca ante la explosión de calor en su cara, comenzó a alejarse, pero se detuvo cuando Bakuda habló.
“¡Concéntralo!” Gritó Bakuda, “¡Céntrate en los bordes!”
La radiación de calor cesó, pero Paige se dio cuenta de un olor fuerte y ahumado.
“¡Más caliente! ¡Tan caliente como puedas!”
El olor era demasiado fuerte, demasiado acre. Paige tosió un par de veces, con fuerza, pero no perdió el agarre de la máscara.
“¡Ahora, pajarito! ¡La misma maniobra que antes, pero no la sueltes!”
Paige asintió. Ella se inclinó, luego giró en dirección a Bakuda. Lo que siguió la sorprendió más que cuando Bakuda había mordido la correa de la máscara.
La chica asiática comenzó a atacar salvajemente el metal candente con sus dientes, cavando en él incluso cuando tenían que alejarse. Más suave con el calor, la fina tira de metal se liberó de la máscara misma. El metal que corría a lo largo de la correa cortó el labio de Paige cuando salió. Ella casi-casi-dejó caer la máscara, pero logró chasquear los dientes para atrapar la hebilla en los dientes antes de que pudiera caer al suelo.
Cuando la tira se soltó, Bakuda se echó hacia atrás y sacudió la cabeza a un lado, con fuerza, empalándose en el hombro con un extremo. Ella gritó, y la sangre salió de una de las quemaduras en su boca.
Paige miró a Lung. El hombre enorme no hizo nada, permaneciendo en silencio. Solo miró desapasionadamente cómo el pecho de Bakuda se agitaba con el esfuerzo y el dolor, con la cabeza colgando.
“¿Qué diablos estás haciendo?” Respiró Paige.
"Sin manos, tengo que buscarle la vuelta”, Bakuda jadeó, “De nuevo. Antes de que mi cuerpo se dé cuenta de lo mal que lo estoy lastimando.”
Paige asintió. Ella no estaba dispuesta a discutir con el supervillano que amenazaba con darle vuelta la piel.
Los siguientes intentos no fueron más bonitos ni más fáciles. La segunda tira larga de metal fue liberada y Bakuda también la empaló en su hombro. Las rejillas de metal de las partes exteriores e interiores de la máscara estaban próximas a ser liberadas. A Paige solo le quedaba la parte de cuero de la máscara, las correas y la cubierta que le cubría la boca y la nariz. Al ver a Bakuda equilibrar con cuidado las rejillas de metal en su hombro libre, contra la espuma pegajosa para que no se resbalen, Paige hizo lo mismo con el cuero de la máscara.
“¿Qué hiciste para ser enviada aquí?” Preguntó Paige.
“Lo último que escuché, antes de que perdiéramos el poder en nuestro vecindario, era que el recuento de cadáveres era casi de cincuenta.”
“¿Mataste a cincuenta personas?”
Bakuda sonrió, y no era bonita, con sus labios tan devastados como estaban. “Lastime más, también. Y hubo quienes sufrieron daños cerebrales, uno o dos pudieron haberse vuelto locos homicidas, y sé que un montón fueron congelados en el tiempo por cien años más o menos... se vuelve borroso. El momento cumbre fue la bomba.”
“¿Bomba?” Preguntó Paige, sus ojos se abrieron de par en par.
“Bomba. Dijeron que era tan poderosa como una bomba atómica. Idiotas. Ni siquiera entendían la tecnología detrás de ella. Incultos. Claro, era más o menos igual de poderosa, pero ese ni siquiera era el daño real. Lo más increíble hubiera sido la onda electromagnética que generaba. Borraría cada disco duro, freiría cada placa de circuito para cada pieza de maquinaria en una quinta parte de América. ¿Los efectos de eso? Hubiera sido peor que cualquier bomba atómica.”
Incapaz de siquiera pensar en eso, Paige miró a Lung. “¿Y él?”
“¿Lung? Él es quien me dijo que lo hiciera. El hombre a cargo, es él.”
La cabeza de Lung se movió fraccionalmente, pero con las sombras bajo su frente, Paige no podía decir si él estaba mirando.
“¿Tú?” Bakuda le preguntó a Paige. “¿Qué hiciste para ser enviada aquí?”
“Le dije a mi ex que se fuera a la mierda.”[2]
Hubo una pausa, luego Bakuda comenzó a cacarear. “¿Qué?”
“Es complicado”, Paige miró hacia otro lado y hacia abajo.
“Tienes que explicar, pajarito.”
“Me llamo Paige. Mi nombre artístico era Canary.”
“Ooooh”, habló Bakuda, todavía cacareando un poco mientras agarraba una de las tiras de metal que le atravesaba el hombro y la liberaba. Sosteniéndola entre sus dientes, ella dijo, “Esho no esh bueno. ¿Llamahte Canary en prishion?” [3]
“No tenía la intención de ir a prisión.”
“¿Quiéh la tiede?”
“Quiero decir, ni siquiera soy un supervillano. Mi poder, me hace una cantante fantástica. Ganaba mucho dinero haciéndolo, se hablaba de ofertas discográficas, nos movíamos a escenarios más grandes y mis shows seguían agotando entradas... todo era perfecto.”
Bakuda dejó que la tira bajará de sus dientes hasta que colgaba, luego la maniobró con cuidado hasta que se aferró al extremo izquierdo de la misma. Se inclinó hacia atrás, con la cabeza mirando hacia el techo, mientras deslizaba la otra tira de metal, la que estaba empalada en su hombro, dentro de su boca, así que estaba sosteniendo un extremo de cada tira en su boca. Haciendo una pausa, ella preguntó: “¿Qué pasho?”
Paige negó con la cabeza. Era el testimonio que ella nunca había podido decir en voz alta, en su juicio. “Acababa de terminar mi espectáculo más grande hasta ahora. Dos horas en el escenario, un gran éxito, a la multitud le encantó todo. Hice el cierra y fui al backstage para descansar, tomar un trago y encontré a mi ex. Me dijo que, como él fue quien me empujó a salir al escenario en primer lugar, merecía crédito. Quería la mitad del dinero.” Ella se rió un poco, “Ridículo. Como si sé supusiera que fuera a ignorar el hecho de que me engañó y me dijo que nunca lo lograría de verdad cuando se fue.”
Bakuda asintió. Se apartó de las tiras, donde había logrado atarlas con la apariencia de un nudo. Usó sus dientes para doblar las tiras ahora unidas en forma de L. Con el extremo que no estaba empalado en su hombro ahora en una posición frente a ella, cerró la boca sobre él.
“Nosotros discutimos. Luego le dije que se fuera a la mierda. Se fue, y no lo pensé ni un segundo... hasta que la policía apareció en mi puerta.”
Bakuda apartó su boca del final de la tira. Ella lo había doblado en forma de 'v' suelta. Ella frunció el ceño y luego miró a Paige, “¿Y?”
"Y lo había hecho. S- Supongo que todavía estaba energizada con mi actuación, y los efectos de mi poder todavía estaban potenciando mi voz, o él estaba en la audiencia y se vio muy afectado. Entonces, cuando le dije que se fuera a la mierda, él, um, lo hizo. O lo intentó, y cuando descubrió que no era físicamente posible, se lastimó hasta que...” Paige cerró los ojos por un momento. “Um. No entraré en los detalles.”
“Mmmm, leh pasha por idiota. Oo 'oo” Bakuda alzó las cejas, todavía trabajando la tira de metal dentro de su boca. Se apartó, verificó que el extremo estaba en forma de ‘o’, y luego se agarró las tiras con los dientes para sacarse la cosa de su hombro con un gruñido. Puso el extremo que acababa de retocar contra el banco y deslizó su boca a lo largo del metal, para poder agarrarla del otro lado.
Tomándola con los dientes, volvió su atención a la pared del camión entre ella y Paige. Había cerraduras colocadas a intervalos regulares contra la pared, destinadas a asegurar la cadena de esposas estándar en su lugar, para aquellos que no se rocían con espuma. Ella comenzó a pasar la correa de metal a través del lazo de la cerradura. Las gotas de sudor se mezclaron con el agua que corría por su rostro mientras trabajaba.
El nudo que une las dos correas se atascó en el agujero. Bakuda empujó un poco más fuerte, y lo colocó firmemente en su lugar. La curva en L del metal colocó el asa cerrada de metal en forma de ‘o’ cerca del hombro de Paige.
“¿Alguna posibilidad de que Oni aparezca?” Preguntó Bakuda a Lung.
“Me sorprendería”, retumbó su respuesta.
Ella agarró una de las rejillas de metal en su boca y comenzó a trabajar con sus dientes. Era una sola pieza delgada de metal, doblada y tejida como una malla de eslabones, aunque con una malla más apretada. Ahora que las tiras de metal ya no lo sujetaban con seguridad, Bakuda podía comenzar a desenrollarlo y enderezarlo.
Cuando estuvo casi completamente desenrollado, ella ajustó su mordida y apretó la segunda masa de alambre, la que había estado en la boca de Paige, en sus mandíbulas, amontonándola en un desastre cilíndrico de unos cuatro centímetros de largo y una pulgada de ancho. Todavía mordiéndola, giró su cabeza para que el cable de un metro y medio de longitud apuntara a Lung, a menos de un metro de su rostro. Todavía con la boca alrededor de la maraña de alambre, murmuró: “Necesito punta caliente.”
Lung gruñó, pero hizo lo que le pedía. Cuando la punta estuvo al rojo vivo, Bakuda ajustó rápidamente su agarre, soltando y mordiendo otra vez hasta que la punta estuvo cerca de su boca. Con los labios hacia atrás, ella lo mordió.
“¿Cómo puedes hacer eso?” Paige preguntó: “¿No duele?”
“Ovioh ge duere, eshtupidah”, gruñó Bakuda. Se apartó, lo colocó de manera que el mango quedara contra el banco, con la longitud del alambre pegado a su hombro, y examinó su obra. “Pero el esmalte de los dientes es más duro de lo que piensas.” Escupió una gota de sangre en el piso del camión, luego mordió dos veces más, haciendo una pausa entre las mordidas para girar la longitud del metal con sus dientes, labios y lengua.
Cuando extendió la longitud del cable en dirección a Paige, deslizándolo a través del extremo en forma de ‘o’ de la banda de metal, Paige se dio cuenta de lo que Bakuda había pasado tanto tiempo armando. Ni siquiera necesitó que se le pidiera que se inclinara contra las correas de espuma y levantara el cuello hacia un lado, para poner su collar al alcance del extra largo destornillador improvisado. La tira de metal con el lazo en el extremo servía para sostener la parte más cercana a Paige, por lo que Bakuda podía dirigirla más fácilmente.
No fue un trabajo rápido. Bakuda tuvo que usar los dientes, la mandíbula y un giro de su cabeza para girar el destornillador, y era una tarea ardua recuperarlo si perdía el control sobre él. Diez largos minutos de silencio y gruñidos solo fueron interrumpidos por el sonido de dos tornillos cayendo al banco de metal, antes de que Bakuda se detuviera a descansar y aliviar su mandíbula.
“No podrás hacerla nada a mi collar sin activarlo”, dijo Paige.
“Perra tonta”, murmuró Bakuda, sacando su labio inferior y mirando hacia abajo como si pudiera investigar el grado de daño en sus propios labios. “Soy una experta en bombas. Entiendo detonadores y catalizadores en el mismo nivel fundamental que entiendes caminar y respirar. Puedo visualizar cosas mecánicas de una manera que no podrías con cinco títulos universitarios y cien años. Insúltame así de nuevo y estás muerta.”
Como empujada a probarse a sí misma, agarró el destornillador con los dientes otra vez y se puso a trabajar de nuevo. Arrancó un panel y se reanudó el desenroscado, más profundo en el collar.
Paige dudó en volver a hablar, sabiendo lo fácil que era provocar a la chica, pero el silencio era aplastante. “Supongo que tenemos suerte de que sea un viaje largo, desde Boston a Columbia Británica.”
“Estuviste dormida un tiempo,” Bakuda se apartó del destornillador, hablando en voz baja, como para sí misma. “No tenemos tanto como piensas.”
Paige sintió que algo se liberaba del pesado collar que llevaba al cuello, vio que Bakuda inclinaba el destornillador hacia arriba y deslizaba un tubo de vidrio con algo brillante dentro de la barra de metal. Luego de unos minutos, otra pieza de maquinaria se unió al tubo de vidrio, como si fuera un pincho de alta tecnología.
“Trágico”, habló Bakuda, en su próximo descanso. “Este es un trabajo hermoso. No el ensamblado, eso es una mierda. Es obvio que el Artesano que diseñó esto tenía la intención de que fuera armado por tarados. No tendría tornillos y esas mierdas de lo contrario. Pero la forma en que está diseñado, la forma en que todo encaja... hace que una científica se sienta orgullosa. Odio despedazarlo.”
Paige asintió. Ella no sabía lo suficiente sobre ese tipo de cosas para arriesgarse a comentar. Por aterradora como era esta situación, por curiosa que fuera, sentía el efecto persistente del tranquilizante en su sistema, un aburrimiento abrumador.
Ella cerró los ojos.
submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.22 00:47 master_x_2k Colmena X

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Colmena X

“911 de Brockton Bay, ¿cuál es su emergencia?”
“Múltiples heridos”, le dije, mirando hacia la señal de la calle más cercana, “Almacén en Whitemore y Sunset. Envíen policías y capas también. Estos tipos son miembros del ABB.”
Hubo una breve pausa: “¿Eso es Whitemore y Sunset?”
“Whitemore y Sunset, sí. Escucha, el líder del ABB, un parahumano llamado Lung, está incapacitado en la escena, pero eso no será así por mucho tiempo. Está drogado y cegado, pero las drogas estarán fuera de su sistema antes de que pase demasiado tiempo.”
“¿Eres una capa?”, Preguntó, “¿Puedo obtener tu identificación?”
“Repito”, la ignoré, “Está drogado y cegado, pero solo la ceguera será un factor cuando los primeros en responder lleguen a la escena. Adviértales que tengan cuidado. También puedes decirles que un segundo parahumano que se hacía llamar Oni Lee estaba presente pero huyó después de resultar herido. Él todavía puede estar en el área.”
“Entiendo. El Protectorado será informado antes de que lleguen a la escena. Tengo ambulancias, policías y equipos de ERP en camino. ¿Puedo obtener su identificación?”
Colgué.
“No puedo creer que le hayas arrancado sus ojos”, dijo Sundancer. Estábamos caminando rápidamente hacia donde habíamos dejado Labyrinth.
“Él sanará”, le señalé, “eventualmente.”
“Cegaste a alguien que estaba incapaz de defenderse. Eso está un poco jodido.”
No podía decir mucho sobre eso. Jodido o no, había sido necesario. No podría haber lidiado con ello si hubiera sabido que lo habíamos dejado allí y él hubiera vuelto al ruedo como de costumbre para el final del día. Lo había detenido, lo mejor que pude.
Está bien, está bien, estaba dispuesta a admitir que tal vez los medios eran un poco turbios. Había peleado junto a algunas personas de mierda, lo había mutilado. Al dejar ir a Fenja, Menja y Kaiser, de cierta forma había aprobado lo que le habían hecho a los hombres de Lung. Pero al final, era lo que quería hacer cuando quería ser un superhéroe. Había derrotado a una persona horrible.
Solo esperaba que los héroes pudieran limpiar el desorden y poner a Lung tras las rejas para siempre esta vez.
“Oye Perra”, le dije, “¿por qué regresaste?” No podía expresarlo mejor sin ofenderla, pero quería saber por qué volvería cuando se suponía que iba a tomar Newter y al soldado de Coil a un doctor.
Perra estaba sentada con una pierna a cada lado sobre Brutus. Ella pareció entender lo que quise decir, “El otro soldado dijo que era un médico entrenado. Me dijo que podía manejarlo, así que volví para luchar.”
“Ah”, dije. “Lo entiendo.”
Al ver que nos acercamos al resto de nuestro grupo, vi que Perra no había mentido. Newter estaba vendado y despierto, mientras que el otro soldado estaba acostado, inconsciente. Tal vez noqueado por el dolor.
“Lo lograste”, sonrió Newter.
“Apenas”, admití, “¿Estás bien?”
“Soy más duro de lo que parezco”, respondió, “Beneficio de mi, um, biología única.”
“Genial”, le respondí, sintiéndome tonta por no tener una mejor respuesta, pero no se me ocurrió nada que decir que no sonara como si lo estuviera intentando demasiado o, peor, sonara sarcástica.
“Este tipo dice que ustedes probablemente salvaron mi vida”, Newter señaló con el pulgar hacia el hombre de Coil que estaba despierto.
“Honestamente, me cuesta para creer que estás despierto y hablando en este momento”, respondió el médico.
“De todos modos, gracias”, dijo Newter, moviendo los ojos de mí a Sundancer a Perra y viceversa.
“No hay problema”, le respondí, sintiéndome tonta por no tener una respuesta mejor o más adecuada. Avergonzada, busqué una razón para cambiar el tema. “Mira, deberíamos salir de aquí en los próximos minutos. Capas, policías y ambulancias están en camino de lidiar con las repercusiones.”
“Está bien”, dijo Newter, “pero tengo que preguntar... ¿un pequeño ejército de cucarachas los trajo esos?”
Estaba sonriendo mientras señalaba un lugar cerca de donde estaba echado. Una pila de bolsas de papel estaba organizada en una pila.
“Me olvidé de que hice eso”, admití, “no se sentía bien dejar el dinero del ABB si terminábamos retirándonos, así que hice que mis bichos lo sacaran de ahí. Todos podrían tomar una bolsa.”
“¿Podemos tomarlo?” Newter preguntó, “¿Segura?”
Me encogí de hombros en respuesta. El dinero no me importaba mucho. “Considéralo un bonus, un agradecimiento por ayudar. Esta, em, no exactamente dividido en partes iguales, así que no lo tomen como un insulto si alguno de ellos termina siendo una bolsa llena de billetes de un dólar.”
“No tengo quejas”, dijo Newter. Extendió la mano y la usó para rodear y recoger una bolsa. El tipo de Coil lo ayudó a ponerse de pie, y uno podía verlo estremecerse y jadear por el esfuerzo. Se tambaleó un poco, luego puso una mano sobre el hombro de Labyrinth para estabilizarse. Sundancer agarró una bolsa, y el médico / observador de Coil agarró dos.
Labyrinth no se estiro a por una, así que me acerqué, agarré una y se la tendí. Ella no respondió.
“Lo cuidare por ella”, ofreció Newter.
“¿Ella se encuentra bien?”
“Ella esta... bastante normal. Para ella, en todo caso.”
Reclamó la bolsa, dejando tres para Perra y para mí, pero nadie se quejaba ni señalaba eso.
“¿Ustedes necesitan un aventón?”, Pregunté.
Newter negó con la cabeza, luego señaló a una boca de alcantarilla en el camino, “Volveremos a uno de nuestros escondites por allí. Territorio familiar para mí.”
“¿Es esa una buena idea, con tu lesión? Quiero decir, declarando lo obvio, pero va a ser bastante asqueroso allí abajo.”
Él sonrió, “No se puede infectar. Mi biología es tóxica para las bacterias y los parásitos, creo. Nunca he estado enfermo, que pueda recordar.”
Por supuesto. Ahora me sentía tonta por hacer que Sundancer usara el alcohol para esterilizarlo, y por hacer un esfuerzo adicional con las toallas sanitarias, para asegurarme que lo que estaba usando estuviera limpio.
“¿Y ustedes chicos?” Le pregunté al tipo de Coil, “¿Aventón?”
“Tenemos uno, pero gracias.” El médico se agachó, ató las muñecas de su compañero, y luego se colocó el lazo de brazos sobre su cabeza, por lo que efectivamente estaba llevando a su amigo a cuestas. Tomó otro segundo para acomodar sus armas, luego se dirigió a través del mismo callejón que Kaiser, Fenja y Menja habían atravesado antes de que comenzara la pelea.
Sundancer iba por el camino opuesto, entonces ella dijo un breve adiós y se fue. Newter y Labyrinth estaban caminando en la misma dirección que Perra y yo, así que caminamos juntos.Labyrinth caminaba como si estuviera aturdida, con Newter llevándola de la mano como si fuera una niña. Era interesante, no solo por ver ese tipo de interacción entre ellos, sino también que sus guantes parecían de tela, y que probablemente estaba arriesgándose a drogarla... a menos que fuera inmune. ¿Una consecuencia de su habilidad? Me sorprendió mirando, sonrió y se encogió de hombros.
“¿Autista?” Supuse.
Él negó con la cabeza, “No, aunque pensamos eso, al principio. Parece que era una niña normal hasta que aparecieron sus poderes. Desde entonces, ha estado en su pequeño mundo, más o menos. Un poco peor en este momento, creo, después de verme herido.”
“¿Eso sucede?”, Le pregunté, haciendo un gesto hacia mi cabeza, incapaz de encontrar una forma inofensiva y simple de expresarlo.
Se encogió de hombros, “A veces conseguir poderes te jode el cuerpo”, hizo un gesto para sí mismo usando su cola, que todavía sostenía las bolsas de papel, “A veces te jode la cabeza. Mala suerte, pero lidias con las cartas que te reparten.”
“Oh”, respondí. No estaba segura de cómo responder. Un horror frío y silencioso se apoderó de mí. Mis poderes tenían algo que ver con mi cerebro. Podía recordar lo loca que me había sentido justo después de que aparecieran mis poderes, ese torrente de imágenes de pesadilla, señales y detalles de mis bichos. Todavía tengo malos sueños al respecto. ¿Qué tan cerca había estado de ser así permanentemente?
Él sonrió, “Esta bien. Ella nos quiere mucho y también estamos apegados a ella. Ella tiene sus momentos lúcidos, cuando nos hace saber que está de acuerdo con el status quo. Claro, ella tiene días malos cuando está muerta para el mundo, pero todos nuestros poderes tienen inconvenientes, ¿sí?”
“Sí”, le hice eco, aunque no podía pensar en un inconveniente para mi poder que siquiera se acercara a eso.
“Creo que estamos bien donde estamos. ¿Eh, L? ¿Estás feliz desde que te sacamos de ese lugar?”
Labyrinth como que se sacudió su aturdimiento y lo miró.
“Sí”, sonrió Newter, “Puedes notarlo porque las cosas que hace con su poder son más bonitas, estos días.” Hizo un gesto hacia la tapa de la alcantarilla, “Aquí es donde nos separamos.”
Labyrinth miró hacia abajo, hacia donde señalaba. Un momento después, una tracería de líneas plateadas se extendió alrededor de la tapa de alcantarilla, extendiéndose y bifurcando como venas. Cuando las líneas se encontraron y seccionaron partes de la carretera, esos pedazos de camino se levantaron y voltearon, revelando una textura de mármol blanco en sus partes inferiores. Cuando estuvo suficientemente rodeada por la extensión de mármol blanco agrietado, la boca de alcantarilla se dio vuelta, revelando una superficie inferior plateada, y luego se abrió sobre una bisagra invisible. Una escalera de caracol de más mármol o marfil conducía a las profundidades. Las paredes blancas tenían un tenue resplandor.
“Genial, ¿eh?”, Respondió Newter. Cuando bajó a la escalera, era sólido bajo su pie. Levantó las bolsas de papel mientras decía, “Gracias chicos.”
“Claro”, respondí. “Hasta luego.”
La boca de acceso se cerró detrás de ellos, y casi de inmediato, el blanco alrededor de la boca de alcantarilla comenzó a desvanecerse.
Levanté la vista hacia Perra, donde estaba sentada con Brutus tuerto. Angelica y un Judas todavía polvoriento estaban justo detrás de ella. Ella me ofreció una mano a la espalda de Brutus.
Había muchos inconvenientes por tener una máscara o casco que no cubría toda mi cabeza. Si me hubiera sentado y dedicado las horas extra para terminar mi máscara y expandir las secciones blindadas, tal vez no habría tenido esa conmoción cerebral que me estaba causando tanto dolor de culo.
Lo bueno, sin embargo, fue que me pareció increíble tener el viento soplando en mi cabello mientras cabalgábamos por las calles vacías. El alivio perfecto de esa loca subida de adrenalina que había surgido al enfrentarme a Oni Lee y Lung unos minutos después. Cerré los ojos y dejé que la tensión fluyera de mí.
Cabalgamos así durante unos minutos. Perra tomó giros y se movió sin rumbo fijo mientras se dirigía al este, hacia el agua y las playas. Tal vez estaba tomando medidas evasivas en caso de que nos siguieran, tal vez solo quería montar. Realmente no me importaba.
Estaba un poco desorientada cuando finalmente nos detuvimos. Brutus recorrió la arena mientras bajaba a la playa. Perra saltó hacia abajo, y yo seguí su ejemplo.
Aún era temprano en la tarde, así que la playa estaba desierta, y no era el tipo de playa que de todos modos tenía mucho uso turístico. Una pared de concreto separaba la playa de la carretera que se elevaba sobre nosotros, y un enorme agujero con los restos oxidados de lo que una vez había sido una reja marcaba la salida de los varios desagües debajo de los Muelles. Basura, hojas podridas y una o dos agujas se habían filtrado a la arena debajo del desagüe.
“Ve a casa”, ordenó Perra a los perros. Uno por uno, se metieron en el desagüe. Supuse que dejarían que la transformación amainara antes de que regresaran solos al departamento.
Entonces Perra se quitó la máscara. Ella me dio una mirada burlona.
“¿Qué?”
“¿Te vas a cambiar? No puedes caminar de regreso así.”
“No tengo una muda de ropa conmigo. O escondida en algún lugar.”
“Bien. Eso es jodidamente estúpido”, me respondió.
“No estaba pensando en el futuro cuando decidí irme. Demándame”, la desafié.
“¿Qué estás usando debajo de eso?”
“Top sin mangas y pantalones cortos elásticos.”
Ella miró a su alrededor. “No hace tanto frío.”
Suspiré y desaté mi armadura lo suficiente para desabrochar mi traje en la parte posterior. Lo saqué, mucho más fácil que poniéndolo, y lo envolví para que todas las partes identificables de la máscara y la armadura estuvieran ocultas por la tela. La arena estaba húmeda y fría bajo mis pies descalzos.
Cuando Perra se estiro hacia mi cara, me sobresalté. Puso una mano en el costado de mi cara, y por solo una fracción de segundo, pensé que algo increíblemente incómodo estaba a punto de suceder.
Luego ella me giró la cabeza lo suficiente como para que fuera casi horizontal.
“Te ves como si alguien hubiera intentado colgarte.”
“¿Qué?” Pregunté.
Tocó un lado de mi cuello, pero no fue posible ver esa parte de mí misma sin un espejo. Me di cuenta de lo que estaba hablando, después de un momento de reflexión. Levanté el lateral de mi camiseta sin mangas, y efectivamente, había un hematoma rojo-negro en mi estómago y cintura. Subiendo por mi parte superior un poco más, encontré otro en mis costillas. Sabía que habría otro cerca de mi axila, y uno cercando mi cuello.
Tenía una puta huella de mano gigante en mi cuerpo, cortesía de Lung.
Solté un largo gemido, tocando mi cuello donde me sentía tierna. “De ninguna manera puedo esconder esto de mi padre.”
Mi buen humor se desvaneció cuando empezamos a caminar hacia el departamento. Se hizo aún más desagradable porque estaba ligera de ropa y descalza, y el suelo estaba frío bajo mis pies.
Me estremecí y abracé los brazos a mi cuerpo lo mejor que pude mientras aún mantenía mi traje echo un bollo y las bolsas de papel llenas de dinero en la mano.
Algo cálido se asentó sobre mis hombros. Miré a Perra mientras terminaba de cubrirme con su chaqueta. Cuando ella se echó hacia atrás, frunció las cejas, mirándome furiosamente, agarré las bolsas y mi bulto de traje para poder pasar los brazos por las mangas y apretar los botones. Era una chaqueta de lona con un cuello de piel, pero era del tamaño incorrecto para mí y era pesada. Los bolsillos, encontré, mientras trataba de meter las manos allí, estaban llenos de cosas. Un lío de bolsas de plástico, barras de chocolate, barras de proteína, una caja de jugo, bocados que se unieron, lo que supuse eran golosinas para perros o comida para perros. No eran exactamente suministros de capa. En general, fue casi incómodo.
Pero era cálido.
“Gracias”, le dije, sorprendida por el gesto.
“Necesitabas algo para cubrir tu cuello”, parecía molesta, “La gente lo miraba.”
“No importa. Gracias.” Ofrecí una sonrisa.
“Ya dijiste eso,” pasó de parecer molesta a parecer enfadada, “Es mía, puedo quitartela.”
“Por supuesto”, dije. Entonces para estar segura, ofrecí, “¿Quieres?”
Ella no respondió, dejándome absolutamente desconcertada. ¿Por qué fue que cuando le agradecía a alguien como mi papá por darme un regalo, me pareció que sonaba sarcástico o patético, sin importar cuánto intentara decirlo, pero la maldita vez que estaba el noventa y cinco por ciento segura de que sonaba tan sincera como lo sentía, fue con Perra? ¿y ella no lo creyó?
Preocupada de que cualquier cosa que dijera fuera tomada de mala manera, me quedé callada, como me encontraba haciéndolo cada vez más a menudo con ella. No fue un viaje corto, y mis pies aún sentían el calor que se escapaba de ellos mientras daba cada paso en la acera, pero el centro de mi cuerpo estaba tibio, y eso fue suficiente para mantenerme en pie. Así, volvimos al departamento.
Abrió la puerta y nos dejó entrar. Llamé a gritos a Brian y a Lisa, pero no hubo voces que saludaran en respuesta. Los otros no habían vuelto todavía, lo que tenía sentido, ya que Grue tendría que recoger a Tattletale y Regent antes de que regresaran, y no había sonado como si el equipo de Tattletale estuviera a punto de concluir cuando llamé. Perra abrió el camino hacia el departamento, y en el momento en que estuve allí, me quité la chaqueta y sin decir palabra se la entregué. Ella todavía estaba mirándome.
¿Qué podría hacer? ¿Qué podría decir? Parecía que todo lo que hiciera la hacía enojar, enviaba la señal equivocada.
Regresé a mi habitación en el departamento y busqué en las bolsas de compras que todavía tenía allí, buscando un par de jeans sueltos y una camisa de manga larga para ponerme sobre mi top. Sin calcetines limpios, por desgracia, pero había algunas cobijas sobre la cama. Tomé algunas y las arrastré detrás de mí hacia la sala de estar, donde Perra estaba mirando televisión. Ella me miró mal, pero no se quejó, mientras yo me abrigaba en las cobijas en el otro sofá.
Ella tenía el control remoto, y yo estaba dispuesta a dejar que lo tuviera. Navegó incansablemente, se conformó con una película de acción durante cinco minutos, luego comenzó a navegar de nuevo cuando comenzaron los anuncios, y no regresó a ella.
No era demasiado interesante para mirar, pero no me importó. Me recuesto, pensando en los acontecimientos del día, las conversaciones, los detalles de información.
Casi me adormezco, cuando mi tren de pensamiento perezoso tropezó con algo que temía olvidar si me dejaba dormirme por completo. Me obligué a abrir los ojos y sentarme un poco.
“¿Perra?” Me arriesgué a llamar su atención, esperando que se hubiera calmado un poco. Ella me miró.
“Um. Cuando estábamos hablando, hace un momento, te di las gracias. ¿Te pareció sarcástico o qué?”
“¿Te estás metiendo conmigo otra vez?”
“No.” levanté mis manos para detenerla, “No es lo que estaba tratando de hacer. Sólo me pregunto.”
“Mantén tus dudas para ti misma”, espetó ella. Cuando volvió su atención a la televisión, su salto de canales se elevó un escalón.
“Te pagaré para que me respondas”, lo intenté.
Ella me miró.
“Ese dinero tomamos. Puedes quedarte con todo eso.”
Sus ojos se estrecharon, “Se supone que debemos dividir nuestras ganancias en cinco partes.”
“Nos lo ganamos, ¿verdad? ¿Nosotras dos? No les contaré a los demás si no lo haces. Y digo que puedes tenerlo todo. No estoy segura de cuánto es, pero sería tuyo.”
“¿Es esto un truco?”
“No hay truco. Solo responde mi pregunta. Incluso puedes decirme que me pierda después, iré a mi habitación y tomaré una siesta o algo así.”
Se inclinó hacia atrás y puso la mano con el control remoto en su regazo, mirándome. Lo tomé por consentimiento.
“Entonces, lo que estaba preguntando antes, cuando te dije gracias, ¿pensaste que era sarcástico, creíste que era genuino? ¿qué?”
“No sé.”
“Quieres decir que no sabías, o no puedes recordar, o-“
“Dije no sé.”
“Bien”, suspiré, “Lo que sea. El dinero es tuyo.”
“¿Así de fácil?”
Me encogí de hombros.
“Dijiste que te perderías si lo pedía”, señaló.
Asentí con la cabeza, recogí las mantas y me retiré a mi habitación.
Aunque no dormí la siesta. En cambio, miré hacia arriba a las vigas de hierro que enmarcaban el techo, sumidas en mis pensamientos, pensando en la conversación con Newter sobre Labyrinth.
Todavía estaba repasando mis pensamientos cuando el resto de la pandilla regresó.
Me aventuré a salir de la habitación, aún envuelta en una manta, para saludarlos. Brian me dio una sonrisa ganadora mientras se quitaba el casco, y recibí un poco de atención por tener la lesión más notable de la tarde.
Cuando Alec, Brian y Perra comenzaron a hablar sobre sus aventuras individuales, Lisa me llevó a un lado. Terminamos caminando hacia la cocina. Lisa puso una tetera mientras me preguntaba: “¿Estás bien?”
“No estoy herida, por feo que parezca, y creo que me siento mejor sobre lo de la escuela.”
“Pero estás distraída por algo.”
“Estaba hablando con Newter. Sabes que Labyrinth está fuera de sí, por su poder, ¿verdad?”
“¿Quieres saber si hay algo malo contigo, de lo que no sepas?”
“No”, negué con la cabeza, “Espera, ¿lo hay?”
“Nah. ¿Entonces que hay de nuevo?”
“Perra.”
“Ahhh.”
“He estado pensando, pero no quiero construir una teoría en mi cabeza, hacer una suposición y avergonzarme.”
“Dime lo que estás pensando, y te diré si estás equivocada.”
“Ella es muy buena para leer el lenguaje corporal, ¿verdad? Podía leer a Brian incluso cuando estaba borroso por su oscuridad con una máscara puesta. Es, ¿qué, algún tipo de poder menor de ella?”
“Algo de su habilidad natural. Algo de eso es, sí, que su poder ajustó su forma de pensar. Para que pueda comunicarse mejor con sus perros.”
“Claro”, eché un vistazo por el pasillo hacia donde los otros estaban hablando. O más bien, donde Brian y Alec estaban hablando y Perra estaba parada allí. “Esa es la cosa. Lo que estoy pensando es... ¿tal vez cuando su poder le dio la capacidad de entender a los perros, sobrescribió algo más? ¿Jodió su habilidad para tratar con la gente?”
Lisa se volvió y sacó algunas tazas del armario. Ella me dio una media sonrisa de disculpa. “Sí. Algo como eso.”
“Entonces, ¿qué? ¿No puede leer expresiones o tono?”
“¿Todas las pistas que le damos a los demás como parte de una conversación regular? Ella no las entiende, probablemente no podría aprenderlas con un año de verdadero esfuerzo. No es solo que ella no lo entienda... las interacciones más básicas están arruinadas por la psicología canina que está integrada en su cabeza. Le sonríes y le preguntas cómo está, lo primero que piensa es que le estás enseñando los dientes con ira, y tiene que recordarse a sí misma que no. Pero incluso después de eso, probablemente se esté preguntando si estabas siendo sarcástica, o condescendiente, o amable, o lo que sea. Ella sabe que no le estás gritando por tu tono de voz, pero no siempre alzamos la voz cuando estamos enojados, ¿sabes?”
“Sí.”
“Y recurre a lo único que entiende, el comportamiento canino, porque funciona a un nivel. Los desafíos de dominación, contacto visual, jerarquías de manada y establecer territorio, todo ajustado y adaptado a su vida humana.”
“Entonces ella no es realmente una sociópata.”
“No, no tanto.”
“¿Por qué no dijiste nada?” Me di cuenta tardíamente, que sonaba acusatoria. Tal vez tenía razón en hacerlo.
“Porque ella se iría si se entera, y por razones que yo no sé, el jefe quiere que ella se quede con nosotros. Pasó toda su vida aceptando el hecho de que tuvo una infancia de mierda, y la convirtió en una persona perturbada. Sus perros son lo único normal y adecuado para ella. ¿Si descubre que la razón por la que está tan trastornada es la misma cosa que la hace tan cercana a sus perros?”
Ella dejó que el pensamiento se flotara en el aire.
“Lo entiendo”, respondí.
“Así que no hay nada más que decir, por favor, a menos que sea absolutamente necesario y estés completamente cien por ciento segura de que ella no va a escuchar.”
“¿Los demás lo saben?”
“No creo que cambie mucho, y no confío en que esos dos mantengan el secreto. Brian es... No quiero decir demasiado honesto. Pero él es transparente, y Perra puede leerlo. Alec lo olvidaría y lo dejaría escapar como parte de una broma. Él no entiende la gravedad de las cosas, a veces.”
“Bueno.”
Sirvió una taza y la revolvió, luego me dio una taza de Ovaltine. Ella colocó las otras tazas en una bandeja y las llevó a la sala de estar. Me quedé donde estaba, para pensar.
Me acordé de un libro de no ficción que leí donde un niño llegaba a la secundaria antes de que sus maestros se dieran cuenta de que era analfabeto. Lo hizo siendo el payaso de la clase, haciendo escenas. ¿Era igual Perra? La violencia y la hostilidad pueden ser una tapadera para distraer su propia inhabilidad de interactuar, al menos parcialmente. Sin embargo, supuse que era bastante genuino. Había tenido una infancia horrible, había vivido en las calles y había luchado con uñas y dientes para sobrevivir y evitar el arresto.
¿Pero al final del día? ¿Tan incómoda como me sentí en las interacciones del día a día? Ella estaba cien veces peor.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.22 00:45 master_x_2k Colmena IX

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Colmena IX

“Sí, yo”, le respondí a Lung, esperando sonar más segura de lo que me sentía.
“¿Tienen historia?” Murmuró Sundancer.
“Hice que se le pudriera y cayera la entrepierna.”
Ella se volvió para mirarme.
“Accidentalmente.”
“¿Cómo...?” Ella comenzó, luego se detuvo cuando el gruñido de Lung se elevó en volumen suficiente como para hacer girar su cabeza.
Angelica y Judas avanzaron constantemente hasta que estuvieron a cada lado de mí.
“Retrocede, Undersider”, dijo Kaiser desde el otro extremo de la sala, “Mis chicas y yo tenemos esto controlado.”
“¿Lo tienes?” Lo desafié, sin romper el contacto visual con Lung, “porque parece que Lung está en muy buena forma allí. Ya sabes cómo funciona esto, ¿verdad? Él solo se vuelve más fuerte cuanto más luchas contra él. Si todavía no has terminado con él, probablemente no lo harás.”
Lung se rió, bajo y grave. Estiró el cuello para mirar a Kaiser, y me estremecí. Solo su cuello era casi tan largo como mi torso y más grueso en la base, reduciéndose a una cabeza de tamaño más o menos normal. Lo que era más espeluznante era que había doblado su cuello en forma de 'U' para mirar detrás de sí mismo. Era un movimiento que una gimnasta habría tenido dificultades para realizar con su espalda. No pasaría mucho tiempo antes de que simplemente no fuera reconocible como algo que una vez había sido humano.
Los seis matones que estaban reunidos a su alrededor parecían estar tan asustados de él como lo estaban de nosotros.
“¿Qué propones, entonces?”, Me preguntó Kaiser.
“Sundancer y yo ayudaremos”, le dije. Miré a Sundancer, y ella asintió.
Lung se rió de nuevo. “¿Uuu? ¿Ua iia?”
Antes de que pudiera entender lo que acababa de decirme, se lanzó directo hacia mí, pasando entre dos de sus hombres, avanzando a cuatro patas.
Había enviado insectos voladores y avispas a la habitación para ayudar a Perra a buscar suministros, y los dirigí directamente a Lung tan pronto como me di cuenta de lo que estaba haciendo. Demasiado poco y demasiado tarde.
Entonces Judas lo interceptó. Los dos rodaron y cayeron, y no pude distinguir cuál de ellos estaba rugiendo o gruñendo.Cuando el ímpetu del ataque de Judas había dejado de llevarlos por el suelo, Lung logró ponerse en pie primero y físicamente empujó a Judas a través del piso principal del almacén. Judas se estrelló contra dos mesas largas, enviando nubes de polvo blanco a su alrededor.
Cuando Angelica hizo su movimiento, Lung estaba listo para ella. Él agarró su hocico y pata delantera antes de que ella pudiera hacer cualquier daño y aprovechó su impulso hacia delante para arrojarla también, directamente a Judas. Había un tipo de estilo casi de judo o akido en el lanzamiento, excepto que dudaba que ninguno de ellos fuera lo suficientemente humano como para aplicar movimientos y técnicas normales. Lo que era más probable, pensé, que sus reflejos, flexibilidad y fuerza estuvieran en un nivel donde ese tipo de cosas le vinieran naturalmente.
En cualquier caso, mis guardaespaldas, si se podía llamar así, habían sido arrojados a un lado como si fueran animales de peluche. Lung no cayó a cuatro patas otra vez mientras avanzaba hacia mí. En cambio, flexionó su mano derecha, y mis ojos se vieron atraídos por las cuchillas de treinta centímetros que tenía en la punta de cada dedo.
“¿Sundancer?” Pregunté en voz baja, “¿Me ayudas?”
“Si usara mi poder, probablemente te lastimaría más de lo que lo lastime a él.”
“Esa línea está perdiendo valor muy rápido.”
Lung se lanzó de nuevo, y me arrojé a un lado, demasiado lento, a una distancia demasiado corta.
Con el sonido de espadas saliendo de sus fundas, una barrera de espadas y lanzas se elevó desde el suelo entre Lung y yo. Encontré tracción en el asfalto con mis manos y pies, y logré medio gatear, medio correr lejos de él.
Lung comenzó a moverse alrededor de la barrera de cuchillas, solo para ser bloqueado por otro crecimiento erizado. Rugió, luego saltó hacia las vigas del techo. Sabía lo que estaba haciendo casi de inmediato, y corrí a refugiarme; una vez que se agarrara allí, sería cuestión de utilizar su agarre en las vigas de acero que se alineaban en el techo para saltar directamente hacia mí. No di dos pasos antes de saber que no había cobertura a la que pudiera llegar lo suficientemente rápido.
Excepto que no llegó tan lejos. Un pilar cuadrado de acero, tan alto y largo como un camión de dieciocho ejes, descendía desde el techo, directamente hacia él. Impactó a Lung en su abdomen y lo empujó al suelo, con fuerza. Unos segundos más tarde, el peso del bloque de acero lo arrancó de la sección del techo en la que estaba enraizado. No golpeó a nadie cuando se cayó, pero pude adivinar que hubiera matado a alguien: pude sentir el impacto del golpe contra el suelo en mis huesos.
Miré a Kaiser. Estaba parado donde había estado cuando entró en la habitación, con las manos a la espalda.
“Fenja, Menja”, Kaiser no gritó la orden, pero se escuchó en todo el almacén. Si pudieras llamarlo una orden.
Pero las dos valkirias de seis metros de alto parecían saber lo que él quería. Avanzaron hacia Lung con sus armas desenfundadas, y la gente de Lung comenzó a retroceder lentamente. Sentí una punzada de simpatía por los soldados de Lung, principalmente por los que habían sido forzados a esto. Probablemente habían visto lo que Fenja y Menja eran capaces de hacer antes, pero no podían correr sin arriesgar la ira de su jefe. Atrapados entre la espada y la pared.
Sin embargo, Lung aún no estaba del todo derrotado. Comenzó a ponerse de pie, solo para tener una pirámide de cuchillas que se entrecruzaban a su alrededor. Las cuchillas aparecieron debajo y sobre sus brazos, justo debajo de su axila, detrás de su rodilla, por su ingle, con docenas más levantándose por encima y alrededor de él. Antes de que pudiera encontrar la salida, estaba atrapado. Enterrado y escondido debajo de las capas de acero.
Kaiser inclinó su barbilla, mirando hacia el techo, y vi un brillo. La punta de una hoja comenzó a emerger de una de las vigas de hierro que se encontraban arriba, se reveló a un ritmo glacial. No medía más de quince centímetros de espesor, pero tenía casi seis metros de ancho. No estaba segura de si se trataba de una ilusión óptica de las energías ondulantes del poder de Kaiser o no, pero pensé que tal vez el techo se estaba hundiendo por el peso de la cuchilla. Si él no tenía cuidado, se nos vendría el techo encima.
Entonces Kaiser bajó la cabeza para mirar hacia el área donde estaba atrapado Lung y la enorme espada que había manifestado en el techo se hundió en la pirámide en un abrir y cerrar de ojos. Hubo un baño de chispas cuando la gigantesca cuchilla atravesó la trampa.
Pero hubo más metal caliente que no era el resultado del impacto. Cuando volví a mirar, vi que Lung había evitado la espada. El lado de la pirámide más cercano a mí brillaba con una luz blanca anaranjada, las hojas se curvaban y se combaban con la intensidad del calor. Había suavizado el metal lo suficiente con su piroquinesis que podía usar su monstruosa fuerza y ​​liberarse. Suficiente, al menos, para evitar ser dividido en dos.
Lung rugió mientras se escapaba. Cuando Kaiser levantó más cuchillas a su alrededor, Lung agitó sus garras y destrozó el metal, enviando las piezas deslizándose por el suelo.
“Aiiihurrr”, gruñó Lung.
“Eres un animal, Lung”, le respondió Kaiser, “Incluso sin tu poder convirtiéndote en… esto. ¡Cae!” Como para acentuar su declaración, una lanza de acero sólido salió de la pared y se estrelló contra Lung, llevándolo hasta el final de la habitación opuesta a donde estaban Judas y Angelica. Lung logró agarrar la lanza y moverse para que la punta de la lanza no se presionara contra su pecho cuando perforaba el concreto de la pared.
“Tu gente... animales”, entonó Kaiser.
Ni seis pasos de mí, uno de los matones de Lung dejó escapar un grito crudo y se desplomó en el suelo. Cuchillas con forma de daga habían perforado la parte superior de sus pies a mitad de paso. Cuando usó sus manos para romper su caída, otro juego de cuchillas golpeó a través de sus palmas. Los gritos de los otros matones hicieron eco de los suyos. Él estaba sobre sus manos y rodillas, incapaz de moverse con sus manos y pies efectivamente clavados en el suelo.
“¡Kaiser!” Grité, “¡No!”
“No es asunto tuyo, niña”, me dijo Kaiser, volviéndose en mi dirección.
Di un paso atrás inmediatamente, temiendo que las espadas aparecieran bajo mis pies.
“Esto está mal”, le dije, mientras veía brotar una astilla de acero del suelo y subir con una velocidad controlada hasta la base de la garganta del matón. Se vio obligado a arquear la espalda y levantar la cabeza hasta los límites absolutos para evitar una traqueotomía innecesaria. Eché un vistazo a Lung. Estaba mirando lo que estaba sucediendo, pero no pude leer su expresión alienígena.
“¿Mal?” Kaiser se rió entre dientes, “En lo que a mí respecta, en el momento en que necesitas recurrir a la moral para discutir algo, ya has perdido la discusión. Esto es la guerra.”
Lung se movió hacia Kaiser esta vez. Él virtualmente rodó hacia un lado para evitar un afloramiento de puntas de lanza en ángulo de una manera que podría haberse empalado en ellas, y luego reanudó su carga.
Una de las gemelas gigantas entró, pateando a Lung contra y casi a través de una pared. Lung se recuperó casi de inmediato, recurriendo a su piroquinesis para dirigir una columna de fuego azul y amarillo hacia ella. La otro gemela interceptó el fuego con su escudo.
Unos segundos más tarde, ella estaba tambaleándose hacia atrás y lejos de Lung y arrojó su escudo para evitar que el metal caliente le quemara el brazo.
El equipo de Kaiser no iba a ganar esto por su cuenta. Por mucho que despreciara intervenir y ayudarlo...
“Sundancer, ahora sería un buen momento para usar tu poder”. Hablé. Mientras decía las palabras, llamé a todos los bichos que había en el área y los envié a Lung.
“No es- no. Los voy a quemar.”
“¡Entonces quémalos! Si no usas tu poder, puedo garantizar que Lung los quemará peor.”
“Lo dudo”, respondió Sundancer. Pero levantó sus manos frente a ella, y hubo una brillante llamarada de luz, solo una fracción de segundo, pero lo suficiente como para dejar una mancha azul-negra en el centro de mi visión. Hubo un breve rugido cuando la luz se desvaneció.
Volví mi atención a mis bichos mientras aparecía otro destello de luz, más largo y más fuerte que el primero, otra vez, acompañado por ese débil rugido.
“Oye, Skitter, ¿verdad?” Sundancer habló.
“Sí”, dije.
“Da un paso atrás. Muchos pasos atrás.”
Corrí lejos de allí, me levanté la máscara y llevé dos dedos a la boca para el mejor silbido que pude.
Dos segundos después, Angelica empujó su hocico entre mis piernas. Si hubiera sido una película, o si hubiera sido Perra, tal vez, habría podido deslizarme o saltar hacia atrás y caer sobre su cuello o hombros, seguir desde allí. Tal como estaban las cosas, medio caí, medio rodé sobre su cabeza y apenas logré agarrar una púa en su hombro. Me aferré a eso mientras corría, rezando por no caerme y ser pisoteada.
“¡Angelica, detente, quieta!” Grité, esperando que ella supiera la orden, que ella escucharía. Ella lo hizo, reduciendo el ritmo a un paso, y luego se detuvo justo al lado de la puerta de la bahía de carga en la que habíamos entrado. Judas la alcanzó y la rodeó, hasta que estuvo justo frente a nosotros. Todavía estaba cubierto por el polvo blanco, pero no parecía tener ningún efecto real sobre él. Bajé del costado de Angelica, lista para subirme a ella y empujarla a la acción si Lung hacía otro intento por seguirme. No estaba segura de poder dirigirla, pero con la posibilidad de que Lung me persiga, preferiría moverme totalmente fuera de control a la velocidad de Angelica que a la velocidad que mis propios pies pudieran ofrecer.
Sundancer había logrado poner en marcha su poder. Una bola de luz, más grande que una pelota de baloncesto, más pequeña que una pelota de playa, se sentó entre sus manos.
¿Luz? ¿Eso fue todo?
Entonces vi el piso.
El almacén había sido claramente construido sobre una extensión plana de asfalto, tal vez un viejo estacionamiento, y la superficie se había resquebrajado y había sido remendada a lo largo de los años. Aún llevaba las manchas de aceite de los viejos tiempos.
Directamente debajo de Sundancer, el piso era normal. Pero a unos dos metros de ella, el suelo parecía húmedo, vidrioso.
El asfalto se estaba derritiendo.
Ella dejó caer sus manos, y la bola de luz se levantó. Como si tuviera una mente propia, se lanzó hacia Lung, moviéndose a izquierda y derecha y hacia arriba y hacia abajo a medida que avanzaba. Vi cómo subía más cuando se movía sobre la gente de Lung, que todavía estaba clavada en el suelo. En un momento dado, se movió solo a unos tres metros sobre una de las mesas, y la superficie plástica de la mesa pareció arrugarse rápidamente, volviéndose negra y humeante con lenguas de fuego.
Desparramé mi enjambre, muy consciente de que no estaban haciendo nada con Lung, sabiendo que morirían cuando Sundancer acercara su orbe a Lung.
Ella no hizo que lo tocara, pero viendo lo que había hecho en la mesa, pensé que tal vez eso era algo bueno. Lung levantó una mano hacia la luz y pude ver el calor brillar en el aire. Ella lo empujó un poco más cerca de él, y sus piernas se doblaron.
Kaiser aparentemente no estaba dispuesto a permitir que Sundancer se robara el show, porque sacó una columna de metal de la pared detrás de Lung, empujando a Lung hacia el orbe. Sundancer movió la pelota hacia atrás, pero el segundo más o menos de estar tan cerca de la pelota fue suficiente para dejar a Lung sin ánimos de pelea. Cayó a cuatro patas, intentó moverse y se encontró el asfalto como un alquitrán fundido debajo de él.
¿No se suponía que era a prueba de fuego? ¿O era esa inmunidad solo a las llamas que él hacía con su propio poder? O, pensé, ¿era esa bola de luz - el sol en miniatura de Sundarnder - tan caliente?
Estaba esperando en la salida, mirando y esperando para ver el resultado. Mis bichos estaban preparados y listos, deteniéndose lo más cerca que podían sin ser eliminados por el aire sobrecalentado.
Incluso con su constitución sobrehumana, incluso con su piroquinesis que quizás alivianara el efecto, Lung claramente estaba sufriendo. Solo es cuestión de tiempo, me di cuenta, antes de que se derrumbara. Probablemente, supuse, mucho más tiempo de lo que uno pensaría, con su regeneración.
Entonces la luz del orbe de Sundancer se apagó.
Me tomó unos largos momentos parpadear las anchas fuera de mis ojos antes de poder ver la escena en su totalidad.
Lung estaba fláccido, con los brazos colgando a los costados. Todavía estaba inclinado, y podría haber caído de bruces en el alquitrán, si no fuera por la lanza de hierro que le estaba atravesando el corazón.
“¿¡Qué hiciste!?” Sundancer gritó.
“Obviamente”, dijo Kaiser, “lo terminé.”
“¡Ya se había terminado!”
Tenía la impresión de que muy pocas personas realmente discutían con Kaiser. Fenja y Menja se unieron a él, una a cada lado de él, y ninguna de ellas estaba envainando sus armas o reduciéndose a un tamaño normal. Lo tomé como una señal muy mala.
Estaba tan preocupada mirando a Kaiser que casi me pierdo lo que sucedió después.
Comenzó como un destello carmesí en el rabillo del ojo. Miré, y vi las alas de Lung completamente desplegadas. Como las alas de un murciélago, solo tenían escamas plateadas donde el murciélago tendría pelaje, y la carne que se extendía entre los ‘dedos’ de las alas era del rojo oscuro y profundo de la sangre.
Lung agarró la lanza que empaló su pecho y la partió con sus garras. Se puso de pie, y toda su sección media pareció ordenarse para que midiera un metro más de alto. Tomando el fragmento que todavía estaba incrustado en su pecho, lentamente lo deslizó fuera. Una vez que se liberó, lo arrojo a un lado. Chocó contra el piso del almacén.
Estábamos tan silenciosos que se podía oír el sonido del acero mientras se posaba en el suelo.
“¡Sundancer! ¡Corre!” Grité, rompiendo el silencio. Envié mis bichos a formar un enjambre sobre Lung. Cualquier cosa para bloquear su visión, distraerlo aunque sea por un segundo.
Los eventos que siguieron parecieron suceder en cámara lenta. Lung repitió lo que había estado tratando de hacer cuando la pelea se comenzó, solo que nada parecía capaz de interponerse en su camino ahora. Era más rápido, más fuerte, más maniobrable.
Se lanzó hacia Kaiser, usando sus alas para llevarlo sin esfuerzo sobre un crecimiento de hojas de acero. Alcanzando a Kaiser, él golpeó lo golpeó contra la pared. Kaiser se quedó flojo, pero Lung repitió el proceso, golpeándolo contra el ladrillo de la pared del almacén media docena de veces en segundos. Cuando terminó, arrojó a Kaiser lejos como un juguete.
Fenja tuvo que soltar su lanza para atrapar a Kaiser en sus brazos, lo que parecía ser exactamente lo que Lung quería. Lung hizo el mismo truco de ‘explotar’ que había hecho para borrar mis bichos en mi primer encuentro con él, solo que la explosión fue diez veces más grande. Las dos gigantas se tambalearon hacia atrás, lo que le dio a Lung la oportunidad de lanzarse por el suelo y llevar su mano plana y con garras dentro del vientre de Menja como un cuchillo.
Cuando él retiró su garra, ella colapsó.
“¡Nessa!” Gritó Fenja.
Lung la ignoró y comenzó a caminar hacia Sundancer y yo. Fenja corrió al lado de su hermana, todavía cargando a Kaiser.
Sundancer comenzó a formar su sol en miniatura una vez más, con cada vez más frecuentes destellos de luz y fuego acumulándose entre sus manos.
“No.” Lung resonó. Levantó su garra ensangrentada, y la llama en las manos de Sundancer se disipó, deslizándose fuera de su alcance como anguilas engrasadas.
Intentó una vez más, y de nuevo, la frustró con una facilidad casi casual.
Antes de que pudiera hacer un tercer intento, Lung la atacó con un torrente de llamas rugientes. Durante dos, tres, cuatro segundos, el fuego la cubrió, la consumió.
Cuando se detuvo, había lenguas de llamas bailando sobre el asfalto a su alrededor, incluso su traje tenía restos de fuego persistente, pero tanto ella como su traje estaban intactos.
Ella, al menos, era a prueba de fuego. O ella tenía que serlo, para evitar ser quemada por su propio poder.
Ella no era, sin embargo, invencible. Cuando las llamas de su ataque se disiparon, Lung se hizo visible de nuevo, revelando que estaba justo frente a ella. Apenas parecía notar que ella estuviera allí cuando la tiro a un costado con un revés de su mano.
Luego volvió su atención hacia mí.
Solo yo quedaba, realmente. Tragué saliva, saqué mi muy desalentador cuchillo y me puse de pie, mirando a Lung. Por favor no me quemes, por favor, por favor. Mira este cuchillo y lo velo como un insulto. Una excusa para derrotarme físicamente.
Angelica comenzó a gruñirle a Lung. Ella dio un paso hacia él.
“¡No!” Le ordené, “¡Atrás!”
Los gruñidos cesaron, y ella me miró.
“Atrás”, repetí. Cuando di un paso hacia Lung, ella no me siguió. Un Judas cubierto de polvo estaba a cinco metros de distancia, tenso, pero sin acercarse tampoco. Bueno. No sirve de nada que nadie más se lastime. No había nada más que ella pudiera hacer.
Demonios, estaba casi segura de que no había nada más que yo pudiera hacer.
Mis bichos se juntaron en Lung, pero por lo que pude ver, ya no había piel. No hay carne para morder, nada para picar.
Lung retumbó con una risa áspera y gutural, y dejó que una breve llama lo cubriera, borrando al enjambre de la existencia.
Disperse los bichos en su vecindad que aún no habían tenido la oportunidad de tocarlo y quemarse por nada. No tiene punto. Casi era para peor.
Entonces Perra, montando a Brutus, saltó desde el agujero en el techo y se estrelló contra Lung.
“¡Perra!” Grité, demasiado tarde, “¡No!”
Una vez que superó el impacto inicial, Lung usó una mano para agarrar a Perra desde donde estaba sentada en la espalda de Brutus, y agarró a Brutus por el cuello con la otra. Levantando su brazo, y Brutus, a su lado izquierdo, luego a su derecha, lanzando al perro cabeza arriba por los aires.
Judas y Angelica comenzaron a avanzar, pero se detuvieron cuando Lung provocó un grito de dolor de Perra.
“Nnno,” retumbó Lung.
“¡Detente!” Grité, dando un paso hacia adelante otra vez, “Yo soy a quien quieres, ¿no?”
Siempre sonaba tan bien cuando lo escuchabas en las películas. Cuando me di cuenta de lo que acababa de decir, solo sonó estúpido.
Avanzó hacia mí, cargando a Perra como un niño descuidado de siete años cargaría a un gato. Retrocedí, pero su paso fue lo suficientemente largo como para cerrar la brecha sin esfuerzo. Me agarró y me levantó en el aire, levantándome por encima de su cabeza para que él pudiera mirarme.
“Ug hurrrrr.”
No podía hablar, así que no podía ni recurrir al viejo y cansado cliché de hacerlo monologar.
Mierda.
Tenía mi cuello rodeado con el pulgar y el índice, dos garras en mi caja torácica y su dedo 'meñique' en mi sección media, justo debajo de mi cintura. Él apretó una fracción más fuerte, y yo gemí. La tela de mi disfraz impedía que los bordes de sus garras me cortaran, pero no estaba reforzada para evitar que me aplastara.
Dirigí un bicho en su ojo. Permaneció allí, las alas ondeando intermitentemente. Era lo suficientemente molesto como para dejar a Perra y lidiar con eso. Aunque no le dio la oportunidad de escapar. Antes de lidiar con el bicho, la empujó contra el suelo y la pisó, sujetándola con su pie con garras. Hecho eso, usó las puntas de su garra para sacar el bicho la cuenca de su ojo.
Él se rió de nuevo, bajo, áspero, mientras examinaba la cucaracha empalada en su garra. "¿Uua-ashhah?” ¿Cucaracha?
Bajó su brazo así que estaba al nivel de sus ojos. Luego volvió a apretar, más débil que la primera vez. Me sacudió, no tan duro como podría haberlo hecho.
Luego su brazo se combó nuevamente, hasta que mis dedos rozaron el suelo. Después de sacudirme, su agarre se había aflojado, y realmente no lo había apretado de nuevo, así que logré poner mi rodilla contra la base de su palma y empujarme hacia atrás, liberándome. Mis pies tocaron asfalto, y retrocedí unos pocos pasos.
“Hurrrrrrrr”, retumbó.
“No me subestimes carajo”, gruñí en respuesta.
No sé si me escuchó. Ni siquiera había terminado la frase antes de tener que saltar hacia atrás dos pasos para evitar ser aplastada debajo de él mientras se desplomaba de cara al asfalto.
“Perra, ¿estás bien?”, Le pregunté.
Ella se estaba levantando del suelo. Ella asintió.
“¿Qué pasó?”, Preguntó ella.
Envainé mi cuchillo y alcancé mi teléfono celular con una mano. Extendí mi otra mano con la palma hacia arriba. Una cucaracha se asentó en ella.
“No estaba segura si funcionaría, o si sería suficiente. Tomé un trozo de oruga, hice que una cucaracha la remojara en el charco de sangre que Newter dejó en el piso de arriba, y aplasté la cosa en el ojo de Lung. Grande y duro como es, ¿una droga fuerte en las membranas mucosas del ojo? ¿Tan cerca del cerebro? Aparentemente es suficiente.”
Perra se cruzó de brazos, mirando a Lung. Entonces ella me miró.
“¿Ahora qué?”
Era una pregunta sorprendentemente apta, proveniente de ella. ¿Lo dejábamos aquí? Él estaría mejor en cuestión de minutos. Hubo opciones. Simplemente no me gustó ninguna de ellas
Marqué el teléfono de Tattletale, pero fue Regent quien respondió.
“Oye”, dijo.
“A, limón”, dije.
“C, hierba”, respondió, “No lo creerías. Encontramos uno de los talleres de Bakuda. Lo que tiene aquí es una locura.”
“No hay tiempo para charlar. Necesito hablar con Tattletale, rápido.”
“Ella está revisando el lugar para detectar trampas explosivas. Las distracciones probablemente no sean una buena idea.”
“Es algo importante”, le dije, mirando a Lung.
“Claro.”
Dos segundos después, la voz de Tattletale estaba en el otro extremo, “Hey”
“Pregunta rápida. Debo estar segura, y por eso te llamo. Lung sana, ¿verdad?”
“Sí. Espera... ¿Lung está allí?”
“Inconsciente a mis pies. Pero no sé cuánto tiempo, así que responde rápido. ¿Él sana? Ya está curando lo que le hice a él la última vez, ¿verdad?”
“Claro. Sanará casi cualquier cosa, con tiempo, siempre que no esté muerto. Si pierde un brazo, le volvería a crecer en unos meses.”
“Gracias. Eso es lo que necesitaba saber”, dije. “Buena suerte con las trampas explosivas.” Colgué.
Luego miré a Lung. Saqué mi cuchillo.
“¿Por qué el cuchillo?” Preguntó Perra. Creo que alguien más podría haber sonado preocupado. Ella sonaba curiosa.
“Estoy terminando esto.”
Agarré una de las púas más grandes que enmarcaban la cara de Lung y la eché hacia un lado para que su cuello parecido a un acordeón estuviera estirado, con la cara hacia arriba.
No hay tiempo para ser delicado al respecto. No tenía idea de cuán fuertes eran las toxinas en la sangre de Newter, o cuán rápido la procesaría la biología de Lung.
Metí el cuchillo en la cuenca de los ojos de Lung. Su cabeza y, en consecuencia, sus ojos no eran tan grandes como pensarías, en proporción al resto de su cuerpo, pero el tejido alrededor era duro. Tuve que hacer palanca con el cuchillo hacia adelante y hacia atrás antes de que pudiera levantar su globo ocular. Estaba caliente al tacto cuando lo sostuve en la palma de mi mano, no más grande que una pelota de ping-pong.
El segundo ojo fue más rápido, aunque no menos turbio.
Cuando terminé, me puse de pie, enfundé mi cuchillo y retrocedí lejos del cuerpo de Lung. ¿No debería sentirme peor por esto? ¿No debería sentirme enferma, asqueada o perturbada la moralidad de esto? Ni siquiera sentía frío, como describió Grue. Simplemente se sintió como algo que tenía que hacer.
Eché un vistazo a los dos ojos en mi mano, luego los saqué de mi mente. Inspeccioné la habitación. ¿Prioridades?
Le pregunté a Perra primero, “¿Los perros están bien?” Si los coloco en segundo lugar a alguien más que ella, o si olvidara preguntar, tengo la sensación de que a Perra le importaría.
“Sanarán cuando vuelvan a la normalidad.”
“¿Sundancer?”, Le pregunté.
Sundancer estaba acostada de lado, con un brazo presionado contra el hombro que Oni Lee había apuñalado. “Estoy bien.”
Esos eran todos los que me importaban un carajo, dejando solo a Fenja, Menja y Kaiser. Miré al otro lado de la habitación y grité: “¿Fenja?”
La giganta asintió.
“Lleva a tu hermana a un hospital, o al doctor que usen ustedes. Encárgate de tu jefe.”
Ella se paró sin darme una respuesta. Su hermana se había encogido lo suficiente como para acunarla en sus brazos. Kaiser, por su parte, estaba colgado del hombro, fláccido.
“Oh, ¿Fenja?”
Ella hizo una pausa.
“Dejaré que sea decisión tuya, pero si crees que Kaiser tiene un sentido del honor, tal vez señálale que sería de malas maneras presionar el asunto de las peleas de perros, siendo que lidiamos con Lung por él y le salvé la vida.”
Ella asintió, luego se agachó a través de la abertura en la pared.
Di un paso hacia Sundancer y le ofrecí una mano para ayudarla a levantarse. Ella se estremeció lejos.
Oh. Mis manos estaban ensangrentadas. Dejé caer la mano ofrecida a mi lado.
“Vamos”, sugerí.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.12 20:34 master_x_2k Interludio IV

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

Interludio IV

Un silbido. Las orejas de Brutus se animan. Ya salta de la cama cuando llega el segundo silbido, justo después del primero. Dos silbidos como ese significa venir. ¡El Ama solo pide que los perros lleguen a las escaleras delanteras si es hora de paseito!
¡Los paseitos son la cosa favorita de Brutus!
Otros perros chocan con Brutus con prisa por llegar a el Ama. Gire a la esquina demasiado rápido, las garras se rascan en el piso para agarrar. Caer un poco. Judas duda, huele, pero Angelica está ahora delante de Brutus. Chica mala. Brutus gruñe un poco a Angelica, retrocede, se deja caer. Brutus es el mejor perro. Angelica debería saber eso. Brutus llega primero a Ama, como debería ser.
Brutus es el mejor perro, pero el Ama es alfa. Líder de esta manada. No es el líder de su manada de personas, pero está bien. Ella se inclina y araña todo el cuello y los hombros de Brutus, profundo, áspero. Los rasguños perfectos porque cavan a través del grueso pelaje de Brutus. La cola se mueve tan fuerte que las patas traseras se resbalan en el suelo. Súbete y levanta el vientre para que el Ama pueda rascarlo. Ella lo hace y es éxtasis.
Ama está herida y adolorida. Brutus lo sabe. Cuando se inclina, se mueve más lentamente, hace pequeños sonidos mientras hace movimientos más grandes como inclinarse y ponerse de pie. Huele a sangre seca, a estrés y a sudor de una forma que generalmente no lo hace.
“Angelica, Judas, quédate”, dice el Ama, “No me llevo a ustedes dos.” Brutus no entiende, pero el Ama suena como disculpándose. Como cuando ella estaba subiendo las escaleras y accidentalmente le dio una patada a Brutus en el mentón porque él la estaba siguiendo muy de cerca detrás de ella. Ella los raspa a cada uno por turno. Rasguños no entusiastas. Están contentos de ser rascados, pero no vienen en paseito. La cola de Brutus deja de moverse. ¿Brutus no va al paseito?
Ama toma la correa. “Brutus, buen chico. ¿Paseito?” Cola está moviéndose como loco otra vez. El Ama le dice a Brutus que se siente, Brutus se sienta. Es bueno chico. El Ama pone bolsas de plástico en el bolsillo trasero, se pone la mochila. Mochila inusual el Ama no suele traer mochila para paseitos. ¿Recado?
“Vamos a hacer un recado, ¿está bien, chico?”, Habla el Ama. La cola de Brutus se mueve. ¡Brutus tenía razón! Recados siempre interesantes. Brutus ansiosamente da unos pasos hacia adelante antes de recordar ser un buen chico. A el Ama no le gusta cuando Brutus tira de la correa. Se pone los zapatos, saca las llaves que hacen tintinear, se pone las cosas que a veces come que Brutus no puede porque Brutus es un perro. Las cosas del envoltorio arrugado van en el bolsillo izquierdo. Ella toma golosinas para los perros para poner en el bolsillo derecho, se detiene. Le da golosinas a Judas y Angelica. ¿Golosina para Brutus?
“Golosina más tarde”, dice el Ama. 'Más tarde' son palabras familiares, pero no está claro. Brutus siente una desilusión aplastante cuando las golosinas entran en el bolsillo derecho del Ama. Salta un poco para recordarle a el Ama que olvidó dar una golosina. Ama hace un ruido de chisteo enojado y Brutus lo siente ahora. Cola abajo, orejas hacia abajo.
“Perra, espera,” habla el hombre sin olor. El hombre sin olor pone nervioso a Brutus porque es grande pero no huele. Pero él es el alfa del Ama así que el Ama se detiene y escucha.
“¿Vas a salir?”, Pregunta el hombre sin olor.
“Trabajo”, dice el Ama.
El hombre sin olor espera algo, luego habla de nuevo, “¿Estás bien?”
“De puta madre.” Brutus sabe que el Ama solo dice palabra así cuando está enojada.
“Me cuesta creerlo, para ser sincero. Estabas en una situación bastante difícil cuando te encontré con los secuaces de Über y Leet, y esos tipos del ABB.”
“Estoy bien ahora”, le dice el Ama. Ella parece enojada. Brutus da un paso adelante, listo para gruñir y agregar su propia voz a la de ella, pero Ama tira de la correa un poco y Brutus se queda callado.
“Cuando te encontré, uno de ellos te tenía atada al techo por las muñecas y te estaba utilizando como saco de boxeo.”
El Ama rompe el contacto visual. Brutus sabe que esto es una señal de que el Ama ve al hombre sin aroma como su alfa. Cuando ella habla, todavía parece enojada, “La cagué. Estaba aburrida, inquieta, imaginé que caminaría con Angelica y vería si podía encontrarme con ustedes donde estaba el dinero. Alguien me reconoció y me siguió. Fui estúpida, recibí mi merecido por ello. Estoy bien ahora, tenemos el dinero, todo está bien.”
El hombre sin olor suspira. Suena un poco enojado cuando dice: “No es... no, olvidalo. No sirve entrar en eso. Pero, ¿y si alguien te reconoce mientras lo paseas?”
“Lucharé más rápido, más duro. ¿O me vas a decir que ya no puedo pasear a mis perros?” De repente, el Ama está tensa. Brutus puede verlo en sus piernas, oírlo en su voz, sentirlo en su agarre de la correa.
“No haría eso”, responde el hombre sin olor, su voz tranquila, ligeramente tensa “Y no escucharías, incluso si lo hiciera. Sólo sé cuidadosa.”
“¿Puedo irme?”
“Ve. Disfruten su paseo ambos.”
Y la tensión deja a el Ama. Un pequeño silbido y Brutus sabe que seguir. Bajar las escaleras y salir por la puerta hacia el mundo exterior. ¡Tantos olores! ¡Tantos sonidos! ¡Tan emocionante!
Pero no puedo emocionarme demasiado. Brutus es un buen chico. No tira de la correa como Angelica todavía lo hace. Ama siempre le hace chisteos enojados a Angelica en paseitos.
El Ama camina más despacio. Favoreciendo una pierna. Brutus está ansioso por los paseitos, pero no tira de la correa, incluso si el ama camina más despacio.
¡Tantos olores! Estar en territorio propio es bueno, pero estar en paseitos huele a todo el mundo. Siempre cosas nuevas, siempre cosas nuevas para oler sobre cosas viejas. Huele este pis y conoce casi todo sobre el perro que orinó. Perra. Tal vez en celo pronto. Vive con niños pis huele a estrés y come demasiada hierba y duerme demasiado y es un perro gordo.
Oler esa caca para saber sobre el perro que ha cagado. Perro hambriento. El dueño de un perro hambriento probablemente también tenga hambre. Muchos de eso aquí. No así en la antigua casa de Brutus. No hay personas ni perros que tengan hambre. Pero Brutus recuerda haber sido infeliz. Ama siempre estaba ignorando a Brutus. Deja a Brutus solo en el sótano todo el día hasta que Brutus para al hombre malo que entró en la ventana del sótano. Está bien ahora. Brutus está feliz ahora con un nueva Ama.
Huele ese pis. Pis humano. No tan interesante. Ama silba para recordarle a Brutus que no se mueva. No más olfatear por ahora.
“Brutus, siéntate, quédate”, órdena Ama. Brutus se sienta y se queda mientras el Ama se para junto a él. Es bueno chico. Es rascado por el Ama. Pequeña hembra humana está caminando hacia Brutus. Más pequeña que Brutus. Da palmadas a Brutus, pica con el dedo. Un golpe en el ojo. Las orejas de Brutus abajo, cabeza abajo, cola entre las piernas. No son buenos rascados. Pequeña humana ríe. Pica de nuevo a un costado de Brutus.
Brutus mira a el Ama. Suplica. Ama no dice nada, por lo que Brutus se queda mientras es picado. Pequeña humana agarrando el pelaje de Brutus en el costado y tirando demasiado fuerte. Como Angelica, cuando Angelica era nueva en la manada de el ama, mordía y tiraba y hacía sangrar a Brutus. Mala memoria. Gruñido comienza en la garganta de Brutus.
“No, Brutus, basta”, ordena el Ama. Brutus baja la cabeza. No más gruñidos. Aún siendo empujado. Aún siendo tironeado.
Una gran mujer humana que huele como el pequeño humano llega. Está caminando rápido. La mujer grande se detiene y se ríe de Brutus y de su pequeño humano.
“¿No son lindos?” Otra risa.
El Ama no se ríe
“Bueno, los niños serán niños.”
El Ama habla, su voz nivelada, pero su lenguaje corporal está enojado, “Cuida a tu puta niña.” Brutus sabe que cuida es orden para que Brutus este atento, se quede y ladre si alguien viene ... pero el ama está hablando con una mujer grande y no ordena a Brutus . Otra palabra que Brutus sabe es puta, lo que significa que el ama está enojada, pero Brutus no es a quien ella le está diciendo que está siendo puta, así que está bien.
Brutus piensa que tal vez está bien gruñir ahora porque Ama dijo puta, así que gruñe. Huele a la pequeña humana y a la hembra grande. Ama no dice que no, así que estaba bien que Brutus gruñera.
Gran hembra se ríe pero la risa suena diferente a la anterior, chillona. Agita su mano. Se inclina para recoger al pequeño humano.
“Brutus, guardia”, ordena el Ama. Brutus mira rápidamente a el ama y el ama señala a el pequeño humano, por lo que Brutus se mueve entre la pequeña humana y la hembra grande, y gruñe a la hembra grande. La hembra grande se aleja. Brutus huele mucho miedo ahora. Huele a sudor y estrés y escucha pequeños ruidos de preocupación y miedo tanto de la hembra grande como del pequeño humano.
La hembra grande se hace a un lado y Brutus se mueve para mantenerse entre ella y el pequeño humano. Se vuelve a agachar y Brutus gruñe, muerde el aire cerca de sus dedos. Es bueno chico.
La gran hembra le dice al Ama: “Por favor. Ella solo estaba haciendo lo que hacen los niños. Ella piensa que todos los perros son tiernos.” Su voz es sumisa, sonando como más preocupación y miedo.
“Brutus, boca.” Brutus mira hacia donde está señalando Ama y Ama apunta a pequeño humano. Brutus obedece agarrando el brazo del pequeño humano y sosteniéndolo en su boca. Es buen chico. Pequeño humano aúlla e intenta alejarse, pero Brutus cierra la boca un poco cada vez y pequeño humano pronto comprende que ese brazo se queda en la boca de Brutus.
Entonces el Ama le dice a la mujer grande: “Es un perro abusado, ¿sabes? Antes de poseerlo, fue maltratado. Hasta que lastimó a alguien tan gravemente que se necesitó una amputación. Lo rescaté antes de que lo pusieran a dormir. Y tu solo dejas que tu hija camine hacia él y empiece a arañarlo. ¿Entiendes lo que pudo haber pasado? ¿Que podría haber matado o mutilado a tu puta niña retrasada?
Brutus solo sabe su propio nombre y palabra matar. Otras palabras no significan nada para Brutus. Matar es ordenar atacar y no detenerse hasta que esa cosa ya no se mueva. El Ama solo le da a Brutus, Judas y Angelica la orden de matar con ardillas y mapaches y una vez un caballo. La hembra grande está de rodillas ahora y el olor al miedo es todo lo que Brutus puede oler en este momento. Es bueno ser más bajo que el Ama y mostrar sumisión. La mujer grande está diciendo cosas pero Brutus no puede entender porque ella está hablando y no se detiene.
“Brutus, suelta. Ven”, dice el ama y Brutus suelta y camina al lado de el ama. Pequeño humano todavía aullando.
Entonces el Ama le dice a la mujer grande lo mismo que antes: “Mire a tu puta hija.” Los paseitos comienzan de nuevo. Ser rascado. Ama dice que Brutus es un buen chico y Brutus es feliz. Moviendo la cola.
Son largos paseitos antes de que Brutus y el Ama se detengan en un lugar que huele a sangre y miedo de perros y rabia y orín y caca de perro. El Ama llama a la puerta. El hombre que abre la puerta huele a sangre.
El Ama y el hombre hablan por un tiempo, y Brutus espera porque Brutus es un buen chico. No prestar atención a lo que dicen por los olores. Malos olores. Sonidos de perros que ladran y ladran desde el interior de la puerta. Entonces el Ama dice "Quédate" y el hombre comienza a tocar a Brutus. Toca como toques veterinarios, no como el rascado de Ama. Sintiendo cada parte de Brutus, con los dedos metidos en la piel para masajear, revisa. Manos en las partes privadas de Brutus. Dice cosas que suenan negativas, sacude la cabeza. Ama habla un poco más. El hombre se levanta y estrecha su mano.
El ama lleva a Brutus al lugar que huele a sangre, a miedo de perros y a ira de perros. Ruidoso. Mucha gente sentada en la oscuridad. Huele a excitación y sudor. La mayoría de las luces están en el medio de la habitación donde el olor a sangre es más fuerte.
El hombre de la puerta le dice al Ama: “Ponlo a la puerta.” El ama pone a Brutus en algo parecido a una perrera que huele a rabia y miedo.
El hombre habla en voz alta y toda la gente en la sala aúlla y hace más ruido. El hombre dice el nombre de Brutus. Él dice matar, que es una palabra que Brutus conoce. Pero el olor a sangre es tan fuerte aquí que Brutus no puede prestar atención a mucho más. Tanta sangre de tantos perros Tantos olores.
Luego, la jaula está abierta y Brutus no tiene a dónde ir excepto el centro de la habitación. No puedo ir a el ama porque las cajas están en el camino y hay otro perro aquí más grande que Brutus que huele a ira y su propia sangre y otra sangre y muerte de perros.
Entonces Brutus lo siente. Ama está fortaleciendo a Brutus y duele, pero está muy mal. Dolor bueno como cuando Brutus está rígido y se estira, las articulaciones crujen y explotan y Brutus se siente mejor por eso. Solo que esta estirada no se detiene y Brutus sigue apareciendo y crujiendo y Brutus se siente mejor y Brutus se hace más grande. El Ama por lo general tarda más tiempo en hacer que Brutus sea tan fuerte, pero Brutus está solo en la habitación con el perro que huele a sangre y muerte y el Ama debe saber que Brutus necesita ser más fuerte.
Pronto Brutus es más grande que el Ama y tan grande como un coche y Brutus es fuerte. El perro malo que huele a sangre y muerte está encogido.
Entonces el Ama silba dos veces, lo cual es orden de venir y Brutus está confundido porque no hay forma de venir. Maestro silba de nuevo y llama al nombre de Brutus y Brutus se lanza por cajas que están en el camino. Las cajas se rompen y Brutus puede llegar al Ama como un buen chico.
“¡Brutus, guardia!”, Dice el ama, y Brutus va hacia donde señala el Ama, y esa es la puerta hacia donde van todas las personas que huelen a miedo. Para llegar a la puerta y protegerla, Brutus usa las patas para apartar a la gente y agarra el brazo de una persona y la arroja a un lado como a Brutus le gusta arrojar sus juguetes favoritos y la persona hace un aullido chillón.
Entonces Brutus está protegiendo la puerta y la gente está corriendo en otra dirección. Recuerda a Brutus a ardillas y cómo corren las ardillas. Pero las personas no son tan rápidas o inteligentes como las ardillas y no juegan de manera injusta corriendo por los árboles.
“¡Brutus! ¡Ataque!” Ama grita y Brutus obedece como un buen chico. Brutus usa patas, dientes y tamaño para saltar a la multitud de personas que corren como ardillas y hacer que dejen de correr. Brutus sabe que es malo sacudir a las personas como Brutus sacude juguetes o sacude ardillas. Sin sacudir. No masticar. Muerdo el brazo y la pierna solamente. Sin morder cabezas. Usar las patas está bien, pero las garras no, lo que es difícil así que Brutus principalmente muerde y golpea a la gente con la cabeza y el cuerpo para golpearlos y hacer que se detengan. A veces usa cola que es nueva y divertida. Brutus no tiene cola cuando es pequeño.
Mucha gente. Cada vez que Brutus piensa que todas las personas han dejado de moverse, alguien corre nuevamente. Toma mucho tiempo. La lengua de Brutus se deja salir, jadeando. La cola se tambalea y las cajas se rompen y el ama hace un ruido de chisteo como si Brutus hizo algo malo. No más menear la cola.
Las personas que yacen en el piso gimiendo. Huele a sangre y miedo. Ya nadie corre como una ardilla.
Ama grita: “¡No más!” Y es palabra para las personas y no para Brutus. Ambas son palabras que Brutus conoce. No significa malo y es para cosas que Brutus no debería hacer. Más es lo que dice el Ama al dar golosinas o arrojar bolas o llenar cuencos con comida. Brutus no entiende porque una palabra es mala y la otra es buena. Pero el Ama es alfa y el Ana lo sabe, así que está bien.
Ama toma las llaves del gimiente y levanta la jaula con un perro enojado dentro que huele a sangre. El Ama saca la jaula afuera y la coloca en auto y le dice a Brutus que proteja los autos. Algunas personas dejan el lugar, pero Brutus no permite que nadie se acerque a los autos. Es buen chico. El Ama entra y obtiene más jaulas con perros enojados y los coloca a todos en el auto. Entonces el Ama lo hace de nuevo. El maestro toma la mochila y usa cuerdas de la mochila para unir las jaulas y atar las jaulas al auto.
Entonces el Ama entra por mucho tiempo y no sale. La gente se ha ido, por lo que Brutus ya no necesita vigilar. Brutus va al Ama adentro.
El Ama está arrodillada junto a las jaulas y los perros en su interior huelen a sangre y caca. Pero los perros no están enojados, no se están moviendo. Brutus acaricia al Ama con la nariz y se acuesta al lado de el ama y el ama abraza el cuello de Brutus. El Ama abraza a Brutus por mucho tiempo. Brutus sabe que es mucho tiempo porque Brutus deja de ser grande y se vuelve más pequeño que el Ama.
Los autos que hacen sonidos aulladores comienzan a llegar desde muy lejos y Brutus hace pequeños ladridos como el Ama le enseñó. El Ama se levanta y toma a Brutus en el auto, se mete en otra puerta y el auto comienza a moverse.
El Ama abre y come algo arrugado del bolsillo. El Ama le da a Brutus una golosina y luego baja la ventana para que Brutus pueda asomar la cabeza al viento y la cola de Brutus se tambalea porque Brutus sabe que es un buen chico.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.08 20:46 master_x_2k Interludio III Los Custodios

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

____________________Interludio III Los Custodios____________________

El edificio que alberga la división local del Equipo de Respuesta a Parahumanos realmente no sobresalía. El exterior era todo ventanas, lo suficientemente reflexivo como para reflejar el gris oscuro moteado del cielo en lo alto. Solo un logotipo de escudo con las letras "E.R.P." lo marcó aparte de los otros edificios del centro de Brockton Bay.
Aquellos que ingresan al lobby se encuentran con una situación extraña. Por un lado, se podía ver a los diversos empleados vestidos de traje, entrando y saliendo apresuradamente del edificio, hablando en grupos. Un equipo de cuatro oficiales del EPR estaba en espera, cada uno estacionado en un área diferente del vestíbulo, equipado con el mejor equipamiento que el dinero podía comprar. Todos tenían chalecos de malla y chalecos de kevlar, cascos que cubrían sus rostros y armas de fuego. Sin embargo, el equipo era diferente, ya que dos de ellos tenían lanzagranadas colgando de correas al hombro con bandoleras de varias municiones especiales en el pecho, incluida una granada de extinción de incendios, una munición EMP y varias granadas de aturdimiento. Los otros dos tenían lo que parecía a primera vista ser un lanzallamas; si tiraran de los gatillos, expulsarían un espeso y espumoso chorro de espuma, suficiente para contener a todos menos a los villanos más fuertes y rápidos.
En marcado contraste con esto, estaba la tienda de regalos que estaría llena de jóvenes cuando terminara la escuela, luciendo una selección de figuras de acción, posters, videojuegos y ropa. Imágenes de un metro y medio de altura de los diversos miembros de equipo del Protectorado y los Custodios estaban colgados a intervalos regulares alrededor del lobby, cada una respaldada por colores brillantes.
Había un alegre guía turístico esperando pacientemente en la recepción, sonriendo con encanto a cualquiera que mirara en su dirección. Según un cronograma, guiaría a turistas y niños a las oficinas del ERP, la armería, el área de entrenamiento y el estacionamiento con las furgonetas de contención de parahumanos, mostrándoles lo que se necesitaba para administrar a los héroes locales. Para aquellos dispuestos a pagar por la gira premium, esperar hasta dos horas y sufrir la escolta de un escuadrón ERP, habría una parada adicional en la gira: un vistazo al Cuartel de los Custodios.
Cuando un agobiado equipo de jóvenes héroes se tambaleó hacia el vestíbulo, sin embargo, no hubo una gira, solo una mujer corpulenta con pelo corto. Llevaba una chaqueta y una falda de traje azul marino, y esperaba con un par de hombres de aspecto severo con trajes justo detrás de ella. Sin decir palabra, los condujo a través de una puerta detrás de la recepción y hacia una sala de reuniones.
“Directora Piggot. Señora,” Aegis la saludó, su voz tensa. Su traje estaba hecho jirones, y era más carmesí con su propia sangre que su blanco original. Estaba tan estropeado que su identidad civil podría haber sido revelada, si no fuera por la sangre seca y los trozos de carne que le habían quitado, algunas de las heridas tenían medio metro de ancho.
“Dios mío, Aegis,” sus cejas se elevaron una fracción, “Estás echo una porquería. ¿Qué pasa con tu voz?”
“Pulmón perforado, señora”, dijo Aegis con voz áspera, “creo que hay un agujero en mi pecho y espalda.” Como para demostrar, metió los dedos en la cavidad de su pecho.
La directora Piggot no apartó la vista, pero uno de los hombres que estaba detrás de ella se veía con un toque verde, “Puedo tomar tu palabra. No necesitas pasar tu brazo a través de tu pecho para demostrarlo.”
Aegis sonrió y retiró la mano de su pecho.
Su expresión se endureció, “No estaría sonriendo en este momento.”
La sonrisa de Aegis cayó. Miró por encima del hombro a sus compañeros de equipo. Gallant, Kid Win, Vista, Browbeat y Clockblocker llevaban expresiones adecuadamente sombrías.
“Esto fue un fiasco”, les dijo.
“Sí, señora. Perdimos”, admitió Gallant.
“Perdieron, sí. Eso es lo de menos. También causaron cantidades terribles de daño a la propiedad. Me temo que toda la destrucción causada por la niña mimada[[1]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn1) de New Wave es también su responsabilidad, ya que la invitaron a participar. _Sin mi permiso._”
“Yo la invité”, dijo Gallant, “asumiré la culpa, y usted puede tomar los costos por el daño a la propiedad de mi fideicomiso.”
La Directora Piggot le ofreció una sonrisa delgada y completamente carente de humor, “Veo que le haces honor a tu nombre. Sí, estoy segura de que esa es la mejor manera de transmitir el mensaje. Tus compañeros de equipo y yo sabemos quién eres debajo de la máscara. De todos aquí, incluida yo misma, eres el más capaz de manejar una multa de decenas de miles de dólares.”
“No lo negaré, señora”, Gallant ahogó las palabras.
“Me temo que soy una creyente en el castigo, cuando se debe castigar. Tomar dinero de alguien con dinero de sobra no va a significar nada. Todos ustedes compartirán la cuenta entre ustedes. Como no puedo tocar los fondos fiduciarios que el ERP estableció para ustedes, tendré que conformarme con recortarles el sueldo. Tal vez la próxima vez, el resto de ustedes puede convencer a Gallant a que no invite a su novia”
Las protestas se superpusieron. “¡Su hermana estaba en el banco! ¡Ella hubiera ido de todos modos!” “¡Comienzo la universidad el próximo otoño!”
La Directora Piggot simplemente aguantó los argumentos y las quejas. Una persona más cínica incluso podría sugerir que disfrutaba oyéndolas. Cuando pasaron uno o dos minutos y estaba claro que ella no iba a responder o ser arrastrada a una discusión, los jóvenes héroes se sumieron en un huraño silencio. Se aclaró la garganta y habló de nuevo.
“Kid Win. Estoy muy interesada en saber de esta arma que desplegaste en el campo de batalla.”
“¿Mi Cañón Alternador?” Preguntó Kid Win, encogiéndose solo un poco.
“Tendrás que perdonarme”, sonrió Piggot, “El papeleo llega a ser un poco demasiado a veces. ¿Tal vez sabes dónde encontrar la documentación de nuestros equipos militares y científicos para este Cañón Alternador?”
“Dios, Kid”, Aegis gimió por lo bajo, con su voz arruinada.
Kid Win parecía más molesto por la reacción de Aegis que por otra cosa, “Yo, uh. Aún no lo he aclarado oficialmente. Solo pensé que sería mejor usar el cañón y hacer todo lo posible para detener el robo.”
“Ahí es donde estarías equivocado”, le dijo Piggot, “La realidad es que el dinero que se tomó del banco está muy abajo en mi lista de prioridades. Incluso puedes llegar a sugerir que no me importa.”
“Director-” comenzó Aegis. Él no llegó a terminar.
“Lo que me importa es la percepción pública de las capas. Me importa asegurarme de que obtengamos suficientes fondos para mantener a los Custodios, el Protectorado y los escuadrones del ERP pagados y equipados. Sin eso, todo lo que he trabajado para construir se viene abajo.”
“¿Qué vas a hacer?”, Le preguntó Kid Win.
“El cañón se desmantela, primero que nada.”
“¡No!” Aegis y Kid Win hablaron al mismo tiempo. La Directora Piggot pareció brevemente sorprendida por el desafío.
“Empecé con el Cañón Alternador, así tendría algo que sacar en caso de una amenaza de Clase A”, dijo Kid Win, “Deshacerse de él sería un total desperdicio. No me importa si nunca puedo usarlo de nuevo. Dáselo a tu escuadrón ERP. Le enseñaré a alguien cómo funciona. Puedes montarlo en uno de tus camiones o algo así.”
La Directora Piggot frunció el ceño, “La cantidad de tiempo y dinero que eso requeriría, para un evento que podría nunca ocurrir... no. Supongo que puedes quedarte el cañón.”
Kid Win prácticamente se hundió con alivio.
“Pero cualquiera que sea la fuente de poder, la vas a remover, y la mantendré bajo llave. Si una amenaza Clase A entra en juego, te la entregaré. Y el cañón todavía pasa por el proceso de revisión estándar para todo el material creado por Artesanos. Si no pasa la revisión, si estabas poniendo a las personas y a la propiedad en riesgo indebido con lo que hiciste hoy, me temo que podrías enfrentar una multa sustancial o un tiempo en la cárcel.”
Kid Win empalideció.
“¡Directora!” Aegis gruñó la palabra, dando un paso adelante.
“Cállate, Aegis”, gruñó Piggot, “Escucharte tratando de hablar con un pulmón perforado me duele a mí, y por mucho que admiro que defiendas a tu equipo, tu única bocanada de aire se desperdicia aquí.”
Kid Win se volvió hacia Aegis y le ofreció una pequeña sonrisa de disculpa.
“Kid Win, vienes con nosotros para una revisión disciplinaria. Todos los demás pueden retirarse. El grupo de turistas pasará por su alojamiento en una hora, y es probable que haya más de unos pocos periodistas mirando por la ventana. Traten de limpiarse para las fotos que indudablemente van a aparecer en los periódicos de mañana. Por favor.”
Los dos hombres vestidos de traje marcharon al miserable Kid Win por la puerta después de la Directora Piggot. Kid Win le lanzó una mirada preocupada a su equipo antes de que lo sacaran de la vista.
“Hagamos un recuento”, Aegis gruñó, “Gallant o Clockblocker al frente, ustedes decidan quién.”
El equipo salió caminando de la sala de reuniones y se dirigió a su ascensor reservado. Fue diseñado por Artesanos para impresionar a los turistas y ser mucho más seguro. Las secciones entrelazadas de metal se desplegaron y se deslizaron fuera del camino mientras se acercaban, luego se cerraron detrás de ellos. Bajaba de forma tan suave que era casi imposible saber si el ascensor se estaba moviendo.
Salieron a un largo pasillo de acero cromado.
“Voy a tener pesadillas”, gruñó Clockblocker, mientras tocaba con cuidado las ronchas alrededor de su nariz y boca, “Pesadillas con montones y montones de arañas.”
En el otro extremo del pasillo, llegaron a una terminal de seguridad. Aegis señaló a Clockblocker.
“¿Usualmente no lo haces tu?”
“Puede que tenga la retina desprendida”, admitió Aegis con su voz vacilante, “No quiero fallar el escaneo.”
Clockblocker asintió vacilante, luego se inclinó hacia delante para dejar que el terminal escrutara sus ojos. Las puertas de acero hicieron clic, luego se abrieron con un zumbido apenas audible, dejando que los jóvenes héroes y heroínas se abrieran camino en el área principal de su cuartel general.
La habitación tenía forma de cúpula, pero había secciones de pared que podían desmontarse y reordenarse sobre la marcha. Algunos habían sido creados para darles a los diferentes miembros del equipo sus habitaciones individuales, mientras que otros enmarcaban los umbrales que conducían a las duchas, el cuarto de archivo y su sala de prensa / reunión. Una serie de computadoras y monitores de gran tamaño estaban conectadas en red a un lado de la sala, rodeados por media docena de sillas. Uno de los monitores mostraba una cuenta atrás para el siguiente grupo de turistas, mientras que otros mostraban imágenes de cámaras en ubicaciones clave de la ciudad. El Banco Central era uno de ellos, una imagen oscura marcada por el rojo y el azul de las sirenas de la policía.
“¿Shadow Stalker está ausente?”, Preguntó Gallant.
“No pudo llegar a tiempo”, gruñó Aegis, “le dije que se quedara dónde estaba.”
“Ella va a odiar eso. ¿No tiene un gran odio por Grue?”, Preguntó Clockblocker.
“Parte de la razón”, Aegis gruñó las palabras, “le dije que se quedara. No necesito eso. Voy a ducharme. Curarme las heridas. Ustedes hagan el recuento de los hechos.”
“Claro que sí, Jefe,” Clockblocker saludó estilo militar. “Que te mejores.”
"Putos perros mutantes", murmuró Aegis, mientras se dirigía al baño. Se quito la mitad superior de su disfraz hecho jirones antes de que cruzar la puerta.
“¿Vista? ¿Puedes ir a agarrar la pizarra? Trae dos.” Gallant se volvió hacia su miembro más joven. Vista casi saltó en su apuro para seguir la orden.
“¿Qué le va a pasar a Kid?” Browbeat habló por primera vez, “No sé cómo funciona todo esto. ¿Es serio?”
Gallant consideró por un momento, “Podría ser, pero mi instinto me dice que Piggy solo quiere asustarlo. Tiene que dejar de probar los límites con las personas a cargo, o va a tener problemas reales en algún momento.”
“Entonces, no es exactamente el mejor comienzo para tu nueva carrera, ¿eh?” Clockblocker giró hacia Browbeat.
“Caraja, no me molestaría tanto si supiera lo que sucedió”, Browbeat se estiró, y sus músculos comenzaron a disminuir de tamaño, “Al menos entonces podría averiguar qué hacer mejor la próxima vez. Todo lo que sé es que de repente estaba ciego y sordo, y cuando traté de moverme, todo se torció por el camino equivocado. Entonces creo que me aturdieron.”
Vista regresó, arrastrando un par de pizarras en marcos de ruedas detrás de ella.
“Mantén ese pensamiento”, Gallant le dijo a su miembro más nuevo, “Hey, Clock, ¿no te importa si tomo el mando?”
Clockblocker aún usaba las yemas de sus dedos para explorar los bultos levantados en su rostro, “Adelante. Voy a posponer las cosas lo más que pueda en lo del liderazgo.”
“Eres el más viejo después de Carlos. ¿Solo serán tres o cuatro meses antes de que seas el miembro más antiguo?”
“Y mantendré esa posición ni siquiera el resto del verano antes de graduarme y pasarte el manto a ti,” Clockblocker sonrió despreocupadamente, “No te preocupes. Toma el control.”
Gallant se quitó el casco y lo sostuvo en una mano, pasándose los dedos por el cabello rubio húmedo por el sudor. Sonrió triunfante a Vista mientras colocaba las pizarras blancas para que todos pudieran verlas, “Gracias.”
Gallant no necesitó usar su poder para obtener una respuesta emocional de la heroína de trece años. Ella se puso de un rosa brillante. No podría haber ninguna duda para los presentes de que le gustaba su compañero de equipo mayor.
“De acuerdo muchachos”, dijo Gallant, “antes de comenzar, creo que es importante aclarar algunas cosas. En primer lugar, lo más importante, hoy no fue un fracaso. Incluso diría que hoy fue una victoria para los buenos, y comenzamos a establecer eso aquí y ahora.”
Se tomó un segundo para medir las reacciones incrédulas de su audiencia, luego sonrió.
“Los Undersiders. Hasta el momento, han pasado desapercibidos, pero más recientemente han comenzado a realizar trabajos de mayor perfil. Golpearon al casino Ruby Dreams hace cinco semanas, y ahora acaban de robar el banco más grande de Brockton Bay. Esta vez tuvimos la suerte de ponernos en su camino. Eso significa que finalmente tenemos información sobre su grupo.”
Se volvió hacia la pizarra y escribió los nombres de sus oponentes. Grue, Tattletale y Hellhound fueron al primer tablero, con líneas que separan el tablero en tres columnas. Escribió a Regent en el segundo tablero, trazó una línea y luego dudó en la quinta y última columna. "¿Se nombró a sí mismo? ¿El tipo con los bichos?”
“Chica”, lo corrigió Clockblocker, “estaba hablando con los rehenes después de que los Undersiders se escaparon. Dijo que tenía miedo de moverse porque ella iba a hacer que lo mordiera. Me llevó un poco darme cuenta de lo que quería decir exactamente. El pobre tipo estaba en estado de shock.”
“¿Pero no sabemos cómo se llamaba a sí misma?”
Nadie tenía ninguna respuesta a eso.
“Entonces tenemos que acordar un nombre para ella, o la documentación va a ser inconsistente. ¿Sugerencias para un nombre para la chica bicho?”
“¿Larva? ¿Gusano?” Browbeat le ofreció, “¿Pegarle un nombre de porquería?”
“No queremos hacer eso”, suspiró Clockblocker, “Tal vez si hubiésemos ganado, podríamos salirnos con la nuestra, pero no se ve tan bien si la prensa informa que nos pateó el culo alguien llamado gusano.”
“¿Stinger?
[
[2]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn2)¿Pestilence?” Sugirió Vista.
Clockblocker se giró en la silla y tecleó los nombres en la computadora, “Tomados. Stinger es un villano en California con armadura de poder, un jetpack y misiles guiados, y Pestilence es un psicópata espeluznante en Londres.”
"¿Skitter?" Gallant soltó el nombre al aire.
Hubo un ruido de teclas cuando Clockblocker tecleó, “No está tomado.”
“Entonces sirve”, Gallant escribió el nombre en la pizarra, “Ahora intercambiamos ideas. Aquí es donde recuperamos nuestras pérdidas del día, calculamos un ángulo para poder ganar la próxima vez. Así que no se contengan. Compartan cualquier detalle, sin importar cuán insignificante sea.”
“El poder de Grue no es solo la oscuridad. No puedes escuchar allí tampoco. Y también se siente extraño”, dijo Browbeat, “Hay resistencia, como si estuvieras bajo el agua, pero no flotando.”
“Bien”, Gallant escribió eso en la columna de Grue, “¿Siguiente?”
“Los mutantes que hace Hellhound. ¿Los perros? Ella no los controla con su mente. Están entrenados”, ofreció Vista, “Ella les dice qué hacer con silbidos, gestos.”
“Sí, buen punto, me di cuenta de eso”, respondió Gallant, agregando con entusiasmo otra nota a la pizarra.
“La chica con los bichos... Skitter. Es todo lo contrario. Ella tiene un gran control sobre ellos”, agregó Clockblocker.
“¡Sí!”
“Además, según la rehén con la que hablé, ella dijo que puede sentir las cosas a través de sus bichos, que es cómo vigilaba a los rehenes.”
No pasó mucho tiempo antes de que la mayoría de las columnas estuvieran lo suficientemente llenas como para que Gallant tuviera que girar las pizarras para usar las partes traseras.
Carlos regresó de la ducha, con pantalones deportivos y una toalla alrededor de los hombros. Era puertorriqueño, su cabello largo. Su cuerpo estaba limpio de sangre, salvo algunos residuos de restos de heridas irregulares en sus brazos, estómago y pecho. Había cosido torpemente los cortes y las hendiduras, lo que hizo sorprendentemente poco para que fueran más fáciles de ver. Se sentó en una silla y agregó su aporte para las listas, que no fue demasiado. Había estado incapacitado durante demasiado de la pelea para tener mucho que decir.
Hubo un ruido abrasivo de la computadora ya que cada monitor de repente brilló en amarillo. Los Wards se apresuraron a ponerse sus máscaras. Aegis agarró una de repuesto de un cajón de las computadoras.
La entrada se abrió con un zumbido y Armsmaster entró, acompañado por la atractiva Miss Militia. Vestía un uniforme militar modificado, lo suficientemente ajustado en las áreas esenciales para acentuar sus curvas, luciendo un pañuelo alrededor de la boca con una bandera estadounidense bordada y una faja similar alrededor de la cintura. Lo más llamativo, sin embargo, fue el gran lanzacohetes que sostenía sobre sus hombros de la misma manera que un levantador de pesas podría sostener una barra.
“Armsmaster", Gallant se puso de pie, "Es bueno verlo, señor. Miss Militia, siempre es un placer.”
“Siempre el caballero”, los ojos de Miss Militia insinuaron la sonrisa detrás de su bufanda, “Trajimos un invitado.”
Siguiendo detrás de Armsmaster y Miss Militia, estaba una adolescente con una túnica blanca envolvente. Panacea. Ella tenía una tarjeta de identificación con un cordón alrededor de su cuello, con su foto y la palabra "INVITADO" en letras azules brillantes.
“Ella tuvo la amabilidad de ofrecerse voluntariamente para venir y curarlos”, Miss Militia les dijo a los jóvenes héroes, “No puedo enviarlos a casa con heridas horribles y cientos de picaduras de insectos, ¿o sí? Eso los dejaría en evidencia.”
Cambió la posición del lanzacohetes sobre sus hombros, y se disolvió en una mancha de energía verde-negra. La energía se encendió y se arqueó alrededor de ella por unos breves instantes, luego se materializó en una ametralladora. Solo mantuvo esa forma durante unos segundos antes de parpadear y solidificarse en un rifle de francotirador, luego un arma de arpón, y finalmente se quedó en la forma de un par de uzis, uno en cada una de sus manos. Ella apenas parecía darse cuenta, más allá de la acción automática de enfundar las armas.
“Quería agradecerles por venir a salvarme”, dijo Panacea, tímidamente, “y por dejar que Glory Girl venga con ustedes.”
Gallant sonrió, luego, en un tono más preocupado, preguntó: “¿Ustedes dos están bien?”
Panacea negó con la cabeza, “Tattletale encontró una forma de atravesar la invencibilidad de mi hermana. Glory Girl fue picada bastante mal, por eso no vine antes. Creo que te golpea más fuerte, psicológicamente, cuando eres prácticamente invencible pero te lastiman de todos modos. Pero estamos bien ahora. Ella ha sanado, pero está malhumorada. Yo-- Yo estoy bien. Un golpe en mi cabeza, pero estoy bien.”
“Bien.”
Armsmaster estaba en la pizarra, repasando los puntos. “Me gusta esto. Pero esta...” Tocó la columna titulada Tattletale, “Casi vacía.”
“Ninguno de nosotros se encontró con ella, y los rehenes no tenían nada que decir sobre ella”, respondió Gallant.
“Panacea podría ayudar allí”, ofreció Miss Militia.
Todos los ojos se volvieron hacia la chica.
“Yo-- Pasaron muchas cosas", se cubrió Panacea.
“Cualquier detalle ayuda.”
“Um. Lo siento”, dijo, mirando hacia abajo al suelo, “me golpearon en la cabeza, pero mi poder no funciona conmigo misma, y no soy del tipo de personas que salen disfrazadas y se meten en peleas, así que temiendo por mi vida… no lo sé. Todo eso… No puedo ordenar mis pensamientos todavía.”
“Cuanto antes-” comenzó Armsmaster.
“Está bien”, lo interrumpió Miss Militia, “Amy, ¿por qué no empiezas a ocuparte de los Custodios? Si algo te viene a la mente, cualquier cosa que los Undersiders hayan dicho o hecho, o cualquier pista que creas que pueda ayudar, compártelo después, ¿está bien?”
Panacea sonrió agradecida a la heroína, luego se volvió hacia el grupo, “¿Quién necesita más ayuda? ¿Aegis?”
“Viviré”, dijo Aegis, “puedo ser el último.”
Gallant levantó vacilante su mano, “Uno de los perros del Hellhound se estrelló contra mí. Creo que podría tener una costilla rota. Los paramédicos me dieron el visto bueno, pero quiero estar más seguro de que no estoy arriesgando un pulmón perforado o algo así.”
Panacea frunció el ceño, luego hizo un gesto hacia el otro extremo de la habitación, “Te echaré un vistazo allí, ¿está bien?”
“Que sorpresa, el novio de Glory Girl recibe un tratamiento especial”, Clockblocker sonrió para dejar en claro que solo estaba bromeando. Gallant solo sonrió en respuesta.
La pareja fue a la alcoba de Gallant, y ella lo sentó en la cama antes de ponerle una mano en el hombro. Se echó la capucha hacia atrás y frunció el ceño.
“No tienes un pulmón perforado. Tienes una costilla fracturada, pero ni siquiera tienes tanto dolor. Por qué-”
“Mentí. Quería hablar contigo, solo”, le tomó la mano.
Ella frunció el ceño y retiró su mano como si la hubiera mordido. Como para asegurarse doblemente de que no volvería a agarrar su mano, se cruzó de brazos.
“Sabes que puedo percibir emociones”, dijo, “Las emociones de todos, como una nube de colores a su alrededor. No puedo apagarlo. Es solo como veo el mundo.”
“Victoria lo mencionó.”
“Por eso eres un libro abierto para mí. Sé que tienes miedo. No… estás aterrorizada, y es por eso que no estás hablando.”
Suspiró y se sentó en la cama, tan lejos de Gallant como pudo.
“Nunca quise estos poderes. Nunca quise poderes, punto.”
El asintió.
“Pero los obtuve de todos modos, y recibí atención internacional por eso. La sanadora. La chica que podría curar el cáncer con un toque, hacer a alguien diez años más joven, volver a crecer miembros perdidos. Estoy obligada a ser un héroe. Cargada con esta obligación. No podría vivir conmigo misma si no usara este poder. Es una gran oportunidad para salvar vidas.”
“¿Pero?”
“Pero al mismo tiempo… no puedo curar a todos. Incluso si voy al hospital todas las noches durante dos o tres horas a la vez, hay miles de otros hospitales que no puedo visitar, decenas de millones de personas con una enfermedad terminal o que viven en un infierno personal donde están paralizadas. o en constante dolor. Estas personas no merecen enfrentar eso, pero no puedo ayudarlos a todos. No puedo ayudar al uno por ciento de ellos aun si invierto unas veinte horas al día.”
“Tienes que concentrarte en lo que puedes hacer”, le dijo Gallant.
“Suena más fácil de lo que es,” contestó Panacea, con un toque de amargura, “¿Entiendes lo que significa curar a algunas de estas personas? Siento que cada segundo que me tomo es un segundo que he fallado de alguna manera. Durante dos años, ha sido esta… presión. Me acuesto en la cama, me despierto por la noche y no puedo dormir. Entonces me levanto y voy al hospital a medianoche. Voy a pediatría, curo a algunos niños. Voy a la unidad de cuidados intensivos, salvo algunas vidas… y lo hago de forma automática. Ni siquiera puedo recordar a las ultimas personas que salvé.”
Ella suspiró de nuevo, “¿La última persona que realmente recuerdo? Fue quizás hace una semana, estaba trabajando en un niño. Él era solo un niño pequeño, un inmigrante de El Cairo, creo. Ectopia Cordis. Eso es cuando naces con tu corazón fuera de tu cuerpo. Estaba poniendo todo en el lugar correcto, dándole la oportunidad de una vida normal.”
“¿Qué lo hizo tan memorable?”
“Lo resentía. Estaba acostado allí, profundamente dormido, como un ángel, y por solo un segundo, consideré simplemente dejarlo. Los doctores podrían haber terminado el trabajo, pero hubiera sido peligroso. Podría haber muerto si lo hubiera dejado sobre la mesa, el trabajo a medio hacer. Lo odiaba.”
Gallant no dijo nada. Frunciendo el ceño, Panacea miró hacia abajo al suelo.
“No, odiaba que él tendría una vida normal, porque había renunciado a la mía. Tenía miedo de cometer un error intencionalmente. Que podría dejarme estropear el procedimiento en este niño. Podría haberlo matado o arruinado su vida, pero habría aliviado la presión. Bajar las expectativas, ¿sabes? Tal vez incluso hubiera rebajado mis propias expectativas sobre mí. Yo… Yo estaba tan cansada. Tan exhausta. En verdad consideré, por el momento más breve, abandonar a un niño para que sufra o muera.”
“Eso suena más que solo agotamiento”, respondió Gallant, en voz baja.
“¿Es así como comienza? ¿Es este el punto en que empiezo a ser como mi padre, quienquiera que sea?”
Gallant dejó escapar un suspiro lento, “Podría decir que no, que nunca vas a ser como tu padre. Pero estaría mintiendo. Cualquiera de nosotros, todos nosotros, corremos el riesgo de encontrar nuestro propio camino por ese sendero. Puedo ver la tensión que estás experimentando, el estrés. He visto gente quebrarse por menos. Así que sí. Es posible.”
“Está bien”, dijo, en voz baja. Esperó a que ella elaborara, pero no lo hizo.
“Toma un descanso. Piensa en ello como algo que tienes que hacer, para recargar tus baterías y ayudar a más personas a largo plazo.”
“No creo que pueda.”
Se sentaron en silencio por unos momentos.
Se volvió hacia ella, “Entonces, ¿qué tiene esto que ver con lo que sucedió en el banco?”
“Ella sabía todo. Esa chica Tattletale. Dijo que es psíquica, y por lo que dijo, lo que sabía, lo creo.”
Gallant asintió.
“¿Sabes cómo es hablar con gente como ella? ¿Como tú? Sin ofender. Construyes esta máscara, te engañas pensando que todo es normal y te obligas a mirar más allá de los peores aspectos de ti mismo... y luego estos Gallants y Tattletales simplemente te desnudan. Te obligan a enfrentarlo todo.”
“Lo siento.”
“Dijiste que no puedes apagarlo, ¿verdad? Realmente no puedo culparte. Es solo… es difícil estar cerca. Especialmente después de lidiar con Tattletale.”
“¿Qué dijo ella?”
“Ella amenazó con hablar sobre cosas. Cosas más difíciles de lo que acabo de contarte, supongo. Amenazó con decirme cosas que simplemente no quiero saber. Dijo que usaría lo que sabía para arruinar mi relación con Victoria y el resto de mi familia”, Amy se abrazó sola.
“Mi hermana es todo lo que tengo. La única persona sin expectativas, que me conoce como persona. Carol nunca realmente me quiso. Mark está clínicamente deprimido, así que por más agradable que sea, está demasiado concentrado en sí mismo para ser realmente un padre. Mi tía y mi tío son dulces, pero tienen sus propios problemas. Entonces somos solo yo y Victoria. Ha sido así casi desde el principio. Ese petulante pequeño monstruo amenazó con separarnos a mi hermana y a mí usando otra cosa más que yo no quería, otra cosa sobre la que no tenía control.”
Gallant comenzó a hablar y luego se detuvo.
“¿Qué?”
“¿Esto… tiene algo que ver con los… sentimientos bastante fuertes que tienes hacia mí?”
Panacea se quedó quieta.
“Lo siento”, se apresuró a decir, “No debería haberlo mencionado.”
“No deberías haberlo hecho”, se levantó y comenzó a caminar hacia la puerta.
“Mira, si alguna vez necesitas hablar…” ofreció.
“Yo-”
“Probablemente no quieras que sea yo, está bien. Pero mi puerta siempre está abierta, y puedes llamarme a cualquier hora. Sólo para que lo sepas.”
“Está bien”, respondió ella. Luego ella se acercó a él y le tocó el hombro, “Listo. Hematomas desaparecidos, retocadas las costillas.”
“Gracias”, respondió, abriendo la puerta para ella.
“Cuida a mi hermana, ¿está bien? ¿Hazla feliz?”, Murmuró, mientras dudaba en la puerta.
“No hace falta decirlo.” Se reincorporaron al grupo principal.
Cada cabeza en la habitación se volvió cuando Panacea tomó el marcador junto a las computadoras. Con una expresión sombría en su rostro, comenzó a llenar la sección de Tattletale de la pizarra.
[1] Golden child:La niña mimada, hija favorita, de la que la familia siempre se pone de lado.
[2]Stinger: Aguijón

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


5 SEÑALES DE QUE LE GUSTAS A UNA MUJER SRT - YouTube Qué hacer cuando una chica te mira: cómo acercarse a una ... DONSAC1 - YouTube Un hombre se masturbó frente a una niña que iba hacia su ... Cómo ver el cuerpo etérico MIRA LO QUE HACE UN HOMBRE CUANDO VE UNA CHICA ... - YouTube Luz Casal-Entre mis recuerdos

Como saber si es niño o niña: todos los métodos ...

  1. 5 SEÑALES DE QUE LE GUSTAS A UNA MUJER
  2. SRT - YouTube
  3. Qué hacer cuando una chica te mira: cómo acercarse a una ...
  4. DONSAC1 - YouTube
  5. Un hombre se masturbó frente a una niña que iba hacia su ...
  6. Cómo ver el cuerpo etérico
  7. MIRA LO QUE HACE UN HOMBRE CUANDO VE UNA CHICA ... - YouTube
  8. Luz Casal-Entre mis recuerdos
  9. La Esposa Pone Una Cámara Oculta En Su Casa, Mira Lo Que ...
  10. Qué Hacer Cuando Una Chica Te Mira - YouTube

¿Eres un espíritu seguro y valiente en línea, pero cuando en la vida real una chica te echa una mirada, te pierdes y te sientes tímido? Ya sé, ¡a todos nos p... Como reconocer cuando una mujer se siente atraída por ti! ó Como saber si le gustas! - Duration: 17:03. Tadser Painchault 1,757,553 views. 17:03. Cuando se mira, se ve estrechamente unido a la carne algo que parece humo de gris azulado. ... Con mucha frecuencia una persona mira hacia el brazo y solo ve el brazo, eso puede obedecer a que se ... Una situación traumática le tocó vivir a una estudiante menor de edad en las primeras horas de la mañana. Un hombre se masturbaba mientras la chica caminaba ... Skip navigation Policía grita como niña con electrochoque by SAC - Duration: 16 seconds. ... Milonga para una niña Andy Montañes - Duration: 3 minutes, ... Cuando una chica termina con el novio - Duration: ... Ella se te queda mirando y... ¿qué haces? En este vídeo te enseño cómo acercarte a una mujer y romper el hielo desde el contacto visual. Suscríbete para MÁS ... ¡No Te Pierdas Ningún Video! SUSCRÍBETE → http://www.youtube.com/user/historiaspositivas?sub_confirmation=1 Visita → https://historias.guru/ ¡Hola Amante de ... Mira lo que hace un hombre cuando ve una mujer borracha. Ve a la mujer dormida en el sofá, y la arropa y la cuida. Eso es lo que deberíamos hacer todos, si t... Cuando la pena cae sobre mí el mundo deja ya de existir, miro hacia atrás y busco entre mis recuerdos. Para encontrar la niña que fui y algo de todo lo que perdí, miro hacia atrás y busco ...